Editorial:


Balance de dos años en la Red


Con este número, el 7, Espéculo cierra un primer ciclo de dos años en la Red. Comenzamos un nuevo período en el que el panorama ha cambiado radicalmente. Cuando Espéculo comenzó su andadura, la Red era un medio fundamentalmente anglosajón —más específicamente, estadounidense—. Moverse por la Red era realmente hacer "turismo", puesto que nunca te sentías como en casa. Tampoco los sistemas de navegación eran excesivamente amigables y el parque de ordenadores se centraba mayoritariamente en el uso de los procesadores de textos, predominando todavía el DOS en los espacios universitarios.

Hoy, casi todo ha cambiado. La Red ya no es un medio "en inglés", sino que se ha producido un desarrollo espectacular de la Red en todos los ámbitos lingüísticos. El español ha tomado un protagonismo relevante en la red como segundo idioma en importancia. España, Hispanoamérica, la comunidad hispana de Estados Unidos y los cientos de miles de estudiantes de centenares de Departamentos de Español repartidos por todo el mundo ven en las redes de comunicación la posibilidad —alejados ya de todo tipo de retóricas— de participar en proyectos culturales comunes. Las redes abren, por fin, una posibilidad real a toda la comunidad de habla hispana. "Comunicar", "compartir", "colaborar" son las tres "ces" que permiten construir un panorama cultural rico y dinámico para un futuro próximo.

A la vez, el uso cultural de la Red se ha visto desbordado por la masiva presencia comercial en este último año. Las Universidades e Instituciones educativas van introduciéndose con diferentes grados de compromiso en su participación. El potencial que las redes de comunicación ofrecen a todos los que están involucrados en procesos de enseñanza está sólo en sus inicios. Las dos vertientes del compromiso académico —la docencia y la investigación— se ven agradandas por los recursos que las nuevas tecnologías de la información ponen en nuestras manos. No aprovecharlas es limitarse de forma suicida, resisitiéndose a abandonar el siglo.

La vocación por la extensión del conocimiento, por el intercambio científico, por el diálogo entre los miembros de diferentes comunidades... debe imponerse a la estrechas limitaciones con las que, a menudo, no enfrentamos en nuestras tareas docentes e investigadoras.

Espéculo, después de dos años, gracias a la participación y a la confianza demostrada por muchas personas de ámbitos académicos muy diferentes, puede considerarse como una nave en marcha, en la que siempre hay puestos libres para todos aquellos deseen sumarse a la aventura intelectual de lanzarse a un nuevo medio. La confianza de los que entregaron los primeros artículos para una revista que no sabían muy bien en qué consistía —un puro acto de fe— se ha visto sustituida por el deseo de aquellos que ya conocen el medio y desean que sus trabajos, sus ideas, sean difundidas para ampliar el debate intelectual más allá de los límites de tiempo y espacio habituales en las publicaciones universitarias.

Si hacemos balance de estos dos años, en sus seis primeros números, las cuentas de Espéculo son las siguientes:

  • 38 trabajos de investigación
  • 18 entrevistas
  • 92 reseñas de obras de creación, estudios literarios, lingüística, historia, filosofía, comunicación, semiótica, revistas culturales, etc.
  • La Biblioteca Quijotesca
  • La sección de enlaces de El Viajero Virtual
  • Sección de Congresos

A esto hay que añadir informaciones esporádicas sobre Congresos y Jornadas en diversos países del mundo, de los que hemos ofrecido reportajes en la revista.

Han participado con sus investigaciones en la revista miembros de 9 universidades, españolas y extranjeras, públicas y privadas:

  • Universidad de Alcalá de Henares (UAH)
  • Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
  • Universidad Complutense de Madrid (UCM)
  • Universidad de Barcelona (UB)
  • CEU-San Pablo (Valencia)
  • Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM, México)
  • Universidad Pompeu-Fabra (UPF)
  • Universidad de Zacatecas (México)

De estas universidades, los invesigadores han sido miembros de Departamentos de filología, de lengua, de sociología, de ciencias jurídicas, de comunicación audiovisual, de periodismo. de pedagogía... A todos ellos les agradecemos su participación en este proyecto abierto.

No podemos dejar de mencionar aquí, porque es de justicia, la espléndida labor desarrollada por los doctorandos del Departamento en el campo de la entrevistas, territorio que suele quedar olvidado en las revistas filológicas. La situación del Departamento de Filología Española III en el seno de una facultad de Ciencias de la Información posibilita esta síntesis entre las tareas informativas y las de investigación literaria. La voz de los protagonistas en el día a día de la cultura ha sido recogida por estos profesionales de la información que desean especializarse en el terreno de la filología para sus doctorados, dando lugar a un nuevo tipo de profesional que aune el sentido de la información con el rigor de la formación en los métodos de análisis, la historia literaria, la crítica, etc.

También pasan a formar parte de este proyecto todos aquellos, universidades, instituciones educativas, medios de información, servidores públicos y comerciales, particulares, que han añadido un enlace con nuestra revista o con partes de ella para difundir unos contenidos que consideraban valiosos. A todos ellos, nuestro agradecimiento más sincero. La Red no es nada sin esos enlaces que crean comunidad.

Gracias, muy especialmente, a aquellos que acceden cada día al servidor de la Universidad Complutense para consultar la revista. Los correos electrónicos que nos envían nos ayudan a continuar en esta labor.

Espéculo en la exposición bibliográfica de los 25 de la Facultad de CC. Información