ESTUDIOS SOBRE LA METÁFORA (II):
CONCLUSIÓN


NOTAS

  1. De ahí que los conceptos de falsedad y absurdo literal no sean efectivos para identificar la metáfora, puesto que algunos enunciados son metafóricos y sin embargo son literalmente ciertos; igualmente, tampoco serían útiles las clasificaciones formales o externas de la figura.

  2. De ahí que a lo largo de este trabajo hayamos procurado utilizar las palabras "traducibilidad" e "intraducibilidad" entrecomilladas, pues la llamada "intraducibilidad", como bien afirma RABADAN (1991:292), no es más que una noción prescriptiva.

  3. Todos estos factores habrán de ser clasificados según sean intratextuales, extratextuales, una combinación de ambos u otro tipo de posibilidades que vayan surgiendo de la investigación.

  4. "The translation of culture-specific collocations involves a partial increase in information. This is unavoidable inasmuch as unfamiliar associations of ideas cannot simply be introduced in a Target Text without giving the reader some hint as to how to interpret them" (BAKER 1992:60)

  5. Aquí influye enormemente el concepto teórico que tenga el traductor de la traducción: ¿ha decidido ser transparente, o "explicar" el texto? ¿Qué grado de manipulación considera "aceptable"? ¿Prefiere el acercamiento del lector hacia el Texto Origen o más bien llevar el Texto Origen hacia los destinatarios de la traducción? HEWSON & MARTIN (1991:29) son de la opinión de que -hasta cierto punto- el fin justifica los medios: "(...) various degrees of 'equivalence' with the original according to the objectives and intentions of the converting operators. It can range from a totally misleading and even erroneous or imaginary substitute to a wide variety of justifiable equivalents". En este apartado incluiríamos un estudio -si ello fuera posible- del grado de influencia o relevancia de los conceptos de adecuación y aceptabilidad en la traducción de la figura.

  6. Si la traducción resultante se adecúa al fin que esta se proponía, teóricamente la traducción sería correcta, independientemente del grado de manipulación que contenga.

  7. Este factor es muy importante, porque la disposición mental con que el destinatario emprenda la recepción del mensaje va a hacer variar enormemente la interpretación que este haga del texto.

  8. Vid. supra, punto 4.3.3.3.

  9. "The duller, the more passive a readership, the more it has to be targeted" (NEWMARK 1993:21). Sin embargo, no estamos de acuerdo; es sabido entre los profesionales de la traducción que las notas a pie de página se reservan para ediciones eruditas, con lo cual la afirmación de NEWMARK en la práctica iría al revés: cuanto más culto sea el receptor meta, más atención se le ha de prestar a la traducción.

  10. "It is in fact one of my theses about metaphor that it cannot be judged without reference to a context" (BOOTH, W. en SHELDON, S. 1978/1979:58)

  11. "(...) in many cases the translator's options can indeed be explained by social 'recommendations', 'restrictions', 'taboos', but sometimes also by 'laws' and 'prohibitions" (LAMBERT, J. "The Cultural Component Reconsidered", en SNELL-HORNBY & POCHHACKER 1994:20).

  12. Incluimos este factor porque, según KURTH (1995:18), parece ser que las metáforas que forman parte de textos dialogados tienden a traducirse "más" -cualitativa y cuantitativamente hablando- que las que están insertas en textos narrativos o descriptivos.

  13. Por desgracia, el que una metáfora cuente o no con una entrada independiente en un diccionario no es un criterio válido para decidir si ya está lexicalizada, puesto que la inclusión en obras de referencia lleva un retraso considerable con respecto al uso real de la lengua, sobre todo en lo que se refiere al lenguaje coloquial.

  14. Según NEWMARK (1993:15), "all translations have to be revised by a third party".

  15. Parece ser que realmente influye la buena o mala disposición, por llamarlo de algún modo, que tenga el traductor en el momento de realizar la traducción, pues los traductores profesionales constantemente cambian el Texto Meta que han producido al releerlo. Según NEWMARK (1993:92), "a translator will rarely reread her translation, at any time after translating, without making a few or many changes, That is the mood factor in translation".

  16. Por ejemplo, una de las condiciones "no escritas" pero conocida por muchos traductores es que estos han de reducir al mínimo el número de notas explicativas, puesto que distraen al lector y le dan la impresión de estar leyendo un libro demasiado exhaustivo. Esto puede hacer que decida no comprar la obra, y, al fin y al cabo, la prioridad lógica de una editorial es la supervivencia económica, con lo que -para curarse en salud-, se eliminan las notas.

  17. (...) translation can be placed within a socio-economic framework which at times can be the determinig factor in the production of a Target Text" (HEWSON & MARTIN 1991:163).