Créditos | Firma Invitada | Eventos | Enlaces ]

 

LOS ÚLTIMOS AVANCES EN EL TRATAMIENTO DE LA ENDOCARDITIS INFECCIOSA

Este artículo presenta las novedades o actualizaciones del tratamiento médico de la endocarditis infecciosa (EI) que se han comunicado durante el año 2000.


En la actualidad se distinguen cuatro formas clínicas de endocarditis infecciosa (EI):

  • EI sobre la válvula nativa en la población general (válvula izquierda).
  • EI sobre la válvula nativa en drogadictos por vía parenteral (válvula derecha con más frecuencia).
  • EI sobre válvulas protésicas.
  • EI sobre los cables de marcapasos y desfibriladores.

Todos los tipos tienen unas características etiológicas, clínicas y pronósticas muy diferentes. La mortalidad global sigue siendo elevada (25%) a pesar de los avances en el diagnóstico precoz por ecocardiograma transesofágico y de la mejoría de la cirugía cardiaca.

La etiología ha cambiado, predominando las infecciones estafilocócicas sobre las estreptocócicas y las infecciones generalmente nosocomiales por microorganismos resistentes como Enterococcus spp. Con alta resistencia a aminoglucósidos y Staphylococcus aureus o S. epidermidis resistentes a la meticilina.

Desde el punto de vista de tratamiento antimicrobiano, se ha acortado y simplificado en la endocarditis por Streptococcus del grupo viridans y en la endocarditis derecha por S. aureus pudiéndose tratar con ceftriaxona y gentamicina o cloxacilina y gentamicina durante 2 semanas.

La introducción de antibióticos como la ceftriaxona y teicoplanina permiten la administración de una dosis única diaria por vía intravenosa o intramuscular y posibilitan el tratamiento domiciliario de estos pacientes por unidades especializadas.

Por otra parte se están buscando alternativas terapéuticas para el tratamiento de la endocarditis por estafilococos meticilina y gentamicina-resistentes y de enterococos multirresistentes que se acompañan de una gran mortalidad. En este sentido los estudios preliminares in vivo e in vitro con nuevas combinaciones de antimicrobianos ( ampicilina y ceftriaxona o fosfomicina y betalactámicos) o con nuevas familias de antimicrobianos ( linezolid o quinupristina-dalfopristina ) abren nuevas posibilidades terapéuticas en el tratamiento de las endocarditis por microorganismos resistentes.


FUENTE:

A.del Río, F. Marco et al.

Información terapeútica del S.N.S Vol. 24- Nº 5-2000

http:// www.msc.es./ farmacia/infmedic


Ver artículos anteriores  de Cardiovascular

Pág. Inicial   Volver a Página Inicial