Créditos | Firma Invitada | Eventos | Enlaces ]

 

USO DE AUDÍFONOS

La pérdida de audición es un grave problema entre los ancianos pero la mayoría no son conscientes de ello y si lo son, no hacen nada al respecto. Un nuevo estudio valora el uso de audífonos entre los ancianos británicos.                                                                                  


La pérdida de audición es una de las condiciones crónicas más prevalentes en la tercera edad. Este problema afecta entre un 30 al 46% de las personas mayores de 65 años edad y al 90% de aquellos por encima de los 80 años.

Debido a que la pérdida de la audición tiene un curso progresivo pero gradual, generalmente el diagnóstico se hace tarde o se retrasa. La audición cobra un especial interés en la tercera edad al ser una de las herramientas diarias que sin darnos cuenta utilizamos para nuestra comunicación. Sin la audición, la comunicación es muy difícil y con frecuencia los ancianos que sufren esta discapacidad se retraen y aíslan del resto de su entorno, disminuyendo de este modo su calidad de vida.

En el Reino Unido el 26% de los ancianos se beneficiarían del uso de audífonos, sin embargo solamente la mitad de ellos poseen uno, según indica un estudio realizado en este país y publicado en “The Lancet”. Entre los que poseen y se les ha ajustado un audífono, sólo el 60% realmente los utiliza de forma regular y la mitad de ellos tienen un audífono que no les proporciona una capacidad auditiva suficiente.

El estudio se realizó con británicos de 75 años o mayores, de todas partes del Reino Unido. 32.656 ancianos fueron preguntados por su audición y a 14.887 se les realizó la llamada “prueba del susurro”, donde se les pedía que repitieran las palabras y los números que les iban susurrando a una distancia de 15 centímetros. Esta prueba es más sencilla y de eficacia similar a la “prueba de tonos puros” para detectar la pérdida de audición en niveles de sonido de 30-40 dB, es decir, no detecta pérdidas de audición leves.

Entre los encuestados, el 8% reconocía rápidamente que la pérdida de audición era un grave problema. Un 34% consideraba que su pérdida de audición era un problema menor. Cuanto mayor era el entrevistado percibía el problema como más grave.

El 26% no superó la prueba física. De ellos, más de la mitad no tenían audífonos. Además, el 46% de aquellos que tenían audífonos eran aun así incapaces de oír lo suficientemente bien para pasar esta prueba, indicando que las personas mayores suelen recibir audífonos inadecuados u obsoletos. En el Reino Unido el Servicio de Salud Pública Nacional (National Health Service, NHS), suele proporcionar audífonos analógicos. Los modelos digitales se han introducido hace muy poco tiempo.

La discapacidad auditiva entre la población anciana tiene una gran importancia. Es un déficit muy severo y, por tanto, debería ser tratado de forma efectiva con audífonos modernos y un ajuste personalizado. Los investigadores de este estudio identificaron tres grandes desafíos para las autoridades sanitarias en audición: el aumento del número de usuarios de audífonos, la mejora de los audífonos y el aumento de su uso.

Estudios previos indican que entre la población en general, uno de cada diez podría beneficiarse del uso de audífonos, sin embargo, sólo uno de cada cinco los utiliza. La necesidad de utilizar audífonos es mayor entre los ancianos pero, según los datos del estudio, los grupos de personas de menos edad parecían ser más propensos a ignorar el problema.

En algunos casos individuales, la persona mayor tiene dificultades para darse cuenta de que necesita usar un audífono, a pesar de las muchas consecuencias sociales que produce la pérdida de audición sin tratar.


FUENTE:

Smeeth L, Fletcher AE, Siu_won Ng E, Stirling S, Nunes M, Breeze E, Bulpitt CJ, Jones D, Tulloch A.

Reduced hearing, ownership, and use of hearing aids in elderly people in the UK-the MCR trial of assessmente and Management of the older people in the community: a cross-sectional survey.

Lancet 2002; 359: 1466-70


Página Anterior Ver índice de Geriatria

Pág. Inicial   Volver a Página Inicial