Créditos | Firma Invitada | Eventos | Enlaces ]

 

MÁS VENTAJAS DEL CONSUMO MODERADO DE ALCOHOL

Un estudio afirma que el consumo leve o moderado de alcohol reduce el riesgo de desarrollar demencia en sujetos mayores de 55 años, independientemente del tipo de alcohol de que se trate.


Es sabido hace mucho tiempo que el consumo moderado de alcohol reduce el riesgo de enfermedad coronaria y cerebrovascular. Dado que en general la enfermedad vascular está asociada con el daño cognitivo y la demencia, se planteó la posibilidad de que el alcohol pudiera tener alguna relación con la demencia.


Un equipo de investigadores ha examinado la relación entre el consumo de alcohol y el riesgo de demencia en un grupo de pacientes que formaba parte del estudio Rotterdam, el cual incluyó cerca de 8.000 sujetos mayores de 55 años. Los participantes no presentaban demencia al inicio del estudio y rellenaron diversos cuestionarios sobre el consumo de alcohol. Después fueron seguidos durante seis años.


Los resultados obtenidos revelan que el consumo moderado de alcohol (considerado como beber entre una y tres copas por día) estaba asociado con una reducción del 42 por ciento del riesgo de demencia y cerca de un 70 por ciento menos de riesgo de desarrollar una demencia vascular. La reducción del riesgo no estaba relacionada con el tipo de bebida alcohólica consumida.

El mecanismo por el que pueda explicarse esta disminución de la demencia no está totalmente claro, pero dado que el mayor efecto se produce sobre la demencia vascular, se cree que una posibilidad a tener en cuenta es el hecho de que el etanol inhibe la agregación plaquetaria, y por tanto, favorece la “limpieza” de los vasos sanguíneos al no formarse trombos sanguineos. Otro mecanismo probablemente implicado es que el alcohol, en cantidades moderadas, parece aumentar la formación de acetilcolina en el hipocampo estimulando el aprendizaje y la memoria. El efecto sobre este neurotransmisor explicaría que un consumo excesivo de alcohol no se relacione con disminución de la demencia, ya que si la cantidad es excesiva se invierte el efecto y lo que ocurre es que disminuye la acetilcolina.

Este artículo, por tanto, nos ofrece un dato más sobre los beneficios del consumo de alcohol, aunque debe ser por supuesto moderado y responsable. Es frecuente que los ancianos abandonen la costumbre de tomar algo de alcohol, pero si se encuentran bien y no es prohibido por el médico no hay inconveniente en que sigan sus hábitos como años antes.


FUENTE:


Página Anterior Ver índice de Geriatria

Pág. Inicial   Volver a Página Inicial