LA DIVISIÓN CELULAR Y SUS CONSECUENCIAS GENÉTICAS

 

 

    El estado normal de una célula es con su cromatina descondensada, activa genéticamente y con los cromosomas en estado de un sólo cromatidio, este estado cambia cuando una célula va a entrar en división. En tejidos proliferantes o en la línea germinal las células van a dividirse bien sea para formar más células genéticamente iguales (mitosis), o bien para formar los gametos que intervendrán en la reproducción sexual (meiosis).

 

    En tejidos en continuo crecimiento o en regeneración una célula puede sufrir la mitosis  dividiéndose en dos células hijas, genéticamente idénticas, una de las cuales puede diferenciarse y la otra puede empezar a dividirse de nuevo completando así el ciclo celular.

 

 

 

   Al final de la mitosis, la célula entra en interfase, si esa célula ya no se va a dividir más, entra en lo que se denomina período G0, si por el contrario esa célula va a volver a dividirse entra en período G1, en el cual hay gran actividad de transcripción y traducción del ADN. Después de G1, la célula empieza a duplicar todo el material hereditario entrado en la fase S que es en la que se sintetiza todo el ADN, pasando los cromosomas a tener dos cromatidios cada uno. La Fase o período G2 se caracteriza por una actividad de síntesis de proteínas y de preparación de toda la maquinaria celular necesaria para la mitosis.

 

Anterior

Inicio

AVG

Siguiente