POLARIZACIÓN OCULTA REVELADA

La luz tiene una propiedad que los ojos de los humanos no ven: la polarización. La luz es una vibración y la polarización es la dirección en la que ocurre la vibración. Normalmente no hay ninguna dirección de vibración privilegiada por lo que la luz elige vibrar en todas: se dice luz despolarizada o luz "natural". La cosa cambia cuando la luz se refleja. Al reflejarse la luz puede adquirir una dirección de vibración predominante dependiendo del ángulo con que incida sobre la superficie reflectora. Se polariza del todo si el ángulo de incidencia es el llamado ángulo de Brewster.

Por ello si tenemos una fuente de luz y la vemos por reflexión habrá una zona en la que la luz se polarice, aquella en que la luz haya incidido en ángulo de Brewster, mientras que el resto sigue más o menos despolarizado. La polarización se puede detectar mirando a través de un polarizador, que es una lámina que deja pasar más o menos luz dependiendo de la polarización que tenga y que es con lo que se construyen las gafas polarizadas. Mirando a través de un polarizador convenientemente dispuesto veremos que una parte del reflejo se anula y el resto no. La idea de este efecto es de Daniel Conde Zorita.

Para demostrar el efecto necesitábamos una fuente de luz natural muy alargada para que la luz reflejada pueda incidir con muchos ángulos, el de Brewster entre ellos. Curiosamente no es fácil encontrar tales fuentes. Por ejemplo, el cielo no vale a no ser que esté nublado porque está parcialmente polarizado. Apenas vislumbramos el efecto con un fluorescente y no es muy común encontrar fluorescentes encadenados sin soluciones de continuidad. La fuente ideal la encontramos en una sala del centro de fisioterapia Bregma en Galapagar http://www.bregma.es donde se tomaron las imágenes que se muestran más abajo, con la ayuda de los compañeros de asanas Vicente, Rosa, y la profesora Teresa.

La imagen de la izquierda muestra nuestra fuente de luz: una serie de LEDs blancos en el techo, formando una línea recta y suficientemente próximos para parecer una fuente continua que cruza todo el techo de la sala durante varios metros. Observamos la reflexión sobre una lámina de metacrilato. La imagen central muestra la reflexión observada sin polarizador, donde no se aprecia ninguna diferencia entre unas partes y otras del reflejo. En la imagen de la derecha se muestra el mismo reflejo en el metacrilato pero observado con un polarizador, donde se aprecia claramente una banda obscura donde la luz está polarizada por haber incidido en ángulo de Brewster.

 

dibujo

una dos tres