Restando Color

La percepción del color de un objeto es muy compleja y puede depender del contexto, es decir de la distribución de color de otros objetos que acompañen al objeto dado. El sistema visual procesa la información con distintos objetivos. Uno de ellos es la estabilidad del color, es decir que el color de un mismo objeto lo percibamos igual incluso bajo iluminaciones y entornos distintos.

Una experiencia sencilla al respecto es la siguiente. Ilumine un objeto opaco simultáneamente con luz blanca y verde formando cierto ángulo como ilustra la figura de la izquierda. Observe las dos sombras sobre una pantalla blanca. La sombra correspondiente a la fuente verde (es decir que el objeto interrumpe el paso de la luz verde) debería ser blanca puesto que en esa región a la pantalla sólo llega luz blanca. Realizada la experiencia varios observadores coinciden en que no es blanca, como ilustra la sombra inferior en la imagen central, en la que el objeto opaco es la mano de un servidor de ustedes. El sistema visual, al percibir una tonalidad verde dominando la escena la sustrae globalmente al procesar la imagen. Al sustraer verde de la parte blanca resulta una tonalidad del color complementario al extraído, una especie de púrpura. La figura de la derecha ilustra la idea de que púrpura y verde son complementarios ya que su mezcla aditiva da blanco, con lo que si al blanco le quitamos verde queda púrpura. La operación de sustracción de un color dominante la pueden hacer las cámaras digitales mediante el llamado balance del blancos.

   

Otro ejemplo de los mismo. Normalmente no somos conscientes de la gran cantidad de luz azul que nos rodea (vivimos en un planeta azul). Nuestro sistema visual es muy eficiente eliminando la componente azul mayoritaria por lo que sólo se manifiesta claramente en la observación simultánea de dos ambientes con iluminaciones distintas. En la imágenes siguientes se muestra la comparación entre el color de la luz en el exterior al anochecer, con un interior iluminado por una bombilla (izquierda y centro) e interior iluminado por una farola (derecha). La luz ambiente en exteriores es muy azul, es luz proveniente del cielo todavía iluminado por el Sol bajo el horizonte. Vea también otro ejemplo en este enlace.