CORONAS

Corona lunar a la izquierda y un fragmentos de corona solar a la derecha reflejada en un charco (se recuerda que mirar al Sol o mirar su reflejo en el agua produce heridas irreversibles en la retina, lo que en este caso se ha evitado tapando el Sol con el arbusto). Ambas coronas son formadas por difracción de luz en la gotas de agua de las nubes (ver más difracción en este enlace). Se aprecia un color azulado en el centro y rojizo hacia los extremos debido a que las longitudes de onda cortas (azules) se difractan menos que las más largas (rojos). Para la corona lunar,  usando las fórmulas comunes para la difracción de Fraunhofer por una abertura circular y estimando que el color rojizo coincide con un mínimo de intensidad de la azul se obtiene un radio para las gotas de agua de la nube de unas 10 micras. Se ha estimado que la corona subtiende un ángulo aproximado de 3º puesto que la Luna subtiende 0.5º.

También es frecuente ver coronas al observar farolas, faros de automóvil  u otras fuentes de luz a través de un vidrio empañado.

       

                      

 

                                                         Más coronas lunares