ENFOQUES Y DESENFOQUES

 

Cuando observamos nítidamente un objeto (sobre todo con un instrumento óptico como una cámara fotográfica), el resto de los objetos queda desenfocado en mayor o menor medida. Las dos fotografías siguientes muestran un pingüino con bufanda sobre fondo de paisaje con farolas. Cuando el pingüino está enfocado el fondo aparece desenfocado (foto izquierda) y viceversa (foto derecha). Otro ejemplo puede verse en este enlace.

 

 

 

Un instrumento óptico, como la lupa de la figura, forma una imagen nítida de objetos distintos a distancias distintas. Por ejemplo en A se forma la imagen enfocada de la vela roja y en B la de la vela azul. Eso quiere decir que en A la vela azul está desenfocada. En A un punto de la vela azul produce una mancha de cierto tamaño. Esas son las manchas que se observan en la fotografía izquierda correspondientes a las farolas del fondo. Para ver nítidamente un objeto u otro lo que hacen los instrumentos ópticos es variar la focal o variar el plano donde se recoge la imagen.

                   

                         

 

No es fácil apreciar este efecto a simple vista. Nuestro ojo forma en general manchas tan pequeñas de los objetos desenfocados que apenas se aprecia el desenfoque. Una forma de apreciar claramente el efecto consiste en acercarse mucho a un vidrio de ventana algo sucio. Si enfocamos un fragmento de suciedad del vidrio (la mancha que ha dejado una gota de lluvia por ejemplo) veremos el paisaje desenfocado. Si observamos el paisaje notaremos que la mancha del vidrio se desenfoca como las farolas en la foto de la izquierda. Si no aprecia el efecto a la primera acérquese más al vidrio.

 

Este es un efecto relativamente común en el cine y la televisión. Mostrar un personaje sobre un fondo desenfocado sugiere aislamiento del entorno, concentración, meditación.