MÁS ALLÁ DEL ESPEJO

 

Nuestra imagen formada por reflexión en un un espejo plano no está sobre el espejo, sino que se forma a la misma distancia a la que estamos nosotros del espejo pero por el otro lado. Esto es fácil de comprobar con una cámara fotográfica. Para ello aprovechamos que en general los instrumentos ópticos no pueden enfocar dos objetos a la vez si están a distinta distancia, algo que comentamos en este enlace. Se coloca un florero al lado del espejo y se comprueba que si enfocamos el florero (es decir la superficie del espejo) nuestra imagen sale desenfocada (derecha) y viceversa, si enfocamos nuestra imagen entonces el florero sale desenfocado (izquierda).