ENTRE DOS ESPEJOS

 

Cuando uno se sitúa entre dos espejos (por ejemplo entre dos puertas espejadas de un armario) puede ver su imagen repetida hasta el infinito. La luz queda atrapada entre los dos espejos en una mareante sucesión de reflexiones en uno y otro espejo. Este inocente dispositivo tiene magníficas propiedades ópticas constituyendo un interferómetro de grandas prestaciones (interferómetro de Fabry-Perot). Como almacén de luz  forma parte constituyente de la mayor parte de los láseres (llamándose cavidad en ese contexto). La imagen de la derecha está hecha en el ascensor del Rectorado de la Universidad Complutense, espejado por todos los lados.