FLUORESCENCIA EN UN CARNÉ DE CONDUCIR

 

Para luchar contra las falsificaciones algunos documentos contienen impresiones realizadas con pinturas que son invisibles cuando se iluminan con luz visible. Sin embargo lo impreso se puede leer cuando se ilumina con luz ultravioleta. Necesariamente parece que tal tinta debe tener un efecto fluorescente absorbiendo ultravioleta y reemitiendo la energía en el espectro visible (vea otro ejemplo de fluorescencia en vidrio). Este es el mismo mecanismo que se da en los fluorescentes comunes, donde radiación ultravioleta emitida en el gas que contienen  se convierte en luz visible por fluorescencia en las compuestos de las paredes del tubo.

 

Las imágenes muestran una misma esquina de un permiso de conducción del reino de España iluminada sólo con luz visible (izquierda) o con luz ultravioleta (derecha donde se aprecia la aparición repetida de la palabra tráfico en distintos tamaños). También se incluye una imagen de la lámpara ultravioleta utilizada y de su espectro. En el espectro se aprecia que prácticamente toda la potencia está por debajo de los 400 nm salvo un pequeño pico en los 405 nm. Se agradece a Victoria Esteso Carrizo habernos comunicado el fenómeno, además de aportar la lámpara e incluso el permiso de conducción.

 

Generalmente las lámparas de ultravioleta (también llamadas luz negra) son como los fluorescentes normales (de Hg por ejemplo) salvo que el vidrio y el fósforo que lo recubren dejan pasar el ultravioleta cercano y bloquean  el resto del ultravioleta y casi todo el visible (el pico de 405 nm parece ser del Hg).