ESPARCIMIENTO INTRAOCULAR

 

Si se fija en las farolas en una noche clara, puede que vea la bombilla rodeada de un halo o aureola de luz. Esa mancha de luz que rodea la bombilla se está formando en su ojo, no es luz que esté realmente en el aire alrededor de la bombilla. Para comprobarlo tape la visión de la bombilla con el vástago de otra farola interpuesta, de forma que se tape justo sólo la bombilla pero que no se oculte el supuesto halo. Se observa que la aureola desaparece. La desaparición  no se da en las aureolas reales como la que acompaña al Sol, que no desaparece cuando ocultamos el Sol.

       

La figura ilustra el mecanismo por el cuál la luz se difunde alrededor de la imagen de la bombilla debido a que parte de la luz puede cambiar de trayectoria debido a irregularidades en el interior del ojo, o en la córnea y cristalino. Esa luz esparcida deja de ir donde debiera y forma el halo que rodea la imagen de la bombilla en nuestro ojo.