EL MUNDO POR CABEZA

 

Nuestra visión del mundo se ve afectada por la posición de nuestros ojos en el cuerpo. Si se fija, el mundo se nos presente como una especie de esfera centrada justo donde debería estar nuestra cabeza, que es invisible para nosotros. De la parte inferior de esa esfera cuelgan o salen dos brazos, un tronco, etc. Si presta atención a este efecto quizás le recorra el mismo escalofrío que a nosotros.

 

En la fotografía se ha intentado reproducir lo mejor que hemos podido la perspectiva que tiene el lector de un libro cómodamente sentado en un sillón con brazos en la sala de estar de su casa, con los pies sobre una banqueta y el libro en su regazo (por si tiene curiosidad está leyendo Un matemático lee el periódico de John Allen Paulos). La imagen se ha tomado con el objetivo de menor focal que teníamos para que el campo fuera lo mayor posible. Aunque la reproducción no es fiel no importa, usted tiene siempre el efecto original delante. El pecho y manos parecen salir de la parte inferior de la imagen de forma que la propia imagen en su totalidad ocupa el lugar de la cabeza.