OCASO EN VIDRIO PERCUDIDO

 

La tres primeras imágenes son fotografías de la mancha de luz que deja en el suelo una ventana iluminada por el Sol con la persiana casi bajada. Una de las dos hojas de la ventana esta abierta dando lugar a la mancha blanca en el lado izquierdo de las dos primeras imágenes. La otra hoja está cerrada dando lugar a la mancha más oscura de la derecha, que además es rojiza en su parte inferior (ver detalle en la tercera imagen).

 

El color rojizo de de la luz en el suelo que ha atravesado el vidrio se explica a partir de su nivel de suciedad, que consigue en un milímetro los que la atmósfera necesita de kilómetros. Esto es el mayor esparcimiento (o scattering) del azul frente al rojo. Al atravesar el vidrio la luz azul se esparce en todas las direcciones más que el rojo, por lo que el rojo sigue su camino en mayor proporción que el azul. El resultado es que el vidrio aparece ligeramente azulado mientras que el suelo ligeramente rojizo. Observe también que la luz en el suelo es más rojiza hacia el borde inferior, que es donde la capa de suciedad en el vidrio es mayor, como se aprecia en el detalle de la ventana mostrado en la imagen inferior izquierda.

 

Este fenómeno parece ser el mismo que está detrás del color azul del cielo y del rojo de atardeceres y amaneceres (ver también este ocaso, estos ocasos caseros, estos falsos ocasos y estas lunas rojas y más rojas). Vea otros efectos en vidrios sucios.