OJOS BRILLANTES

 

Ciertos animales poseen un tejido reflectante en la retina llamado tapetum lucidum (tapiz luminoso) que sirve para reciclar para la visión la luz que de otro modo se habría perdido en el fondo del ojo. Por ello los animales que lo poseen disfrutan de mejor visión en la oscuridad, como es el caso de los gatos. Los humanos no lo tenemos. Este tejido da lugar a un efecto óptico sobrecogedor (llamado ojos brillantes eyeshine). En combinación con el globo del ojo este tejido forma un retrorreflector. Cuando entramos en una región oscura portando una linterna o en una excursión nocturna en automóvil  por el campo, si uno de estos animales nos mira veremos un par de puntos de luz suspendidos en la oscuridad. Sería una contundente demostración experimental de la teoría popular de que los ojos de los gatos emiten luz si fuera cierta, que no lo es. Es un efecto distinto del de los ojos rojos aunque puede darse un efecto en cada ojo como se aprecia en la imagen de la derecha. En la imagen de la izquierda puede apreciarse cierta aberración cromática, la parte inferior de cada ojo aparece rojiza mientras que la superior parece azulada.