LUCES EN LA NIEBLA

Cuando hay niebla los objetos se ven más difusos y las luces rodeadas de un halo. Las gotas de agua en el aire desvían la luz de su camino normal de forma que la luz se expande en el entorno de lo que sería la imagen sin gotas de agua en el aire. Efectos similares pueden verse en la aureola solar, en la difusión en un vidrio empañado, en la reflexión en el hielo y en las imágenes vistas a través de difusores.

 

                             

     

        

Las imágenes siguientes son del Sol a través de capas de niebla de distinto espesor. Nótese que a diferencia del atardecer en este caso no aparece ningún color (no adopta el típico color rojizo) por muy atenuada que esté la luz solar. La razón debe estar en el tamaño de los centros difusores de la luz, gotas de agua en el caso de la niebla frente a moléculas individuales en el caso del rojo del Sol poniente.