HASTA LAS PESTAÑAS

 

Si con la cara hacia el Sol (nunca mirando el Sol puesto que nos puede dañar la retina de forma irreversible) entrecerramos los párpados hasta casi cerrar los ojos podemos ver en nuestras pestañas bandas coloreadas. Se producen por difracción en los espacios libres entre pelos. Si hay alguna mota de polvo en ellas veremos además pequeños círculos coloreados. Como resultaba incómodo meter la cámara fotográfica entre las pestañas y el ojo hemos construido una pestaña artificial pegando unos cabellos en cinta adhesiva como muestra la imagen de la derecha. Colocando esta pestaña artificial delante del objetivo de la cámara se han obtenido las siguientes imágenes que ilustran el fenómeno comentado.