IMPRESIONISMO DIGITAL

 

Los televisores y pantallas de ordenador aprovechan que cualquier color puede obtenerse como mezcla de tres colores convenientemente elegidos. En la imagen se muestra un detalle de una pantalla de ordenador portátil mostrando los tres colores, verde, azul y rojo. Cada uno de los minúsculos rectángulos de la imagen (llamados en general píxeles) puede iluminarse con una cantidad de luz diferente de los vecinos. El color que percibimos resulta de la mezcla de los colores de píxeles vecinos, al modo en que opera la pintura impresionista. La fusión de los colores resulta de la pequeñez de los píxeles y de nuestra lejanía a la pantalla.  Debajo se muestran dos ejemplos.

                                                            

                                                             

 

El primer ejemplo es el logotipo de un conocido programa informático. Nos fijaremos en letras blancas (PDF) sobre fondo rojo que se muestran en mayor detalle a la derecha. Se aprecia que para formar el rojo sobre el que están las letras PDF se apagan los píxeles azules y verdes. Observando muy de cerca parece que el fondo es más negro que rojo. No obstante al observarlo en la distancia la suma de rojo y negro da rojo. Para dar la sensación de blanco de las letras PDF se iluminan los tres colores a la vez. Observe que para redondear las letras P y D se iluminan en menor cuantía los píxeles de la esquina a redondear.

                      

                                       

 

El segundo ejemplo es un icono típico de sistema operativo, con unos cubos rojos azules y verdes, del que se muestra un detalle a la derecha. Se aprecia de nuevo el apagado de píxeles para formar el rojo el azul y el verde, y que para el blanco se iluminan los tres a la vez. Observe que para dar la sensación de volumen los píxeles de las caras derechas de los cubos tienen menor intensidad que los de las caras izquierdas. También en las caras superiores se ha añadido algo de los otros colores para dar la sensación de color menos saturado y contribuir a la sensación de volumen.

 

                            

 

Merece la pena comentar cómo se obtuvieron las imágenes de los píxeles. Se colocó un objetivo fotográfico sobre la pantalla del ordenador y se fotografió la pantalla a su través, es decir que el objetivo fotográfico hace de lupa. Normalmente los objetivos fotográficos se usan para lo contrario, es decir, para formar imágenes pequeñas (que quepan en la cámara) de objetos grandes (el mundo exterior). Para ello se aprovecha que los objetos a fotografiar están lejos del objetivo mientras que la cámara está cerca del objetivo. Para que el mismo objetivo haga de lupa objeto y cámara intercambian sus papeles y el objeto se ha de poner cerca del objetivo y la cámara no tan cerca.

De modo más técnico se dice que el aumento lateral (cociente entre el tamaño de la imagen y del objeto) es igual a la distancia entre el objetivo y la imagen, dividida por la distancia entre el objetivo y el objeto.

Se agradecen los comentarios técnicos del Dr.  F. Javier Salgado Remacha.