PUPILAS DE GATO

 

De las múltiples aspectos fascinantes que tiene la visión, una de las más sorprendentes es la adaptación. A lo largo del día pasamos por ambientes luminosos extraordinariamente disimilares en cantidad de luz (interior/exterior con cambios de muchos órdenes de magnitud) y color por ejemplo. El sistema visual compensa tales variaciones de forma que pocas veces llegamos a ser conscientes de ellas. Quizás la parte más simple de la adaptación se lleva a cabo mediante la variación de la pupila del ojo regulando la cantidad de luz que entra. Las imágenes muestran un gato en un ambiente de menos luz (izquierda) y más luz (derecha) mostrando el cambio en su pupila.