REFLEXIONES A LA TAZA

 

Se puede comprobar fácilmente que superficies rugosas forman imágenes nítidas por reflexión, siempre que sea rasante mientras que no forman imagen miradas más de frente. En las imágenes se muestran tazas sobre mesas fotografiadas bajo distintos ángulos. Se ve claramente que cuanto más cerca está la cámara de la mesa más brillante y nítida es la imagen reflejada, hasta el punto de parecer la imagen reflejada por un espejo metálico o por la superficie de un líquido. Tras varias discusiones entre miembros del grupo en las que nos hemos beneficiado de la participación de Francisco José Torcal Milla, parece que este comportamiento se puede deber a la combinación de dos factores:

 

   (a) Los efectos de las rugosidades son menores en incidencia rasante. La mayor contribución a la reflexión sería debida a las "crestas" planas de las rugosidades, mientras que los valles y laderas no participarían por quedar a la "sombra". En incidencias menos rasantes tendríamos contribución de crestas, laderas y valles todos con inclinaciones distintas. Algo similar ocurre en las columnas de luz por reflexión en el agua.

 

    (b) La cantidad de luz reflejada es mucho mayor en incidencia rasante, algo que también se ve con pingüinos y ventanas. 

 

Vea también más sobre imágenes y reflexión en medios rugosos, en la niebla y en vidrios empañados.