HACIENDO VISIBLE LO INVISIBLE

 

Imágenes de un mando a distancia. El mando a distancia se comunica con el televisor por medio de diodos emisores de luz (LED) que emiten en el infrarrojo (longitudes de onda típicas de 900 nanómetros). Por lo tanto no son visibles puesto que nuestro ojo es sólo sensible a radiaciones con longitudes de onda comprendidas entre 400 y 700 nanómetros aproximadamente. Sin embargo, los detectores habituales en las cámaras digitales (como las que incorporan los teléfonos móviles) están hechas de silicio que absorbe radiación con longitudes de onda menores que una micra (1000 nanómetros), por lo que las cámaras digitales "ven" los LED de los mandos a distancia, como muestran estas imágenes.

 

En la imagen de la izquierda se aprecia la parte frontal del mando cuando apretamos cualquier tecla, tal como se ve con la cámara digital. La imagen de la derecha es como lo vemos a ojo. En ambas puede apreciarse al fondo un televisor desenfocado con un LED rojo (vea aquí sobre desenfoques).