SUELO MOJADO

 

Las superficies húmedas aparecen más oscuras que las secas. Un ejemplo usual es la arena mojada que es más oscura que la misma arena seca como muestra la imagen superior. Otro ejemplo más cercano lo proporciona la limpieza del suelo con una fregona (imágenes inferiores). La cantidad de luz reflejada por un medio es proporcional a la diferencia de índice de refracción entre el aire y el medio. Al mojar una superficie interponemos agua entre el aire y el medio. Como el índice de refracción del agua es intermedio entre el del aire y el del suelo se refleja menos luz. La luz penetra más en el medio y es más absorbida que en ausencia de agua.