PAISAJES TUMBADOS DESDE EL TREN

 

Imágenes de los postes del tendido eléctrico ferroviario (y de la columna de un paso elevado) tomadas con la cámara de un teléfono móvil desde el interior de un tren a gran velocidad. En tres de las imágenes puede verse cómo los postes y la columna aparecen inclinados. Las tres imágenes han sido obtenidas con la misma orientación de la cámara. En la cuarta la cámara se rotó 90 grados y el poste aparece derecho, aunque la fotografía fue tomada en las mismas condiciones que las anteriores.

             

  

  

 

En las cámaras digitales el registro de la imagen se hace mediante una matriz de detectores (los cuadrados azules en la figura) colocados en el plano donde el objetivo de la cámara forma la imagen del objeto fotografiado. En cada detector se acumula una carga eléctrica proporcional a la potencia luminosa en ese punto. Después la carga se convierte en voltaje de forma secuencial. Eso quiere decir que hay partes de la imagen que se leen antes o después que otras.  En las tres fotografías en las que los postes salen  inclinados parece que la parte inferior de la imagen se leyó antes que la parte superior (lectura de la matriz por filas de abajo a arriba). La parte superior de la imagen retrata un instante posterior que la inferior, por lo que el poste está más a la izquierda y surge la sensación de inclinación. Al girar la cámara 90º se lee antes la parte de la izquierda que la de la derecha (lectura de la matriz por columnas de izquierda a derecha), lo cuál no afecta a la apariencia de los objetos verticales.

                                                 

Si estimamos que el desplazamiento de la parte superior de la imagen con respecto a la inferior es de unos 5 metros y que la velocidad el tren podría ser 250 kilómetros por hora resulta que la cámara emplea en leer cada imagen del orden de 7 centésimas de segundo (es decir que puede leer unas 14 imágenes por segundo).