La mediación documental

Inmaculada Chacón Gutiérrez

Introducción

La Documentación Periodística se define como "el conjunto de datos no novedosos de interés informativo", de ella se ha dicho que es "la memoria viva de la historia reciente" (1). Hoy en día, en la llamada sociedad de la información, la Documentación Periodística está cobrando una gran relevancia, todos los grandes periódicos disponen de sus propios Centros de Documentación y cada vez se están creando más empresas que se dedican al vaciado de publicaciones periódicas.

Desde el punto de vista técnico, las altas tecnologías están cumpliendo una función inestimable en el proceso documental, sobre todo en cuanto a soportes se refiere. Pero, desde un punto de vista teórico, es preciso analizar algunos aspectos muy importantes de este proceso, relacionados con su capacidad de manipulación, que inciden directamente sobre la fiabilidad de sus resultados.

Existe una teoría muy difundida y aceptada entre los investigadores sociales que sostiene que la realidad se construye socialmente y que son los medios de comunicación, con su política de selección de temas y de personajes que serán noticia, los que construyen esa realidad, construyendo una representación sesgada del mundo que tiende a condicionar la conducta de la sociedad en general.

Se plantea así la cuestión de que si los medios construyen la realidad, es decir, construyen el presente, entonces los archivos de noticias, donde se selecciona, se analiza y se archiva parte de esa realidad, no sólo constituyen la memoria viva de la Historia reciente, sino que, además, están construyendo esa memoria, es decir, construyen el pasado.

Pero, ¿qué garantías ofrece el Proceso Documental, en el que se seleccionan, analizan y archivan las noticias, de que esa memoria no se encuentre distorsionada?. Para poder responder a esta pregunta es necesario delimitar previamente las posibilidades de manipulación que ofrece la Documentación Periodística.

La Documentación periodística como construcción social del pasado

Según Wittgenstein (1973:163), "los límites de mi mundo son los límites de mi lenguaje". Si el mundo está limitado por el lenguaje, entonces, la realidad la determina el propio lenguaje, pero la realidad pasada, el pasado, la determinan los recuerdos y los documentos, los recuerdos sólo determinan mundos concretos individuales, los documentos determinan la memoria colectiva, luego construyen la realidad pasada, el pasado.

La Documentación Periodística construye el pasado y lo hace por varias razones:

  1. porque registra la realidad exterior que procede de los medios de comunicación escritos;
  2. porque reproduce la representación del mundo que éstos han construido;
  3. porque con su política de selección y depuración del archivo, determinan cuáles son los acontecimientos que merece la pena conservar en sus bancos de datos; y
  4. porque el carácter permanente del documento le confiere una apariencia de "verdadero" que conduce a que, con el paso de los años, los documentos que permanecen en los bancos de datos tiendan a ser considerados como verídicos: al documento archivado (sacralizado) en un banco de datos se le considera transcendental, imperecedero, imparcial, explícito, y concluyente, lo cual favorece que la Documentación Periodística tenga la capacidad de convertir la "verdad informativa" en "verdad histórica" (2).

Verdad informativa y verdad histórica

En el Proceso Documental del discurso periodístico la función del documentalista comporta dos tipos de actuaciones frente a la verdad de los documentos:

  1. sancionar la verdad informativa; y
  2. convertir dicha verdad informativa en verdad histórica.

En un primer momento, el documentalista, influido por sus cogniciones sociales, lee el documento primario asumiendo normas, valores, objetivos e intereses socialmente compartidos. En este proceso de lectura comprueba la autenticidad de los datos contenidos en la noticia y detecta los errores, omisiones, y connotaciones que ésta contiene y que pueden afectar a su comprensión, es decir, sanciona su verdad informativa. A partir de dicha sanción, e influido siempre por sus cogniciones sociales, efectúa el proceso documental y construye el documento secundario, convirtiéndose así en coautor de la información que se pondrá a disposición del usuario. Después registra el producto de su análisis en una "memoria de datos", donde queda "diluida" la responsabilidad de su actuación en el proceso documental (convirtiéndose así en coautor anónimo de la información) y donde la verdad informativa, a tenor de las estrategias de veridicción (3), se convierte en "verdad histórica": se clasifica el objeto estudiado como noticia de actualidad y, por tanto, como discurso histórico y no de ficción; los documentos presentan un extra-amiento del sujeto enunciador (enunciados asertivos donde se cancela el sujeto utilizando el presente histórico o verbos impersonales narrados en tercera persona); los datos quedan archivados (sacralizados) en un Banco de Datos donde parece que "hablan por sí mismos", creandose así la falacia de la asepsia del ordenador en el proceso de datos.

La documentación como media acrónico, abstracto y anónimo

La Documentación es un modo y es un medio de comunicación (4). Como proceso, es un modo porque es un proceso intelectual de selección y análisis de documentos. Y, como conjunto de documentos, es un medio porque su finalidad no es sólo conservar y acumular informaciones, sino difundirlas con la ayuda de un soporte tecnológico y material, lo cual la convierte en "fuente de información" para los usuarios.

La Documentación es un medio de comunicación "acrónico", "abstracto" y "anónimo" (5). "Acrónico", porque no ofrece la información en el mismo momento en que se produce; "abstracto", porque el Proceso Comunicativo Documental se realiza utilizando una serie de códigos (sistemas de almacenamiento, búsqueda y recuperación) que han de ser compartidos por el analista y el usuario; y "anónimo" porque tanto el analista como el usuario potencial se desconocen mutuamente.

Como todo medio de comunicación, la Documentación Periodística es capaz de persuadir y manipular al usuario, pero sus posibilidades aumentan con respecto a otros medios por sus especiales características: al ser un medio acrónico, disfruta de un alto grado de maleabilidad del mensaje y, por tanto, de un mayor control de sus significados. Al ser un medio abstracto, sólo puede comunicar haciendo uso de un código particular, el usuario necesita compartir dicho código con el productor del mensaje (lenguajes documentales, sistemas de clasificación, búsqueda y recuperación), pero estos códigos están impuestos por el productor y creados por él conforme a sus propias cogniciones sociales, su propia parcelación de la realidad, y sus propios puntos de vista. Al ser un medio anónimo, el usuario delega su búsqueda documental en otro individuo del que desconoce su forma de actuar y las razones que le mueven a ello.

La manipulación en la documentación

Como en todo acto comunicativo, en Documentación el concepto de manipulación está asociado al de comunicación y al de persuasión (6), la comunicación es hacer saber al usuario que se dispone de una serie de documentos, la persuasión es un hacer creer que dichos documentos son pertinentes en su búsqueda, la manipulación es un hacer al usuario recuperar esos documentos.

A continuación se analizarán las posibilidades de manipulación de la Documentación Periodística en las distintas fases en que se descompone el Proceso Documental: selección, lenguaje documental, indización, resumen y difusión.

Posibilidades de manipulación en la selección documental

Las posibilidades de manipulación del proceso documental del discurso periodístico, en su fase de selección, se deben fundamentalmente a dos factores:

  1. Se transmite información que ha sido seleccionada previamente por la Prensa.
  2. El propio mecanismo de selección de fuentes y de selección de artículos de dichas fuentes.

En cuanto al primer factor, la manipulación se produce de las siguientes formas:

  1. Al seleccionar los artículos que han sufrido una anterior selección, que ha podido ser manipuladora, se está transmitiendo al usuario esa misma manipulación.
  2. Si, como dice Van Dijk (1992:5-20), la noticia es un "ente ideológico" que tiende a perpetuar las estructuras sociales establecidas por una élite dominante, el documento secundario que genera el análisis de esa noticia, también será un ente ideológico que perpetúe dichas estructuras.
  3. Si los valores periodísticos reflejan los valores económicos, sociales e ideológicos de la sociedad, los documentos secundarios reflejarán también esos valores. Pero no reflejan los valores de toda la sociedad, sino los que interesan a los poderes político y económico que condicionan la propiedad y la forma de organizarse de los medios de comunicación de masas.
  4. Los medios periódicos, con su política de selección de temas, presentan una realidad sesgada, los Centros de Documentación Periodística archivan sólo esa parte de la realidad que reflejan los medios, luego también transmiten al usuario una idea del mundo que no se corresponde con la real.

El mecanismo de selección de fuentes y de artículos (segundo factor) puede ser manipulador en las formas siguientes:

  1. La selección depende en gran medida de los intereses de la empresa editora.
  2. Los criterios de selección no están unificados y en ellos hay un fuerte componente subjetivo.
  3. El usuario no conoce los criterios de selección y aunque se intenta satisfacer sus necesidades, puede ser que no los comparta. De esta manera se limita al usuario a recuperar los documentos en base a valoraciones ajenas a sus propios intereses.
  4. Al seleccionar de cada publicación los artículos que se van a analizar y los que no, se está sesgando aún más la realidad que presentan los medios.
  5. Los datos ofrecidos por un Centro de Documentación no suelen ser verificados por los usuarios, el usuario se somete así a una doble manipulación, la del documento secundario y la del documento primario en que tiene su origen.

Posibilidades de manipulación en el lenguaje documental

Un lenguaje documental es un lenguaje construido artificialmente en el que se representa el contenido de los documentos con el fin de facilitar su archivo, su búsqueda y su recuperación. Esta investigación se centra en el Proceso documental del discurso periodístico, el contenido de los documentos que se va a representar con el lenguaje documental es información de actualidad, y la información de actualidad está escrita en un lenguaje muy específico, con reglas y características propias, al que muchos autores denominan "lenguaje periodístico".

El lenguaje periodístico es manipulador en una triple vertiente: por su uso, por su forma, y por su contenido. Por su uso, porque es un instrumento de mediación social; por su forma, porque las reglas que se utilizan para conseguir un "estilo periodístico" están orientadas a hacer que el lector crea en el autor del texto, son estrategias persuasivas que conducen a la manipulación; por su contenido, porque el léxico utilizado por la Prensa está controlado por la ideología y por la escala de valores morales de la Empresa Editora. Los medios utilizan una serie de códigos éticos y estéticos en el uso del lenguaje, estos códigos conforman la realidad de acuerdo a ese lenguaje, luego adaptan la realidad a sus códigos y eso es lo que transmiten, manipulando al lector.

Los lenguajes documentales que se utilizan para indizar los documentos de actualidad pueden ser manipuladores por las siguientes razones: son una traducción del lenguaje periodístico, que es manipulador; limitan la indización a un léxico determinado; limitan el significado de los conceptos; establecen un mapa conceptual conforme al cual se clasifican los conceptos y se almacena la información; dirigen la búsqueda y condicionan las posibilidades de acceso a los documentos.

Posibilidades de manipulación en la indización

El objetivo principal de la indización es "la representación analítica del contenido conceptual del documento por medio de una serie de descriptores, con vistas al almacenamiento y búsqueda de información documental" (Van Slype, 1991:17). La indización es la llave de acceso al documento primario, el usuario sólo puede recuperar los documentos basándose en la indización a la que han sido sometidos, por lo tanto, el indizador controla el acceso del usuario a los documentos, si la indización se realiza de una forma manipuladora, tanto el texto original como el usuario resultarán manipulados (el usuario recuperará los documentos que se ajusten a los criterios de valoración del analista). La posibilidades de manipulación en la indización se deben a las siguientes causas:

  1. Porque el indizador ha de utilizar un lenguaje documental que puede ser manipulador y transmitir esa misma manipulación.
  2. Porque el analista, al igual que los creadores de los lenguajes documentales, está inmerso en una sociedad que impone sus propios modelos culturales e ideológicos, y la indización se ci-e a estos modelos.
  3. Porque al ser una operación intelectual la subjetividad del analista opera de forma decisiva en la selección de los temas que contiene un documento y en la elección de descriptores o de palabras-clave que los representan. El documentalista actúa como lector-destinatario del documento primario, interpreta el documento que recibe y transmite su contenido (emisor-intermediario) traducido a un lenguaje codificado (co-autor).
  4. Porque el lenguaje documental es un lenguaje codificado. El usuario y el documentalista deben compartir los mismos códigos, pero el código está impuesto por el documentalista.
  5. Porque la indización es una traducción de lenguaje natural al documental. El documento secundario, traducido del primario, es un intermediario entre el usuario y el original, si éste ha sido manipulado en la indización el usuario será manipulado. La manipulación puede proceder de los problemas no resueltos que ata-en a toda traducción: falta de fidelidad al original; no encontrar equivalencias entre la lengua natural y el lenguaje documental; no reflejar las connotaciones implícitas en el original, ni el contexto sociocultural en el que se escribió; que la subjetividad, o la falta de formación del indizador, influyan negativamente en la elección de los conceptos presentes en el documento o de las palabras clave o descriptores que los representan.
  6. Porque uno de los fines de la indización es clasificar los documentos en ficheros o repertorios y, consiguientemente, buscar o imponer a los mensajes una cierta organización. Esta imposición en la clasificación puede producir silencios y ruidos documentales bajo el punto de vista del usuario y por tanto condicionarle en la recuperación de los documentos.
  7. Porque aunque se tengan en cuenta las necesidades de los posibles usuarios, la última palabra la tiene siempre el analista, además de ser él quien decide, en última instancia, cuáles son esas necesidades.

Posibilidades de manipulación en el resumen documental

Las principales funciones del resumen documental de la noticia son:

  1. Reseñar los conceptos fundamentales de la noticia y eliminar los accesorios.
  2. Que el usuario pueda seleccionar la información que le interesa y decidir si le conviene leer determinados artículos e, incluso, proporcionarle información suficiente para evitarle su lectura.
  3. Servir de documento para la indización y para la creación de ficheros de búsqueda.
  4. Servir de instrumento de difusión de informaciones aparecidas en la Prensa.

En todos estas funciones está implícita la persuasión y la manipulación, el usuario debe creer en el documentalista que ha realizado el resumen, adherirse a sus criterios de valoración y aceptar o rechazar la lectura del original basándose en dichos criterios. El resumen conlleva por tanto un hacer creer (persuasión) y un hacer hacer (manipulación).

El resumen, como dice Van Dijk (1990:169), es necesariamente subjetivo, presupone decisiones personales y profesionales sobre qué información es la más relevante o importante y qué categorías totalizadoras deben elegirse. Es el documentalista el que decide qué es lo fundamental del documento y qué es lo accesorio, en esta decisión intervienen elementos subjetivos -actitud frente al documento, cogniciones sociales, conocimientos previos, capacidad analítica y de síntesis- que influyen en la realización del resumen y que pueden predisponer al usuario en su forma de leer el documento primario, aumentando así las posibilidades de manipulación.

Por otro lado, si aceptamos con Van Dijk que la noticia es un resumen subjetivo del acontecimiento periodístico, entonces el resumen documental será doblemente subjetivo porque depende de la subjetividad del periodista que ha confeccionado la noticia y de la del documentalista que la ha resumido. El resumen documental es, desde este punto de vista, una síntesis de una síntesis, luego puede ser doblemente manipulador.

El documentalista puede condicionar al usuario a leer, o no, el original según se presente el resumen. La manipulación, en este aspecto, puede producirse de dos formas, en primer lugar el usuario decide si le interesa o no recuperar un documento a partir de unas valoraciones que pueden ser ajenas a su propio criterio y que, como hemos visto, pueden ser subjetivas. Y en segundo lugar porque, a partir de esas mismas valoraciones, el usuario puede decidir no leer el original y quedarse con las informaciones que le ofrece el resumen y éstas pueden ser manipuladoras.

Cuando sirve como documento de indización y para la creación de ficheros de búsqueda, y por tanto, para la clasificación de los documentos primarios, el resumen puede sufrir una doble manipulación, la suya propia, que acabamos de ver, y la manipulación inherente a la indización, que se vio con anterioridad. Los ficheros de búsqueda y la clasificación de los documentos primarios se verán afectados por dos conceptualizaciones, la del analista que realiza el resumen y la del indizador que elabora la indización. Este hecho puede no tener importancia cuando el resumen y la indización son realizados por la misma persona -los conceptos del resumen y de la indización coincidirán- pero puede tenerla cuando sean distintas personas las que los elaboren, el indizador puede extraer conceptos diferentes al que ha querido reflejar el analista y por tanto indizar y clasificar los documentos primarios desde otra perspectiva.

El resumen puede afectar también a la difusión de información reduciendo la capacidad de recuperación del documento primario. Primero, porque se haya realizado de acuerdo a criterios que no concuerden con los del usuario y segundo, porque provoque sugerencias que le determinen a no recuperar ciertos documentos, bien porque piensa que no le interesan o bien porque piensa que puede sustituir su lectura por la del resumen.

Por otro lado, si uno de los objetivos del resumen es la difusión de información, en nuestro caso de información de Prensa, y la noticia es un ente ideológico que reproduce modelos socio-culturales, entonces el resumen contribuirá a la difusión de dichos entes ideológicos y en sí mismo será también un ente ideológico, puesto que es la representación sintetizada del contenido de la noticia.

Posibilidades de manipulación en la difusión documental

La difusión es la última fase del proceso documental y, según Amat Noguera (7), es la que más concretamente responde al interés del utilizador, difundir la información es responder a las preocupaciones informativas del usuario. La difusión documental está determinada por las necesidades del usuario, dichas necesidades se convierten en la demanda documental, los resúmenes documentales mediatizan la demanda, la demanda se traduce a palabras-clave o descriptores (se indiza), y los descriptores se tienen que ajustar a los lenguajes documentales utilizados por el centro de documentación. Además, se difunde lo que se archiva, se archiva lo que se clasifica, se clasifica lo que se indiza, y se indiza lo que se selecciona. La difusión está, por tanto, condicionada por la selección, el resumen, la indización y los lenguajes documentales, culminando en la difusión las posibles manipulaciones que aquejan a las otras fases del Proceso Documental del discurso periodístico.

Martín Serrano (8) considera que cada sociedad está interesada en transmitir y conservar el conjunto de sistemas de orden mediante los cuales impone una determinada visión del mundo. Desde el punto de vista de la sociedad, lo que ésta trata de mantener invarible es un sistema de orden, aunque cambien los objetos que sirven para transmitir el repertorio de mensajes. La manipulación, según este autor, se define como la actividad que impone límites a lo que puede ser dicho, y a las maneras de decirlo, por medio de un sistema de orden.

La Documentación Periodística constituye uno de esos objetos que sirven para transmitir un repertorio de mensajes: transmite y conserva la visión del mundo que ofrece la Prensa. Además, impone límites a lo que puede ser difundido, y a las formas de hacerlo, mediante los lenguajes documentales, la selección, la indización y el resumen. Si, como dice Van Dijk (9), la Prensa produce y reproduce parte del statu quo político, social y económico, al convertirse en portavoz de las organizaciones que proporcionan los inputs necesarios para sus noticias, la Documentación Periodística transmite ese mismo statu a través de la Difusión Documental, contribuyendo así con la conservación del sistema de orden imperante, que es una forma de manipular la realidad, y por ende, al usuario de este tipo de servicios.

Conclusión

La Documentación Periodística, como Proceso es un modo de comunicación, como conjunto de documentos es un medio de comunicación abstracto, acrónico y anónimo, capaz de persuadir y manipular al usuario presentando una realidad sesgada, que tiende a perpetuar las estructuras y valores sociales establecidos por el discurso periodístico, y limitando, dirigiendo y condicionando las posibilidades de acceso a los documentos originales. El usuario es el que, en última instancia, determina la existencia o no de un documento. Por tanto, si el documento existe gracias al usuario, el documento debe crearse desde el usuario y no para el usuario.

Bibliografía

AMAT NOGUERA, Nuria: Técnicas documentales y fuentes de información. Barcelona: Bibliograf, 1978. 485 p.

BERGER, P. Y LUCKMANN, TH.: La construcción social de la realidad. Buenos Aires: Amorrortu, 1986. 233 p.

B…CKELMANN, Frank: Formación y funciones sociales de la opinión pública. Barcelona: Gustavo Gili, 1983 (México: Programas educativos). 304 p. (GG. Mass Media).

BONVILLE, Jean de: Application du paradigme de Shannon ˆ la Bibliothéconomie et ˆ la Documentation. "Revue Canadienne des Sciences de lÕInformation". vol. 3, mai 1978, pp. 13-27.

CHAUMIER, Jacques: Análisis y lenguajes documentales: El tratamiento lingŸístico de la Información Documental. Barcelona: Mitre, 1986. 170 p. (Ciencias de la Comunicación).

CHACON GUTIERREZ, Inmaculada: Tesauro de Información y Comunicación: Análisis semántico y estructural. En GARCIA GUTIERREZ, A. (coord.): Lenguajes documentales en Comunicación: métodos de análisis y experimentación. Madrid: Universidad Completense, Facultad de Ciencias de la Información, Departamento Periodismo III. IBERCOMNET, 1992. 84 p. pp. 4-24

CHACON GUTIERREZ, Inmaculada: Efectos sociales del Proceso Documental de la fotografía de Prensa. En "Cuadernos de Documentación Multimedia". Núm. 3. Madrid: Universidad Complutense. Facultad de Ciencias de la Información. Departamento de Biblioteconomía y Documentación. Junio 1994. pp. 47-57.

DESANTES GUANTER, José María: La verdad en la información. Valladolid: Institución Cultural "Simancas", 1976. 187 p.

Van DIJK, Teum A.: Estructura y funciones del discurso. México D.F.: Siglo veintiuno, 1980. 161p.

Van DIJK, Teun A.: Texto y Contexto: Semántica y Pragmática del discurso. 2» ed. Madrid: Cátedra, 1984. 357 p.

Van DIJK, Teun A.: La noticia como discurso: Comprensión, estructura y producción de la información. Barcelona: Paidós, 1990. 284 p. (Comunicación, 41).

Van DIJK, Teun A.: Discurso y desigualdad, en "Estudios de Periodismo" vol. 1, 1992. Universidad de La Laguna (Tenerife). pp. 5-20.

Van DIJK, Marcel y Van SLYPE, Georges: El servicio de documentación frente a la explosión de la información. Buenos Aires: Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y técnicas, 1972. 263 p.

FISHMAN, Mark: La fabricación de la noticia. Buenos Aires: Ediciones Tres Tiempos, 1983. 190 p.

FUENTES PUJOL, M» Eulalia: La información Documentada. Barcelona: ATE, 1981. 185 p. (Textos de Periodismo)

GALDON LOPEZ, Gabriel: El Servicio de documentación de prensa: Funciones y métodos. Barcelona: Mitre, 1986, 180 p.

GALDON LOPEZ, Gabriel: Principios operativos de la documentación periodística. Madrid: Dossat, 1989. 86 p.

GALDON LOPEZ, Gabriel: Documentación y conocimiento del objeto informativo, en "Estudios de Periodismo", vol. 1, 1992. La Laguna (Tenerife): Universidad de La Laguna, pp. 117-131.

GARCIA GUTIERREZ, Antonio Luis: LingŸística Documental: Aplicación a la Documentación de la Comunicación Social. Barcelona: Mitre, 1984. 278 p. (Ciencias de la Comunicación).

GARCIA GUTIERREZ, Antonio Luis: Estructura LingŸística de la Documentación: Teoría y Método. Murcia: Universidad, Secretaría de Publicaciones, 1990. 166 p.

GARCIA GUTIERREZ, Antonio Luis: Suficiencia Estructural y tipología de la Omisión en Análisis Documental, en "Documentación de las Ciencias de la Información", vol. 13, 1990, pp. 73-86

GARCIA GUTIERREZ, Antonio Luis: Análisis Documental del Discurso Periodístico. Madrid: Centro de Tratamiento de la Documentación, 1992. 160 p.

GARCIA GUTIERREZ, Antonio Luis y LUCAS FERNANDEZ, Ricardo: Documentación automatizada en los medios informativos. Madrid: Paraninfo, 1987. 264 p.

GARDIN, Jean-Claude: Les anayses des discours. Neuch‰tel (Switzerland): Delachaux et Niestlé, 1974. 178 p.

GUINCHAT, Claire y MENOU, Michel: Introducción general a las ciencias y técnicas de la información y documentación. 2» ed. corregida y aumentada por Marie-France Blanquet. Madrid: CINDOC (CSIC)/UNESCO, 1992, 555 p.

JANOWITZ, Morris y SCHULZE, Robert Oscar: Tendencias de la investigación en el sector de las comunicaciones de masas, en MORAGAS, Miguel de (ed): Sociología de la comunicación de masas. 2» ed. Barcelona: Gustavo Gili, 1986. 4 vol. (G.G. Mass Media). Vol. I: Escuelas y autores. 207 p.

KRIPPENDORFF, Klaus: Metodología de análisis de contenido: Teoría y práctica. 1» ed. Barcelona: Paidós, 1990. 279 p. (Comunicación 39).

LOPEZ YEPES, José: Estudios sobre Documentación de las Ciencias de la Información. Madrid: Instituto Nacional de Publicidad, 1977. 110 p.

LOPEZ YEPES, José: Teoría de la Documentación. Pr. José María Desantes Guanter. Pamplona: EUNSA, 1978, XXXII, 338 p. (2» ed. 1995)

LOPEZ YEPES, José (compilador): Fundamentos de Información y Documentación. Madrid: EUDEMA, 1989. 485 p. (Manuales).

LOPEZ YEPES, José y SAGREDO FERNANDEZ, Félix (ed.): Estudios de Documentación General e Informativa. Madrid: Seminario Millares Caro, UNED de Las Palmas, 1981. 432 p.

LOZANO, Jorge: El discurso histórico. Madrid: Alianza Editorial, 1987, 223 p.

LOZANO, Jorge, PE„A-MARIN, Cristina y ABRIL, Gonzalo: Análisis del Discurso: Hacia una semiótica de la interacción textual. 2» ed. Madrid: Cátedra, 1986. 253 p. (Crítica y Estudios Literarios).

MARTIN SERRANO, Manuel: La mediación social. Madrid: Akal, 1977. 217 p. (Comunicación, 47).

MARTIN VIVALDI, Gonzalo: Géneros Periodísticos: Reportaje, Crónica, Artículo (Análisis Diferencial). 4» ed. Madrid: Paraninfo, 1987. 400 p.

MARTINEZ ALBERTOS, José Luis: Redacción Periodística: los estilos y los géneros en la prensa escrita. Barcelona: A.T.E., 1974. 254 p. (Libros de Comunicación Social).

MOUNIN, Georges: Los problemas teóricos de la traducción. 2» ed. Madrid: Gredos, 1977. 337 p. (II. Estudios y Ensayos, 152)

NUÑEZ LADEVEZE, Luis: El lenguaje de los "media": Introducción a una teoría de la actividad periodística. Madrid: Pirámide, 1979. 350 p.

OTLET, Paul: Traité de Documentation: Le livre sur le livre. Theórie et practique. reimp. Liege: C.L.P.C.F., 1989. 431 p. (VII- Annexes).

SAGREDO FERNANDEZ, Félix e IZQUIERDO ARROYO, José María: Concepción Lógico-LingŸística de la Documentación. Pr. de José López Yepes. Madrid: IBERCOM Red COMNET, 1983, 440 p.

Van SLYPE, Georges: Los lenguajes de indización: Concepción, construcción y utilización de los sisteias documentales. Madrid: Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 1991. 198 p. (Biblioteca del libro).

TUCHMAN, Gaye: La producción de la noticia: Estudio sobre la construcción de la realidad. Barcelona: Gustavo Gili, 1983. 291 p.

WHATMORE, Geofrey: La Documentación de la noticia: Organización y métodos de trabajo para archivos de referencias de periódicos y agencias. Pamplona: EUNSA, 1970, 186 p.

WITTGENSTEIN, Ludwig: Tractatus logico-philosophicus. Trad. Enrique Tierno Galván. Madrid: Alianza Editorial, 1973. 221 p.



Volver al número 4Volver arriba.