Los miembros de la Sección de Neurociencia Cognitiva del Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos nos dedicamos a investigar sobre la función cerebral y el comportamiento. Que la humanidad es única es indudable y que algunos rasgos físicos del Homo sapiens (la locomoción bípeda, nuestras manos, nuestro cerebro más grande, etc.) son específicos, también. Pero es nuestro comportamiento, o al menos una parte, lo que parece sorprendentemente diferente en comparación con otras especies. En general, parece evidente que hemos mejorado el pensamiento y que esto ha permitido el surgimiento de una gran variedad de avances tecnológicos.

También somos la única especie productora de arte, incluyendo la música, la poesía, el baile, el dibujo, la escultura, etc., o la única especie con creencias religiosas, habiendo creado todo un corpus en torno a estas creencias por las que miles de personas han muerto, y aún están muriendo.

La especie humana es la única que cultiva, cocina, llora, escruta las estrellas, envía máquinas a esas estrellas, viaja a la luna, predice los acontecimientos con meses o incluso años y siglos de antelación, y contamina la tierra hasta niveles inaceptables. Nuestra especie es también la única capaz de hablar, y hablar de muchos asuntos, entre ellos el futuro, el pasado, el amor, la libertad, el misterio…, y plantear cuestiones, sugerir, escribir y leer…

Nuestras herramientas para abordar esta tarea son el estudio de la actividad cerebral, el estudio de las funciones cognitivas humanas, y nuestros propios cerebros. Investigamos las bases neurofisiológicas de los procesos cognitivos superiores, particularmente el lenguaje, tratando de averiguar cuándo y dónde se producen en el cerebro estos fenómenos.

El lenguaje humano (que es parte de lo presumiblemente único, o al menos especial, en nuestra especie) se investiga en el Centro desde una doble perspectiva: la funcional y la evolutiva.