mientrastanto.e Num. 59 del 06-2008

 mientrastanto.e
BCCBBHBCCBBBCBBBCBBBBCCB
Para una refundición
Por J.-R. Capella

¿Más centrales nucleares? Una amenaza que debe tomarse en serio
Por Joaquim Sempere

Naufragio en la sequía
Por Albert Recio

La barbarie en primavera
Quemar las naves - Obama va informado - Gran Bretaña, pionera de la democracia - Keynes para unos - Escuela de las Américas - ¿Sabía usted que…? - Tenemos una pregunta para ustedes - Los vecinos de Butarque y los pasajeros de Barajas - Berlusconi, esta vez peor - Eta: Caca

Sobre la ley de dependencia
Por Francesc Corominas i Riera

La Biblioteca de Babel
· Esther Vivas, En pie contra la deuda externa

· Andrés García Inda y Carmen Marcuello Servós (coords.), Conceptos para pensar el siglo XXI

Devedeando, que es gerundio
· Jean-Luc Godard y el grupo Dziga Vertov (1968-1974), por los colegas de aquellos años de Jean-Luc Godard

Una de cine
Sydney Lumet, Antes que el diablo sepa que has muerto

Convocatoria para Construir la III República
Foro por la III República, C/Alameda 5, 2º izq. 28014 Madrid, foro3r@yahoo.es 

Huelga de hambre en República Checa
... para protestar por la instalación... de una base militar estadounidense en Chequia...

Todos con el Sáhara
... apoyo al manifiesto... para que España lidere la búsqueda de una solución pacífica y justa a un conflicto que nos afecta directamente

Páginas amigas
· Centre de Treball i Documentació (CTD)
· Nómadas. Revista Crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas
·
El Viejo Topo
·
La Insignia
· Sin permiso

Revista mientras tanto
· Contenido del nº 103
· Avance del nº doble 104-105

 


Número 59
Junio de 2008

Créditos · E-mail
Suscripciones

 

mt.e mientras tanto mt.e bitartean mt.e mientras tanto mt.e mentrestant

 

Para una refundición

J.-R. Capella

1“Quemar las naves”: eso hizo un paisano nuestro hace muchos años. Con ello significaba que no había vuelta atrás. Que sólo había camino hacia delante. 

Si la refundación de las instituciones de eso que llamamos la izquierda va en serio, hay que quemar las naves. No se pueden dejar en pie para que vivaqueen en ellas los que ya no creen en ningún proyecto colectivo. 

Las naves son las instituciones con que se ha llegado hasta aquí.
 

2.  Hemos de eliminar radicalmente la pretensión de que tenemos soluciones para todo. Y echarnos a reir cuando se nos hable de “sistemas totales”, de cambios “totales”.  

Pero no tenemos puerto de llegada.

Simplemente, hemos de atenernos a un proyecto estratégico compartido, revisar a cada vuelta del camino los objetivos inmediatos, los eventuales cambios tácticos, y proceder disciplinadamente como un conjunto de personas estructurado y organizado.  

Eso exige democracia interna de la institución de que nos dotemos, ser implacables con los tramposos, y mucha contención personal: pensar lo que se dice y lo que se hace. El debate informado y la decisión sensata, a la que no se llega por mera formación de mayorías, sino por convencimiento general que conserva como un tesoro las opiniones discrepantes: tener la mayoría no siempre es lo mismo que llevar razón. Hay que dar tiempo al tiempo. 

Y significa también organizarnos modestamente bien.
 

3.  La cuestión del nombre no es trivial. He aquí algunas consideraciones. 

Izquierda Unida ya no puede ser: porque si una institución política ha dado muestras de desunión es ésta. ‘Unida’ ha de quedar fuera por veracidad. Cuestión distinta es aspirar a unificar en una sola institución muy flexible a todos los grupos “de izquierda”, por decirlo así, no meros reformistas, y conseguir que se sientan cómodos en ella, quemando también sus naves. 

¿’Izquierda’? Eso, aunque menos, también es dudoso. Las denominaciones ‘izquierda’ y ‘derecha’ proceden de posiciones relativas en las instituciones parlamentarias, en las instituciones del estado. Y nosotros no debemos estar sometidos a la lógica de esas instituciones. ¿Por qué no elegir otro criterio para definirnos? Más abajo, al hablar de quiénes somos, encontraremos razones para dejar a otros la palabra izquierda, y definirnos nosotros con una palabra nueva. La vanguardia ha de adelantarse a los tiempos. 

Un criterio definitorio ha de tener que ver con el proyecto: ser una alternativa social; o con nuestra posición de rebeldes o insumisos.
 

4. ¿Contra qué nos rebelamos? 

Contra un mundo de desigualdades e injusticias mantenidas y reproducidas por la estructura empresarial de poder, apoyada por los estados y los centros de poder supraestatales. 

Contra la militarización del mundo; contra el apoyo de las armas a los “libremercados”: principalmente por el petróleo, pero también para mantener en el mundo sistemas de opresión favorables a los intereses del capital. 

Contra la destrucción del ecosistema: poned aquí todas las cuestiones que sabéis que afectan a la destrucción o a la degradación del nicho de la vida; y aprendamos a ver otras —no sea que la agenda mental nos la construyan otros—: la hiperurbanización, las comunicaciones —todo concebido para el negocio y no para la vida—. 

Contra la degradación de la democracia en las instituciones. Barreremos con eso y con esos. 

Contra las desigualdades que o permanecían invisibles o no encontraban voz para expresarse: las desigualdades sexistas. Y la de las personas dependientes. La de las personas que no siguen las normas corrientes. La desigualdad cultural de las gentes que han tenido que emigrar y que necesitan especial protección.
 

5. ¿Somos progresistas? ¿Qué significa la corriente creencia en el progreso?  

El progreso que vemos es tecnológico: aumento de la capacidad de producir, aunque una parte de la producción sea de objetos inútiles; y aumento de la capacidad de destruir.  

El progreso técnico obnubila percibir la regresión social, el incremento de la barbarie, la marcha atrás de las relaciones sociales y su brutalización. Pues las tecnologías que nos proporcionan más comodidades están en manos de los amos de la tierra, que han refinado enormemente su dominio. También para hacer mayores las desigualdades, para hacer más intenso el dominio sirve el progreso técnico. 

El progresismo es más de lo mismo.  

Sostendré que hemos de ser más bien “reaccionarios”: gente que reacciona porque no se somete a los dictados de los poderes económicos, políticos y simbólicos del mundo. 

Reaccionamos contra la guerra; reaccionamos contra la destrucción del medio ambiente; reaccionamos —cuando podemos— contra la tiranía del poder.  

Somos reaccionarios. Reaccionarios insumisos y alternativos. Si somos eso, ¿por qué no decimos la verdad? ¿Por qué esa vaciedad del progresismo, que legitima a los reformistas neo-liberales del Psoe? 
 

6. ¿Cómo hemos de vernos? 

La pregunta tiene que ver con que —tras la derrota de las clases trabajadoras de todo el mundo frente al empresariado y los estados de las políticas neoliberales— muchos trabajadores, que en el viejo proyecto aparecían como protagonistas, se han pasado al otro lado, han aceptado el sistema de buen grado o a la fuerza. 

Quienes han conseguido mantener un trabajo estable, aunque sea como autopatronos autónomos, pueden estar entre quienes viven mejor con el neoliberalismo. Lo mismo quienes cobran en negro. O los contaminados por la enfermedad del modo burgués de vivir.  

Además es cierto que para el 10% de la población mundial, entre el que nos encontramos los españoles, el capitalismo, mediando la revolución de la informática, consigue producir mucho más con menos trabajadores, y por tanto puede distribuir también más entre la gente. Por eso se le someten muchos. 

Probablemente hay en nuestra tradición una creencia taumatúrgica en las virtudes del trabajo. En nuestra tradición el trabajo de fábrica ha sido visto como una virtud. Sin parar mientes en que la división del trabajo en intelectual y manual, o en ordenante y subalterno, expolia al trabajador subalterno o manual de una parte de su creación y la traslada a las clases poseedoras. Limita la percepción del mundo de los trabajadores. Con razón decía Lenin que por sí mismos no irían más allá del sindicalismo. Y hoy ni siquiera eso: dada la burocratización sindical, ni sindicalistas. 

No olvidéis que la divisa “El trabajo os hará libres” estaba a la entrada de Auschwitz. 

La oficialización de la cultura americana de los ganadores y los perdedores, la difusión de los valores neoliberales, la acción educativa en el sistema de los medios de masas, el abandono político y la degradación intencionada de las instituciones educativas públicas, son todos ellos elementos que conducen a muchas personas de las clases trabajadoras a percepciones y acciones clasistas, racistas y anti-igualitarias. 

Por eso resulta dudoso que sea como trabajadores que haya que convocar a las personas para tratar de asociarlas a un proyecto político alternativo. Eso no se debe excluir, pero hay que buscar modos de vernos más amplios, sin perder de vista la divisoria entre quienes están con las grandes empresas y el ganar sin trabajar, y la gente que vive de su trabajo. 

Tal vez resulte más fértil hoy vernos a nosotros mismos como ciudadanos, o quizá como ciudadanos-encadenados, esto es, en la contradictoriedad del sistema: de un lado ciudadanía democrática y de otro amordazamiento de esa misma ciudadanía democrática, que queda atada de pies y manos para la intervención política. O vernos como ciudadanos-insumisos Lo que interesa es la ciudadanía cabreada y con capacidad de iniciativas decentes. Lo que interesa es dar fuerza y visibilidad al espíritu de rebelión.
 

7. ¿Quiénes somos? 

Somos los que nos preocupamos por el mundo que han de vivir las generaciones futuras.  

Los que no estamos dispuestos a vendernos, sino que conservamos nuestra autonomía y nos asociamos libremente por un proyecto.  

Somos los que nos ganamos la vida con nuestro trabajo y jamás explotaremos a nadie. 

Somos los que no necesitamos mentir, no necesitamos el cinismo, los que podemos explicar por qué queremos contar en la institucionalización política y para qué. 

Somos gente que necesita aprender. Sólo si aprendemos algo resultaremos atractivos para los demás. Un grupo político ha de ser ejemplar para no tener que parecerlo. 

Somos —hemos de ser— la vanguardia de la sociedad; quienes atraemos a los nuevos rebeldes hacia nosotros porque aunque diversos son como nosotros. 

Somos los que no pretendemos cambiar el mundo por decreto, o burocráticamente, sino resistir con la inmensa mayoría, democráticamente. Buscamos soluciones con la gente y no con “tecnócratas”. 

Somos gentes pacíficas. Capaces de reirnos de nosotros mismos. Y también gentes modestas, que saben que nuestro nuevo proyecto está en mantillas; que nuestra fuerza es débil

Somos, de todos modos, necesarios.  

mayo 2008

 

¿Más centrales nucleares? Una amenaza que debe tomarse en serio

Joaquim Sempere

La moratoria nuclear de facto que después del accidente de Chernóbyl en 1986 se había hecho efectiva en los países industrializados está empezando a tambalearse. El gobierno británico inició no hace mucho negociaciones con el gobierno Sarkozy en Francia para estudiar un relanzamiento de su programa nuclear con tecnología francesa. En los Estados Unidos y otros varios países, entre ellos España, está en marcha una campaña para resucitar la esperanza en la energía nuclear. Se está preparando el Foro Internacional de la IV Generación (por alusión a una nueva generación de reactores que seguiría a la tercera, del EPR). En Italia el ministro de Desarrollo Económico del gobierno Berlusconi anuncia la última semana su proyecto de construir “un grupo de centrales nucleares de nueva generación” en un acto ante una asamblea de la Confindustria. Recordemos que en 1987 el pueblo italiano rechazó con el 80% de los votos la industria nuclear en un referéndum, que el gobierno alemán decidió renunciar también a las nucleares, y el español declaró una moratoria que sigue en vigor. 

Esta nueva ofensiva nuclearista no se reduce a palabras y promesas: Finlandia y Francia están embarcados ya en proyectos de nuevas centrales, Olkiluoto 3 y Flamanville respectivamente, con reactores del tipo EPR en ambos casos. 

¿Qué ocurre para que esté resucitando el discurso pronuclear y para que se reemprenda la construcción de dos centrales después de 20 años de paralización? A mi juicio, la creciente certidumbre de que se acaba la era del petróleo barato y de que el cambio climático es un hecho ha desencadenado todas las alarmas. La imagen de fábricas cerradas por falta de electricidad y de un transporte paralizado por falta de carburante quita el sueño a industriales, gobernantes y sindicalistas (recordemos que José Mª Fidalgo, de CCOO, se declaraba hace unos meses partidario de la energía atómica). Por eso se busca con ansiedad una alternativa energética capaz de mantener en funcionamiento todo el sistema de producción y transporte tal como está hoy organizado. Exponerse a los peligros de una reducción substancial y creciente del suministro de energía es demasiado arriesgado. 

El movimiento antinuclear que hoy vuelve a tomar fuerza, como respuesta al renacimiento pronuclear, subraya los peligros de las centrales para la salud, los riesgos de accidentes por azar o provocados por el terrorismo, el vínculo de la industria nuclear con la industria militar —no sólo de cara a la producción de combustible con el que fabricar bombas, sino también en cuanto al uso de uranio empobrecido para reforzar proyectiles convencionales (cuyos terribles efectos radioactivos se han hecho evidentes en Iraq y la exYugoeslavia)— y, por supuesto, el problema no resuelto del depósito de los residuos, cuyas emisiones radioactivas pueden durar siglos o milenios. También se invoca el hecho de que el uranio es muy escaso y resolvería la escasez de energía para un periodo ridículo, sin ninguna proporcionalidad razonable con los enormes inconvenientes de esta fuente de energía. Michael Meacher, que fue ministro laborista del Medio Ambiente del Reino Unido entre 1997 y 2003, sostiene en un reciente artículo de The Guardian (7/05/2008), que las reservas mundiales de uranio son de 4,7 miles de toneladas y que estarían agotadas hacia 2030, según fuentes de la Agencia de la Energía Atómica y de la OCDE. (Usualmente se maneja el periodo de unos 40 años antes del agotamiento del uranio: convendría verificar la fiabilidad de las fuentes, pero el razonamiento anterior vale para ambas cantidades de reservas.) 

Un argumento que también se esgrime mucho es el económico: la electricidad nuclear es cara y requiere subvenciones. Este es un argumento importante de cara a la viabilidad de la “solución” nuclear. Un episodio reciente vuelve a poner sobre la mesa este fenómeno. La central finlandesa Olkiluoto 3, que está siendo construida por la empresa pública francesa Areva, fue presupuestada en 3000 millones de euros el año 2003. Tenía que estar terminada en 2009. Pero el presupuesto real se ha disparado en unos 2000 millones más y el plazo de momento ya se ha retrasado hasta 2011. Esto amenaza, además, el proyecto de privatizar Areva. En Francia las obras de construcción del reactor EPR de Flamanville, destinado a ser el mayor del mundo, empezaron en diciembre de 2007, pero han sido paralizadas por la Autoridad de Seguridad Nuclear francesa al detectarse fisuras en el cemento, defectos en las sujeciones de acero y falta de controles adecuados. El resultado será también un encarecimiento de la central. 

No obstante, el argumento económico puede resultar insuficiente ante la magnitud de la crisis energética. Las centrales nucleares son atractivas para la patronal. Constituyen una tecnología conocida, con sus ingenieros, con sus proveedores y con una experiencia de más de medio siglo. En espacios muy concentrados proporcionan grandes cantidades de electricidad. Ante la angustia de la escasez, no sería de extrañar que una coalición de gobernantes, empresarios y otros agentes sociales (incluidos sindicalistas) decidiera emprender una nueva oleada de inversiones en este campo, empujando a los estados a subvencionar la operación, con la finalidad sagrada de salvar el sistema –en realidad, prolongar su agonía. 

A la vuelta de pocos años podemos tener que enfrentarnos a una operación de este tipo. Sería un auténtico disparate que desviaría miles de millones de la oportunidad de invertir masivamente en energías limpias y renovables. Habría que cuantificar cuántos recursos financieros harían falta para llevar a la práctica determinados programas de inversiones masivas en energía eólica, fotovoltaica, solar térmica y solar termoeléctrica. Entre otras ventajas, un programa de esta índole representaría una oleada inversionista importante y la creación de muchos puestos de trabajo. Las energías renovables requieren muchos más puestos de trabajo que la nuclear para la misma potencia instalada. Un programa de energías renovables permitiría orientar la economía hacia un modelo energético alternativo inagotable y limpio. Podría apelar al ahorro de la ciudadanía para que muchas personas contribuyeran a financiar sus propias instalaciones eléctricas, lo cual es congruente con una economía menos centralizada y concentrada, y más democrática. Las energías de origen solar son, además, totalmente seguras. 

Dedicar inversiones multimillonarias a nucleares debido a la paranoia de la patronal y de políticos sin imaginación (o con demasiada...) ante la próxima crisis de provisión energética sería un despilfarro disparatado que es menester impedir a toda costa. Hay que ponerse a imaginar un nuevo modelo energético, limpio, renovable y solar, y empezar a trabajar para promoverlo.

 

Naufragio en la sequía 

Albert Recio

A estas alturas el debate de la sequía en Catalunya ya se ha convertido en un mal vodevil del que nadie en la Administración sabe encontrar un desenlace aceptable. Si no fuera por la gravedad del tema y los indicios que apunta podríamos solazarnos con el material que la actuación de los políticos han suministrado a programas como “Polonia” (de la catalana TV3). 

I 

Hay dos hechos que enmarcan el inicio del “rifirrafe”. Una sequía duradera que, en principio, apunta a lo que podemos esperar del cambio climático en años venideros. De otro lado, que el gobierno tripartito había asumido un modelo de política del agua bastante racional: recuperación de aguas freáticas, políticas de ahorro, desalinizadoras para evitar trasvases, sistema de tasas del agua por tramos (para desanimar consumos excesivos)... Una política que en parte había roto con la anterior política de CiU de promover el aumento de la oferta para satisfacer una demanda siempre creciente. En gran parte la política del agua se estaba desarrollando con el asesoramiento de los mejores especialistas en el tema (muchos de ellos agrupados en la Fundación Nueva Cultura del Agua). Y tenía el precedente de movimientos sociales que habían generado un amplio debate social: el movimiento vecinal sobre los impuestos del ciclo del agua y la movilización contra el Plan Hidrológico Nacional. El primero fue un movimiento salido de los barrios obreros de la metrópoli barcelonesa. Aunque inicialmente se trató de una lucha contra la escalada de impuestos, permitió generar una discusión más general y al final consiguió racionalizar el sistema de tasas públicas introduciendo un sistema de tramos que en la práctica tiende a encarecer el consumo excesivo (se fija un volumen de consumo en función del número de personas residentes en el hogar). El sistema no es completamente racional por cuanto no se pudo tocar la parte correspondiente de las tarifas que cobran las compañías gestoras del servicio. En el área barcelonesa están controladas, básicamente, por el poderoso grupo Agbar. La lucha contra el trasvase del Ebro, que dio impulso a la “nueva cultura del agua”, fue básicamente una respuesta de las comarcas del sur de Catalunya aunque consiguieron movilizar a amplios sectores sociales más allá de su territorio y dieron un impulso a la nueva gestión del agua que ha tratado de implantar la coalición de izquierdas y, en especial, Iniciativa-EUiA como responsables del área ambiental del Govern. 

II 

Y vino la sequía y empezaron las incoherencias. Primero de todo en el propio Govern. Su actuación se enmarca entre dos explicaciones alternativas. Una, la más conspirativa, apunta a que la sequía ha sido aprovechada por los sectores trasvasistas para impulsar sus proyectos. Se comenta que Agbar, la todopoderosa compañía del agua (participada mayoritariamente por la Caixa y el grupo francés Suez), llevaba largo tiempo presionando para evitar que avance una política de racionalidad ambiental que presiona a la baja su volumen de ventas (este es un problema que suelen pasar por alto los partidarios del “ecologismo de mercado”, la dificultad o imposibilidad de las empresas privadas de funcionar en un contexto de crecimiento cero o decrecimiento). Parece indudable que entre sus presiones figuró la sustitución del anterior Conseller de Medi Ambient, Salvador Milà, una persona que mantuvo siempre unos planteamientos más sólidos que su sucesor Francesc Baltasar. La otra hipótesis, menos “vistosa”, es la que simplemente las élites políticas del país han demostrado una vez más su incapacidad de previsión a largo plazo, su improvisación permanente y sus respuestas irreflexivas cuando se plantea una cuestión que puede tener repercusión electoral. Existía pánico ante una situación que hubiera comportado cortes de agua en un área que ya ha padecido graves problemas en el transporte ferroviario y el suministro eléctrico. Es posible que el proceso real se haya movido entre estos dos polos, que el miedo real a la sequía haya generado respuestas inmediatistas y que en este contexto los largos brazos de Agbar hayan sabido jugar mejor sus propias cartas, incluida alguna campaña de prensa tendenciosa. Para completar el cuadro hay también que situar el papel del poder central, en un contexto de claro distanciamiento entre Zapatero y Montilla (éste trituró un pacto permanente de Gobierno PSOE-CiU que pasaba por dejar a los convergentes el virreinato catalán). La actuación prepotente de Zapatero y Fernández de la Vega, apostando abiertamente por el minitrasvase, no sólo ha reforzado la sensación de deriva de la Generalitat sino que además ha reactivado los argumentos de los trasvasistas de todo el estado, haciendo evidente el nulo compromiso con la sostenibilidad del nuevo gobierno. 

III 

Tampoco las respuestas sociales dan para el optimismo. Lejos de abrir un debate en profundidad sobre una gestión racional del agua más bien se ha abierto un debate en el que el fondo es la tradicional animadversión entre la Catalunya metropolitana y la Catalunya rural, en la que hay muchos pescadores en río revuelto. A medida que se iban conociendo propuestas (el minitrasvase del Segre, la compra de derechos de agua a regantes, ...) surgían movimientos locales de oposición en los que el punto en común era mas el “nos roban el agua, Barcelona impide nuestro desarrollo” que no la apertura real de un debate ordenado para una gestión racional del problema. Incluso algunos sectores del ecologismo se apuntaron a este planteamiento de oponer la metrópoli derrochadora al abandonado mundo rural. Un enfrentamiento en parte irreal pero que a escala local concede muchos réditos a quien lo promueve. 

Irreal porque es incierto que el área metropolitana de Barcelona sea en sí misma una gran derrochadora. De hecho el consumo per capita de la ciudad de Barcelona se sitúa entre los más bajos de las ciudades europeas. Aunque estas cifras cambian cuando se considera la población del área metropolitana donde han proliferado poblaciones cuyos modelos urbanísticos (especialmente viviendas con césped, piscina, etc.) generan un consumo que en algunos casos cuadruplica el de la ciudad central. Pero en la última década ni este crecimiento ni estas formas de vida se reducen al área metropolitana. Han crecido la mayor parte de poblaciones y comarcas catalanas y el modelo de consumo es a menudo tan irracional en la metrópoli como en el resto. De la misma forma que hay mucho campo de mejora en la gestión del agua para la agricultura, que sigue representando la mayor proporción al consumo. De hecho mientras hay una oposición generalizada en el mundo rural al minitrasvase, se sigue presionando con éxito a la Generalitat para que aporte fondos públicos a proyectos más que discutibles de canales para regadíos como el del Segarra-Garrigues. 

Una parte de las medidas racionalizadoras del consumo del agua están bloqueadas por algunos grupos agrarios que consideran que el agua es casi una propiedad o un derecho propio y no están dispuestas a aceptar ningún mecanismo de control sobre las mismas (establecimiento de contadores del consumo, etc.). Ni muchos intereses urbanísticos locales que tampoco están interesados en una ordenación del territorio que pusiera en pie una racionalización del proceso. Bajo la llamada “tenemos derecho al desarrollo” se han puesto en pie plataformas locales en diversos puntos de Catalunya que lejos de cuestionar el modelo general se apuntan a la tradicional oposición comarcas-Barcelona. Una buena experiencia de lo que nos espera en el futuro cuando la crisis ecológica vaya generando episodios de corte parecido. 

IV 

Finalmente se adoptó la propuesta de conexión de Tarragona con Barcelona que de hecho suponía aceptar el trasvase del Ebro. Una medida que anteriormente se nos había dicho que no llegaría a tiempo de solucionar la sequía persistente (mayo del 2009 cuando se espera que esté en funcionamiento la planta desalinizadora de el Prat). En la reunión de la Mesa de Sequía en la que se convocó a entidades cívicas a discutir el tema, se impidió la intervención de profesionales de prestigio, que abogaban por retrasar la toma de decisiones, y se desoyeron propuestas alternativas (de Ecologistes en Acció). La decisión del trasvase estaba tomada desde antes y a los pocos días se firmaba el contrato para su construcción. Como era previsible la dirección recaía en Agbar (a pesar que esta empresa hace un par de años vendió su división de construcción, la empresa Acsa) y en la obra participaban cuatro de los seis grandes grupos españoles (ACS, Sacyr, Acciona, FCC) y dos de los de segunda línea (la catalana Comsa y la andaluza Sando). El clásico proyecto que da negocio al “necesitado” sector de la construcción.  

Después hubo la importante movilización de las comarcas del Ebro (30.000 en Amposta). Un movimiento liderado por defensores de la nueva cultura del agua, y que se ha preocupado de tejer relaciones con el resto del territorio, incluido Barcelona. Y llegaron las lluvias, copiosas, persistentes y que en menos de un mes han más que duplicado las reservas. Cuando escribo estas líneas, aunque cada día cambia la coyuntura, parece claro que el trasvase finalmente no se va a realizar. Aunque no sabemos cuánto van a recibir los adjudicatarios del proyecto si éste no se lleva a cabo. Está, sin embargo, abierta la polémica sobre si realizar otro minitrasvase que fuera una versión camuflada del inicial. Las lluvias han dejado de nuevo desnudos a los que apelaban a la urgencia (de hecho todos los informes metereológicos apuntaban lluvias sostenidas en mayo). Quizás el trasvase finalmente no se realice, pero en medio han quedado muchos costes importantes. Un debate territorial viciado y que nadie ha tratado de racionalizar. Una nueva justificación a los partidarios de trasvases y de una política de oferta ilimitada. Un nuevo descrédito de la política ante el continuo espectáculo de unos políticos que ni han sabido explicar la política que hacían, ni se han enfrentado a los intereses de los depredadores del agua y que además han estado contradiciéndose un día si y otro también. Sin duda la figura peor parada es la del Conseller de Medi Ambient, Francesc Baltasar, con una actitud a ratos titubeante, a ratos autoritaria con sus críticos (muchos de ellos miembros, simpatizantes o votantes de su propio partido) e incapaz de explicar la coherencia con que hasta ahora se estaba tratando de gestionar el agua. Un Conseller que tampoco ha sabido mostrar firmeza a la hora de denunciar los tejemanejes de las eléctricas en la gestión del enésimo incidente nuclear de la planta de Ascó. Preocupante sobre todo porque puede laminar la presencia institucional de una fuerza política que al menos genera algún contrapeso a la irresponsable política desarrollista del PSC. 

V 

Lo ocurrido con el agua puede volver a plantearse. El cambio climático anuncia la recurrencia de tales fenómenos. Y el crecimiento de los últimos años impide la adopción de medidas que apunten a una gestión sostenible. No sólo por el cambio demográfico sino también por la expansión de nuevas formas de vida y desarrollo urbano que favorecen el aumento del consumo per capita (no sólo de agua, también de energía, espacio y materiales). Y el turismo, en sí mismo un importante consumidor, sigue estando en el centro de nuestro modelo de especialización productiva. Y la agricultura sigue presionando por ampliar regadíos y mantener formas de uso del agua poco sostenibles. Si no queremos que la próxima vez volvamos al rifirrafe es necesario empezar ya el debate de la gestión sostenible del agua. Una cuestión que no sólo entraña un debate sobre las técnicas, sino que incluye necesariamente plantearse el modelo de consumo, de producción, de desarrollo territorial. Es a lo que deben emplazarse aquellos movimientos y entidades que ya ahora han empezado a trabajar en otras direcciones. La relación que por ejemplo ha establecido la Plataforma del Agua con entidades vecinales y ecologistas de Barcelona constituye, quizás, la única nota optimista en el marasmo generado por la sequía. 

[12 de junio a las 19 h.: Debate “Agua Y Territorio” organizado por la Federació d’Associacions de Veïns de Barcelona (Favb) en el Auditorio de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, sede La Rambla 30-32 (entrada por la Pl. Joaquim Xirau).
e-mail: favb@favb.cat / favbcn@confavc.org ]

 

 

La barbarie en primavera 

Quemar las naves - Obama va informado - Gran Bretaña, pionera de la democracia - Keynes para unos - Escuela de las Américas - ¿Sabía usted que…? - Tenemos una pregunta para ustedes - Los vecinos de Butarque y los pasajeros de Barajas - Berlusconi, esta vez peor - Eta: Caca

Quemar las naves 

Quemar las naves es comprometerse con los hechos a una empresa que no tiene vuelta atrás. 

Es un invento hispano. Recomendable a los amigos de IU, del PCE y demás organizaciones de la misma familia. 

Trabajar en red, pero sin red. 

Obama va informado 

Más que nuestros políticos locales. Al menos ha dicho claramente que los problemas son: a) dos guerras; b) una recesión económica; c) una crisis ecológica.  

Cómo vaya a afrontar estos problemas, si es que le dejan quienes tienen poder por encima de él, es cosa que no se sabe. 

Gran Bretaña, pionera de la democracia 

La Revolución Gloriosa de 1688 en Inglaterra fue una avanzada de la modernidad. Luego los ingleses siguieron anticipándose a todo el mundo con su primera revolución industrial y con su proletariado, sí señor. 

Y ahora siguen anticipándose. El jefe o supervisor de Scotland Yard propone que se tomen muestras del ADN de los niños que se muestran rebeldes en la escuela primaria. Según su experta opinión, esos niños son delincuentes potenciales, y conviene tener un buen banco de datos porque nadie sabe qué pasará en Gran Bretaña dentro de diez o quince años. Cuando esos delincuentes en potencia puedan pasar de la potencia al acto. 

Un jefe o supervisor de Scotland Yard está siempre pasando del acto a la potencia y viceversa. No sabemos qué pasará con ellos en Gran Bretaña dentro de diez o quince años. 

Las preocupaciones del primer ministro británico son más inmediatas. El sucesor de Blair, Gordon Brown, propone aumentar de los 28 días actuales a 42 días el período de tiempo en que un sospechoso de terrorismo pueda permanecer en manos de la policía antes de poner a disposición de un juez sus residuos psíquicos y físicos. 

Recordad: se adelantan a los tiempos. Parecen afables, y hasta se pueden llamar Gordon, pero son unos adelantados. 

Keynes para unos 

Notable, este redescubrimiento del keynesianismo al revés por los neoliberales en horas bajas: el dinero público norteamericano y europeo se emplea generosamente en sacar a los bancos del pantano de las “hipotecas-basura”. Todo para restablecer “la confianza”, porque ahora el último término de referencia económica ya no es el oro ni el dólar, sino “la confianza”. Pero ojo: es Keynes (intervención de las instituciones económicas públicas) para unos; para otros, no es difícil de adivinar: el palo. Porque el palo es también una institución económica, acaso la principal. Ahí estará la policía para garantizar que la crisis económica de ahora entra dentro de lo aceptable. 

¿Se puede ganar dinero en época de crisis económica? ¡Ya lo creo! A condición, claro es, de estar entre los ricos. A río revuelto, ganancia de pescadores. 

Escuela de las Américas 

Así se llamaron durante años los centros en que los funcionarios de la CIA enseñaban a torturar a las policías políticas de las dictaduras sudamericanas; y enseñaban a cooperar, sobre todo, a los futuros dictadores de Brasil, Paraguay, Bolivia, Argentina, Chile, Nicaragua... 

Que en realidad no necesitaban que les enseñaran, pues todos sabían muy bien lo que tenían que hacer, el general como general y el torturador como torturador. Pero, ah, la Escuela ¡la Escuela era el Oxford de la tortura y de la dictadura!  

Parece que Jimmy Carter puso fin a eso, y ha sido necesario el impulso de Bush jr. para que los encargados de estas cosas hayan vuelto a ponerse al día tecnológica y prácticamente. Llevan unos años de experimentación, en centros como Guantánamo, Abu Grahib y las prisiones de ciertos estercoleros políticos del mundo que al parecer están encantados con la ayuda a la investigación que reciben generosamente de Washington (no me extrañaría que procedente de fondos de “ayuda al desarrollo”). 

Por cierto que los manuales de tortura de la CIA se pueden encontrar en Internet. Los de antes, porque fueron “desclasificados”. Los de ahora, de momento, no. 

El amigo americano, ese que hace proposiciones que nuestros gobernantes, al parecer, no pueden rechazar, paseó a los cobayas, las no-personas de la última doctrina penal de moda, por los aeropuertos europeos para pringar a todos los gobiernos con la misma mierda que los que se encargan de la cosa para la seguridad de todos. 

En la cacasenocracia más desarrollada de la tierra, el presidente, como se sabe, hizo aprobar en su día una ley que le autoriza a mentir, a divulgar información falsa y a introducir “expertos” en los medios de información de todo el mundo para que interpreten la información sobre las actividades del gobierno norteamericano tal como quiere el gobierno norteamericano. 

Para acabarlo de arreglar, parece que Bush no se quiere ir al estercolero de la historia sin enviar antes unos missiles sobre Irán. 

¿Sabía usted que una de las misiones ONU encargadas a las tropas españolas en el Líbano es desarmar a Hezbolá? Pues vamos apañados. 

Recuerden la lógica de las cosas: Israel se lió a bombardear a la población civil libanesa; la ONU pidió fuerzas de interposición, y los españoles aceptamos el envío de tropas sin preguntar demasiado porque lo que en absoluto queríamos era una nueva acción genocida de Israel. Israel, el James Bond de los Usa, vigilante del petróleo; Israel, ¿legitimada para todo por la Shoá? 

¿Ven ustedes diferencias entre las víctimas israelitas y las víctimas palestinas? Sólo víctimas, pero cada vez más. 

Tenemos una pregunta para ustedes 

De modo que, volviendo aquí, hay que repreguntar a nuestros felices electos y electas y designados y designadas. Sobre todo desde que está claro que el ejército Usa y su gobierno títere no han sido capaces de “apaciguar” Afganistán. Al contrario, la guerra reemprende allí con fuerza contra los pastunes a los que la prensa de Bush llama talibanes.  

Hay que preguntarles, pues, a nuestros acicalados gobernantes y (para que nada falte) gobernantas: “¿Para qué lado mira usted cuando encarga armas para Afganistán?”. “¿Para qué lado mira usted cuando nos llega de Afganistán un cajón de madera?”. “¿Para qué lado mirarán ustedes cuando (esos cabrones de kamikazes islámicos) nos vuelvan a adjudicar una matanza?” 

¡Qué lejos estamos de 1948 y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos! ¡Qué lejos de cuando el derecho internacional prohibía las guerras de agresión! 

Sobre todo: ¡qué lejos estamos de los tiempos! 

Los vecinos de Butarque (Madrid) y los pasajeros de Barajas 

En Butarque están que trinan: no tienen centro de salud, ni escuelas, ni biblioteca, ni instituto… Ni nada. Pero ahora el Ayuntamiento quiere ceder gratis un solar público en el centro del barrio al Arzobispado de Madrid para construir una iglesia. Larga es la mano de Rouco (extendida y con la palma para arriba); generosa la derechona con los bienes públicos. 

A los pasajeros que aguardan en Barajas la megafonía no informa de la salida de los vuelos, pero sí de los servicios religiosos que AENA propicia en un local cedido a la Iglesia católica (falsamente llamada católica, dicho sea de paso, pues católica quiere decir ‘universal’, y se están quedando cuatro y el monaguillo). 

Valencia la droite 

Atacan los locales del PCE ante la indiferencia de las autoridades PP/Psoe. 

Berlusconi, esta vez peor 

Esta vez Berlusconi ha obtenido la mayoría en Italia no sólo gracias al fracaso de la izquierda sino por presentar un programa consistente de extrema derecha. Sus aliados son fascistas e insolidarios de la Liga del Norte, además de su viejo apoyo mafioso. No sería de extrañar que entre Berlusconi y Sarkozy, por no hablar del viento derechista procedente del Este, se relanzara la exportación del extremismo de derechas. Las críticas que Rajoy recibe en España pueden ser interpretadas en este sentido: la ultraderecha percibe que está en onda en Europa. 

Eta: Caca 

Eta está compuesta por gentes que con fe borrico-religiosa creen necesario usar las armas hasta la “reunificación” de Euskadi Norte y Euskadi Sur, aunque eso haya de durar cien años. Con el tiempo, los etasnos entran en el disfrute de la clandestinidad. Vivir sin trabajar. Luego, claro, acaban en la cárcel o en alguna pampa latinoamericana. En medio han dejado muertos, tullidos, viudas, huérfanos, asqueados. Ad maiorem Euskadem gloriam. 

Pero aunque haya de durar cien años, no ganarán. Se dividirán y se romperán; incluso es posible que vuelvan a matarse entre ellos. O que les pida cuentas alguno que les apoyó. Amigos no hacen. 

Es inaceptable el uso de las armas y la extorsión a los que no piensan como ellos. Curiosa, esa cultura que Eta está dejando en una pequeña parte de la población de Euskadi. Una violencia en los cerebros, una inflamación. Pero ¿se imagina alguien en sus cabales a Euskadi gobernada por un Josu Ternera jr., o hasta por un Arnaldo Otegui? ¿Por cualquiera de los ahora desencantados exdirigentes etarras que están en la cárcel? ¿Por alguno de los intelectuales orgánicos de Eta? ¿Aguantarían dos días sin violentar los derechos básicos de todos? Sus cálculos políticos, ¿no serían disparatados, como los que les van llevando a la cárcel? 

Si Eta sigue convendrá que las autoridades refuercen los mecanismos de represión y los tensen. Margen hay. Todo el apoyo a los independentistas no violentos para que puedan expresarse libremente y gobernar donde obtengan apoyo suficiente. Todo el apoyo a las instituciones, dentro de los límites establecidos por la declaración universal de los derechos humanos, en la represión de los terroristas ejecutores y de sus mandantes. 

[J.R. Capella, mayo 2008]

 

Sobre la ley de dependencia

Francesc Corominas i Riera

Hace tiempo que no escribo; hace demasiado. Será cosa del cambio climático; o de la sequía, quién sabe. Ahora sólo escribo en webs y blogs, qué cosa tan moderna, como la ley de la dependencia, modernilla ella. 

Hace 4 años que vivo solo. Solo, bonito eufemismo para tres asistentes personales, una señora de la limpieza, otra que cocina, la fisioterapeuta domiciliaria, amigos, familia y... afortunadamente los vecinos los tengo a ralla. Creo que a esto lo llaman vivir de forma autónoma, aunque yo me conformo con decir que esto es una forma de vivir, la que me plantea mi discapacidad. 

Nunca estuvo tan de moda esto de la vida autónoma de las personas con discapacidad; nunca estuvo tan cerca la desilusión. Detecto sensaciones de frustración, impotencia, indignación entre el colectivo que esperaba mucho de esto y por el momento, res de res. ¿Huele a manifestación?, ¿huele a unidad en el sector? Estaría bien. 

Esperemos que esto sólo sea un inicio chapucero y que poco a poco, la cosa vaya mejorando. Pero ahora la realidad es otra: la oferta que tengo sobre la mesa es que un familiar que no vive conmigo firme como si fuera mi cuidador (aunque no me asista), que cotice a la seguridad social como si cobrara (aunque no cobre), y yo reciba el dinero directamente (renunciando a la ayuda del programa Viure en Família, de 240 euros al mes contributivos). 

Y yo que me pregunto, ¿y si no tengo ningún familiar que lo quiera firmar? ¿y si no quiero pedírselo a ningún familiar? Muchas familias lo verán con buenos ojos porque así pueden acabar de cotizar para obtener una jubilación (así se me vendió el tema, como un gran regalo de la Administración); en mi caso, me sonroja pensar que la Administración proponga esto que, en cualquier otro caso, sería ilegal. 

Tema asistente personal, me dicen que nada, que de momento, nada. Me ofrecen una tercera vía en base a las horas que tengo contratadas actualmente en una empresa que, lógicamente, son muy pocas porque no cuento con demasiadas ayudas (si así fuera, podría contratar más horas, pero no las puedo contratar si primero no me dan ayudas... la parte contratante de la primera parte, vamos). 

La última. Me llama a toda prisa la persona que había venido a plantearme el PIA (programa individual de atención). Contratada a tiempo parcial por el Ayuntamiento, me dice que acaba el contrato esta semana, que a ver si ya lo podemos firmar. No acabo de entender la prisa, pero esto suena o que van a comisión o que les aprietan en objetivos para liquidar los expedientes. No me extrañaría ninguna de las dos cosas. 

Así que de momento llamo cuidadora a mi cuñada, aumento en unos pocos euros lo que recibía hasta ahora y la vida sigue igual (y tengo dudas de si tengo toda la información sobre si lo que recibiré es lo correcto o si puedo aspirar a más, o si me puede perjudicar no firmar ahora en espera de algo mejor).  

Y la vida sigue igual porque mientras no exista de verdad la figura del asistente personal, profesional, que se gana la vida con esto, trabajando sus 8 horas diarias con sus vacaciones y sus cosas, no haremos nada. 

¿Cuántos jóvenes se plantean convertirse en asistentes personales cuando empiezan a plantearse su futuro profesional? Seguramente ninguno. ¿Como se lo pueden plantear si no saben que existe esa profesión, si nadie la practica? Podrán descargar cajas de un almacén, serán transportistas, trabajarán en un supermercado, pero nunca serán asistentes personales. 

Así que seguiremos como hasta ahora, con muchas dificultades para encontrar asistencia personal de calidad (aunque sea pagando mucho), con poca continuidad y estabilidad laboral (tengo un asistente que se fue a trabajar a un supermercado, después se dedicó a poner parquet y, finalmente, a instalar cocinas... aquí le perdí la pista) y con la sensación de que en Alemania o Irlanda hace mucho más frío pero las ayudas que reciben, por cantidad y por calidad, están bien dirigidas hacia la asistencia personal (aunque tengan sus deficiencias, que las tienen).

 

La biblioteca de Babel

Esther Vivas
En pie contra la deuda externa
El Viejo Topo, Barcelona, 2008

Este libro de Esther Vivas ofrece una visión general de los movimientos contra la deuda externa. Aporta, reune y ordena una gran cantidad de datos. En este sentido, supone una interesante contribución, desde dentro, a la historia de los movimientos sociales, a menudo relegada en la Historia con mayúsculas. Se estructura en cuatro capítulos: el primero explica la contribución de este movimiento al desarrollo y robustecimiento del altermundialismo. Los capítulos centrales dan a conocer los actores, demandas, estrategias y experiencias del movimiento contra la deuda tanto a nivel internacional (capítulo segundo) como estatal (capítulo tercero). En cada uno de estos tres capítulos el desarrollo expositivo sigue un hilo fundamentalmente cronológico, desde los años ochenta hasta la actualidad. El último capítulo, a modo conclusivo, recoge un balance de lo conseguido por el movimiento y de los retos aún pendientes en el futuro.

[Xavier Pedrol]

Andrés García Inda y Carmen Marcuello Servós (coords.)
Conceptos para pensar el siglo XXI
Los libros de la catarata, Madrid, 2008, 342 págs. 

Este libro colectivo recoge 11 artículos sobre los siguientes temas: derechos, ciudadanía, estado, mercado, empresa, igualdad, espacio público, participación, solidaridad, sociedad internacional y paz. Los artículos tienen dos finalidades: presentar desde una perspectiva crítica los conceptos fundamentales de cada tema y plantear casos y actividades para la reflexión del lector. Vienen a ser textos con una guía que permiten al lector profundizar sobre lo leído y ampliar información. La perspectiva crítica utilizada supone tres cosas: precisar el punto de partida, conocer y criticar realidades actuales y proponer vías de avance. Los textos (algunos con un estilo más académicos que otros) permiten al lector familiarizarse con conceptos fundamentales y situarse ante grandes problemas actuales.

[Antonio Madrid]

 

Devedeando, que es gerundio

Jean-Luc Godard y el grupo Dziga Vertov (1968-1974), por los colegas de aquellos años de Jean-Luc Godard

Intermedio, Barcelona, 2008 

¡Albricias! El cofre está que arde, pues acaba de salir del horno. Las películas del Grupo Dziga Vertov en vídeo, y… somos los primeros en tenerlo. ¡Ahí es nada! Después dirán que los españolitos no tenemos cofres fetén donde elegir. (Claro que, con lo cabezas de chorlito que sois, a veces me pregunto si elegís bien. ¿Elegís bien? Mucho me temo que no). Bueno, ahora va y os sirven en bandeja todo lo que pergeñaron Godard y allegados entre 1968 y 1974, a excepción de Todo va bien que la hicieron para las salas de cine. O séase: Una película como cualquier otra (1969), British sounds (1969), Pravda (1969), Viento del este (1969), Luchas en Italia (1970), Vladimir y Rosa (1970), One parallel movie (1971), Carta a Jane (1972), Aquí y en otro lugar (1974), y, encima un anuncio, Schick (1971)… para afeitarse, vamos. ¿Para qué sirve este cofre? Pues, por ejemplo, para contestar cómo se podía llevar a la práctica la consigna de Godard en La chinoise: ¡crear uno, dos, tres Vietnam en el cine! Que una cosa es predicar y la otra dar trigo. Por ejemplo, ¡y muy adecuado para estas fechas del cincuentenario!, sirve para saber qué hizo un maestro del cine (porque Godard lo es, ¿o hay que contar también esto?) después del  Mayo del sesenta y ocho. Porque, vale, mayo fue una fiesta, pero ¿y después? ¿Qué pasó después? ¿Quién puso el lavavajillas y, sobre todo, cómo empezó a barrer? 

Desde el brillante travelling inicial de British sounds hasta la amarga constatación del fracaso (de la lucha palestina, de la solidaridad y del izquierdismo) de Aquí y en otra parte, de todo un poco hay en estas diez películas. Pero, claro, si os habéis creído que os las voy a contar una detrás de otra, estáis muy, pero que muy equivocados. No seáis niñatos: compraros el cofre, coged la película que queráis, y vedla con tranquilidad. Cuando la hayáis visto, fijo que sabréis más de cine que antes. Por lo menos, en la filmoteca, cuando las pasaron, esta fue la experiencia que nos impactó. El personal discutiendo y  poniendo en común lo que habían visto. Parecía un público de otras épocas, la verdad. Tendría que haber un crítico que contase estas cosas que pasan en las salas. Pero, claro, no había ningún crítico a cien leguas a la redonda, y capaz de contar las oportunidades que se perdía quien no acudía a las sesiones dedicadas al Grupo Dziga Vertov. Es verdad: una pena, una lástima, una catástrofe. Entre otras cosas, porque lo que no sale en los papeles no existe. Así de sencillo. Bueno, será que los críticos ignoraban quién era Godard, digo yo. Será eso. Pero vosotros no hagáis el tonto de esta guisa, que os lo he advertido. Sería como perderos la Retrospectiva de Larisa Séptico en la Mostra de Films de Dones, cuando se os ha advertido de que es de rechupete. Pues eso: ¡que lo sepáis! 

[La Puri (de la Oficina Soviética para el Cine)]

 

Una de cine

Sydney Lumet
Antes que el diablo sepa que has muerto
EE.UU., 2007

El veterano director norteamericano Sydney Lumet nos ofrece un ejemplo de cine de gran esmero con su película Antes que el diablo sepa que has muerto.

Se trata de la historia de dos hermanos (Philip Seymour Hoffman y Ethan Hawks) que, obligados por sus problemas personales a conseguir dinero fácil, deciden atracar la joyería de los padres: atraco cuyo fracaso desencadenará una espiral de violencia y desesperación que pondrán de manifiesto las ocultas contradicciones acumuladas por una familia social y económicamente “normal”.

La violencia familiar, tanto física como psíquica, es pues el telón de fondo de una historia que se adentra en la mente y en el corazón del hombre, explorando sus conflictos y reacciones más íntimas, más retorcidas. El relato de unos padres e hijos cuya comunicación está hecha más de gestos que de palabras; de medias verdades e insinuaciones que ocultan errores y fracasos educacionales, antes que de diálogos entre personas conscientes de un pasado fallido.     

Un cine -en lo que a la puesta en escena se refiere- austero y al mismo tiempo sofisticado en cuanto al mensaje que quiere transmitir, con un guión que va desglosando la narración a través de flashbacks y stop-and-go nunca redundantes o innecesarios.

En años de creciente sequía cinematográfica hollywoodiana, el estreno de la película de Lumet cae como agua de mayo.

[Giaime Pala]

 

Convocatoria para Construir la III República

Foro por la III República
C/ Alameda 5, 2º izq. 28014 Madrid
Correo : foro3r@yahoo.es
 

La Transición, pacto entre las cúpulas partidarias y el franquismo que necesitaba legitimarse para pasar indemne la aduana de la memoria histórica, conservar el botín de sus depredaciones y seguir ostentando el Poder, se resolvió en una repetición de la Restauración canovista de 1876. La monarquía borbónica expulsada en dos ocasiones por el pueblo español, fue repuesta manu militari en ambas ocasiones. 

El pacto que selló la operación fue una constitución redactada con el trágala previo de la monarquía franquista y su sucesión predeterminada. Todo se realizó bajo la tutela y amenazas más que veladas del ejército creado por el dictador. Desde la derecha y también desde la izquierda que sustituyó una estrategia de cambio democrático por otra de reforma cosmética, se proclamó la supuesta grandeza de una operación política que había sabido pasar del franquismo a la Democracia sin trauma ni riesgo alguno. 

La Constitución de 1978, en absoluto redactada por unas Cortes Constituyentes, obvió el acuerdo solemne de la última legitimidad, las Cortes de la República que el 21 de noviembre de 1931 declararon fuera de ley al que fue Rey de España a la vez que inhabilitaban para siempre a sus sucesores para reinar. 

Dicha Constitución contiene artículos contradictorios entre sí, ambiguos, poco claros y otros directamente copiados de los textos franquistas. Treinta años después es un documento incumplido en partes importantes y apenas puede velar una situación de corrupción extendida, justicia degradada, democracia demediada y ausencia de moral pública en la vida política y económica. 

La monarquía de 1978 es, por naturaleza y origen, incapaz de romper completamente sus ataduras con el Régimen anterior. En consecuencia, la Constitución de 1978 no puede restituir verdaderamente los principios de la Constitución republicana de 1931 ni la Dignidad de quienes la defendieron aun a costa de su propia vida. 

Si alguna vez se necesitó una regeneración de las virtudes cívicas -Honradez, Dignidad, Ética, Honestidad, Solidaridad...- en el funcionamiento de las relaciones entre la Administración y la ciudadanía, es ésta en la que iniciamos el siglo XXI con muchas de las lacras y taras del XIX. 

Regenerar la vida política, democratizar su ejercicio, garantizar los Derechos, ejercer los Deberes, establecer un marco de valores que cohesionen en torno a ellos a la ciudadanía, no puede hacerse si no es mediante un Acuerdo colectivo; un Pacto que instituya una situación voluntaria y democráticamente asumida por la gran mayoría. Y ese Pacto no puede ser otro que la creación colectiva de la III República Española. 

El camino hacia la III República nunca se ha abandonado. En los últimos años, con el impulso de los movimientos sociales republicanos, y en particular, de los comprometidos en la Recuperación de la Memoria Histórica, éste es mucho más visible. Por eso la reivindicación republicana no puede quedarse sólo en una cuestión de imprescindible Justicia Histórica. Hay que ir más allá. Avanzar y vincular los valores republicanos a su capacidad para resolver los actuales problemas de España.  

 La III República establecerá el nexo con la legitimidad usurpada por la dictadura y deberá contener, tanto en su Constitución como en el Proceso que a ella conduce, las garantías que sirvan para afrontar y resolver los problemas de los ciudadanos, el Estado y la construcción europea. 

Los Derechos Humanos según el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas de diciembre de 1966 en sus tres generaciones, la política de Paz consecuentemente asumida tanto en política nacional como internacional, la laicidad del Estado republicano y su separación de todas las confesiones religiosas, la Democracia Radical en el ejercicio  de la actividad política y en todos los órdenes de la vida ciudadana, la Ética en todas las manifestaciones y relaciones de la vida pública, unida a la transparencia de todos los organismos, entidades e instituciones que la sirven, son fundamentos incuestionables de la República que debemos comenzar a Construir. Una Instrucción Pública que, creando ciudadanía, se adapte a las necesidades de los nuevos tiempos con la misma eficacia que desarrolló la II República. 

Y esta nueva República sólo es posible en el ámbito de una España Federal que apreste su concurso, esfuerzo y participación para conseguir, a su vez, una Europa políticamente unida por lazos federales.

¡Ciudadanas, ciudadanos! Ésta debe ser nuestra tarea más inmediata: Construir la III República Española.

 

Huelga de hambre en República Checa

El Centre de Treball i Documentació de Barcelona (CTD), http://www.cetede.org, realiza un llamamiento de apoyo a los amigos de la República Checa que se hallan en huelga de hambre para protestar por la instalación, contra la opinión de más del 70% de la población checa, de una base militar estadounidense en Chequia como parte del proyecto nacional de misiles NMD de los EEUU.

En http://www.nonviolence.cz se puede firmar una petición on line para que el gobierno español y el Parlamento Europeo se posicionen en contra de esta grave interferencia política y militar en territorio europeo

 

Todos con el Sáhara

En los últimos años el Gobierno de Zapatero retiró el apoyo institucional de España a la causa Saharaui y hace nada se aprobó una resolución en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas presentada por EEUU, Francia, España y Rusia en la que Rusia estuvo a punto de usar su derecho a veto por la presencia de una frase que incluía el respeto a los derechos humanos de los saharauis. Además en la resolución aprobada se pide 'visión realista de las partes', frase que todos reconocen a posteriori beneficia al fuerte, en este  caso Marruecos. Mientras tanto la situación de los refugiados sigue siendo la de personas olvidadas en el desierto sin ningún estado que los reconozca como ciudadanos suyos y, por otro lado, se da la situación de encarcelamiento por motivos políticos de gran cantidad  de Saharauis. El estado español no debe renunciar de esta manera tan rastrera a defender a aquellos que están en esa situación por culpa, en parte, suya.

El objetivo de esta plataforma es lograr el máximo número de firmas  de apoyo al manifiesto hasta el 15 de septiembre. El fin es hacer entrega de ellas al Presidente de Gobierno para que España lidere la búsqueda de una solución pacífica y justa a un conflicto que nos  afecta directamente.

La web de apoyo:
http://www.todosconelsahara.com/ 

La noticia sobre la resolución:
http://actualidad.terra.es/nacional/articulo/consejo_seguridad_sahara_2438735.htm 

La resolución:
http://daccessods.un.org/access.nsf/Get?Open&DS=S/RES/1813%20(2008)&Lang=S&Area=UNDOC

 

PÁGINAS-AMIGAS

Centre de Treball i Documentació (CTD)
http://www.cetede.org

Nómadas. Revista Crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas
http://www.ucm.es/info/nomadas

El Viejo Topo
http://www.elviejotopo.com

La Insignia-
http://www.lainsignia.org

Sin permiso
http://www.sinpermiso.info/

 

 

Revista mientras tanto

Contenido del número 103

 mientras tanto
BCCBBHBCCBBBCBBBCBBBBCCB

Verano 2007

103

NOTAS EDITORIALES
La historia interminable: nueva crisis financiera
A. Recio
Dilemas constitucionales en Venezuela
G. Pisarello
La sombra de un ciudadano ejemplar
J. Torrell
En la muerte de Lluís Maria Xirinacs
J. Sempere
 

ARTÍCULOS
LOS SERVICIOS SOCIALES Y LA CUARTA PATA (¿COJA?) DEL ESTADO DEL BIENESTAR EN ESPAÑA
José Adelantado

EL CUIDADO DE LA DEPENDENCIA: UN TRABAJO DE CUIDADO
Teresa Torns

SINDICATOS Y JÓVENES: EL RETO DE SUS VÍNCULOS
Antonio Antón

DERECHOS FORMALES Y DERECHOS REALES DE LOS TRABAJADORES EN LA ESPAÑA DE COMIENZOS DEL SIGLO XXI
Daniel Lacalle

L’ESGLÈSIA CATÒLICO ROMANA A ESPANYA: PODER I PRIVILEGI
Ángel Zaragoza i Tafalla

RESEÑA
Entrada en la Barbarie
Joaquim Sempere

 

mientras tanto bitartean mientras tanto mentrestant
BCCBBHBCCBBBCBBBCBBBBCCB

 

Avance del número doble 104-105

mientras tanto

BCCBBHBCCBBBCBBBCBBBBCCB


2008

104-105

NOTAS EDITORIALES
¿Cambio climático global o crisis socio-ecológica?

A. Recio

Elecciones: ganará la derecha, ¿pero cuál?

J.-R. Capella

La Unión Europea y el arte del doble rasero

G. Pisarello y X. Pedrol

Sucesión y desinformación

J. L. Gordillo

El catolicismo conservador, el pan nuestro de cada día

A. Madrid

En la muerte de Josep Guinovart

J.-R. Capella

 ARTÍCULOS
LOS COMUNISTAS ANTE LA TRANSICIÓN

Josep Fontana

EL LIBERALISMO HERÉTICO DE PIERO GOBETTI

Giaime Pala y Gianluca Scroccu

EL INIGUALABLE Y DESIGUAL SIGLO XX

Bob Sutcliffe

DEL MARXISMO-LENINISMO AL NEOCOLOQUIALISMO O LAS PRODIGIOSAS AVENTURAS TRANSPIRENAICAS DE CARLOS SEMPRÚN

José A. Tapia Granados

 MEMORIA HISTÓRICA Y PODERES PÚBLICOS
Presentación

POSIBILIDADES Y LÍMITES DE LAS ‘POLÍTICAS PÚBLICAS DE LA MEMORIA’
S
ergio Gálvez Biesca

¿PERSEGUIDOS O PERSEGUIDORES? SOBRE LA NECESIDAD DE AFRONTAR EL PASADO

Á
ngel Rozas

LA POLÍTICA ARCHIVÍSTICA DEL GOBIERNO ESPAÑOL DESDE EL COMIENZO DE LA TRANSICIÓN

A. González Quintana

TEMPUS FUGIT. LAS MEMORIAS DE LA TRANSICIÓN

X
avier Domènech Sempere

 RESEÑA
VIEJO Y NUEVO IMPERIALISMO: UN COMENTARIO SOBRE THE NEW IMPERIALISM DE DAVID HARVEY Y EMPIRE OF CAPITAL DE ELLEN MEIKSINS WORD

Bob Sutcliffe

OBITUARIO

CITA
 

mientras tanto bitartean mientras tanto mentrestant
BCCBBHBCCBBBCBBBCBBBBCCB

 

 

Contactar con la Revista mientras tanto
Web Icaria editorial: http://www.icariaeditorial.com/colecciones2.php?id=22
Sugerencias: Apartado de correos 30059, Barcelona.
Suscripciones: e-mail: comandes@icariaeditorial.com , icaria@icariaeditorial.com.
Tel. (34) 301 17 23/26 (lunes a viernes de 9 a 17 h.). Fax (34) 93 317 82 42..
Consulta de números atrasados: http://www.icariaeditorial.com/colecciones2.php?id=22

   

Contactar con mientrastanto.e
Edita: la redacción de mientras tanto, Fundación G. Adinolfi - M. Sacristán.
Coordina: Antonio Giménez y Antonio Madrid.
Producción: Francisca Calderón y Agustí Roig
.
Suscribirse y desuscribirse: http://www.grups.pangea.org/mailman/listinfo/mientrastanto.e, o bien suscripciones@mientrastanto.org
Números atrasados: http://www.ucm.es/info/nomadas/mientrastanto/
La suscripción a mientrastanto.e es gratuita.

 

Les spreads sur Forex forex recherches sont necessaires avant l'ouverture d'un compte de trading et de depot informations de premier ordre sur le monde du Forex