Criterios CIE-10 (TAG)
Presencia de pensamientos obsesivos o actos compulsivos recurrentes.

Los pensamientos obsesivos son ideas, imágenes o impulsos mentales que irrumpen una y otra vez en la actividad mental del individuo, de una forma estereotipada. Suelen ser desagradables y el que los padece suele intentar, por lo general sin éxito, resistirse a ellos. Sin embargo, son percibidos como pensamientos propios, a pesar de que son involuntarios y a menudo repulsivos.

Los actos o rituales compulsivos son formas de conducta estereotipadas que se repiten una y otra vez. No son por sí mismos placenteros, ni dan lugar a actividades útiles por sí mismos. Para el enfermo tienen una función de prevenir que tenga lugar algún hecho objetivamente improbable. A menudo este comportamiento es reconocido por el enfermo como carente de sentido o de eficacia, y hace reiterados esfuerzos para resistirse a él.

Pautas para el diagnóstico:
Deben estar presentes y ser una fuente importante de angustia o de incapacidad durante la mayoría de los días al menos durante dos semanas sucesivas, síntomas obsesivos, actos compulsivos o ambos. Los síntomas obsesivos deben tener las siguientes características:

  • Son reconocidos como pensamientos o impulsos propios.
  • Se presenta una resistencia ineficaz a por lo menos uno de los pensamientos o actos, aunque estén presentes otros a los que el enfermo ya no se resista.
  • La idea o la realización del acto no deben ser en sí mismas placenteras.
  • Los pensamientos, imágenes o impulsos deben ser reiterados y molestos.

Incluye: Neurosis obsesivo-compulsiva, neurosis obsesiva y neurosis anancástica.