RECOMENDACIONES GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA (GPC) DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD (SNS)
GRADO DE RECOMENDACIÓN B
  • Programas de refuerzo comunitario y manejo de contingencias
GRADO DE RECOMENDACIÓN C
  • Incluir a mujeres embarazadas con dependencia a la cocaína en programas de refuerzo comunitario y manejo de contingencia hasta el momento del parto
  • Utilizar la terapia cognitivo-conductual sólo en pacientes con buenos niveles de cognición y cierta motivación por el cambio
  • No utilizar la intervención en prevención de recaídas para reducir el consumo, sólo en grupos muy seleccionados de pacientes con grados psicopatológicos o de adicción muy graves para mejorar su situación de abstinencia
  • No utilizar una intervención con un enfoque en doce pasos para reducir el consumo
  • No utilizar la intervención con entrevista motivacional para reducir el consumo
  • No utilizar las acupuntura
PRACTICA RECOMENDADA CON BASE EN LA EXPERIENCIA CLÍNICA
  • Establecimiento de acuerdos con centros sociosanitarios, de curas paliativas, para que haya camas especiales para los consumidores en situación terminal o con gran deterioro
  • Habilitar espacios en los centros sanitarios para ejercer funciones de centro de día (con un abordaje intensivo de asistencia diaria en el que se desarrollen actividades terapéuticas y de inserción social)
  • Talleres de formación específicos en los dispositivos de reducción de daños para los profesionales sanitarios y usuarios
  • Creación de servicios de emergencia social y comunidades terapéuticas, de fácil acceso, para las personas que necesiten espacios de convalecencia de las sustancias y de su entorno social
  • En las salas de venopunción y consumo sin riesgos conviene:
    • Disponer de un protocolo de actuación farmacológico y de comportamiento ante el trastorno psiquiátrico y de agitación psicomotriz en los minutos siguientes al consumo de cocaína
    • Acondicionarlos de manera que generen un espacio tranquilo, que facilite la relajación y la seguridad, disponiendo además de espacios de baja estimulación sensorial para evitar elementos que favorezcan alucinaciones visuales y auditivas.