4. El Concepto

 

Imaginemos que se nos pide definir dos conceptos, por ejemplo, el concepto de 'café' y el concepto de tiempo. Pensemos unos instantes qué contenido podríamos dar a cada uno de ellos...

Al realizar el ejercicio anterior seguramente no nos haya sido difícil definir el concepto de 'café', sin embargo, es más que probable que no sepamos qué decir respecto al concepto de 'tiempo'. ¿A qué se debe esta diferencia? ¿Qué es un concepto? ¿Cómo los producimos? Estas son las preguntas que vamos a abordar en este nuevo tema.

Lo primero que podemos advertir es que no todos los conceptos son del mismo tipo y, en consecuencia, cabe pensar que no se crean de la misma manera.

Al definir café seguramente hayamos establecido una estructura de pares atributo-valor. Pero al intentar definir tiempo hayamos necesitado recurrir a otros conceptos mejor comprendidos para definirlo. Por ejemplo:

 

 

Café

Tiempo

Bebida: infusión caliente

La secuencia de Acontecimientos

Color: Oscuro

El tiempo es oro

Sabor: Amargo

El tirano de la vida

Temperatura: Caliente

Lo que marca el reloj

Olor: aromático

Duración y sucesión.

Combina con: Leche, azúcar

 

Consumo: desayuno, después de las comidas.

 

Con el 'tiempo' no encontramos una estructura semejante a la que hemos encontrado con el 'café'. Con esa misma estructura podemos definir cualquier tipo de bebida, por ejemplo:

 

 

Agua

Cola

Ginebra

Bebida

Vital

Refrescante

Alcohólica

Color

Incolora

Oscura

Incolora

Sabor

Insípida

Burbujeante/dulce

Fuerte

Temperatura

Fría

Muy Fría

Con hielo

Olor

Inodora

Dulce

Alcohol

Combina con

Sola

Bebidas alcohólicas

Bebidas refrescantes

Consumo

En todo momento

Refresco

Tarde/noche

 

Por el contrario el tiempo y otros muchos conceptos que tienen un papel muy importante en nuestras vidas sólo podemos conceptualizarlos a través de metáforas y analogías. Pensemos en el odio, el amor, los celos, la energía, el deseo, el espacio, etc.

Si volvemos a la estructura que hemos creado para las bebidas nos damos cuenta que esta estructura, quizá más perfeccionada, nos permite establecer una categoría, es decir un sistema que clasifica y jerarquiza una colección de cosas de un mismo ámbito. Podemos representar las categorías, al menos las que recogen objetos existentes físicos o naturales, y que aquí llamaremos clásicas en contraposición de otras formas de categorías que veremos más adelante, mediante árboles:

¿Qué es una categoría? ¿Qué es un sistema categorial? ¿Para qué sirven las categorías? Son también preguntas que intentaremos responder.

 

Sistema Categorial de las bebidas (aproximación)

 

4.1. Percepción y Concepto

 

Hemos visto que para reconocer lo que se presenta a nuestro campo visual, necesitamos de conceptos, sin embargo parece lógico pensar que sólo construimos conceptos a partir de nuestra experiencia con el mundo, que se inicia siempre en la percepción. Hemos hablado también, cuando explicamos cómo formamos imágenes, de categorías perceptivas, como representaciones disposicionales que nos permitían crear y recrear imágenes. Puesto que el concepto, como hemos comprobado en el ejercicio anterior, es una generalización de rasgos comunes de objetos semejantes, debemos afrontar su estudio teniendo en cuenta tres puntos de vista. En primer lugar, cómo se progresa de las categorías perceptivas al pensamiento conceptual, pues sólo de esta manera mostraremos una teoría global del pensamiento. En segundo lugar, qué función realizan los conceptos, en qué nos facilita la vida, es decir, cómo vienen a colaborar en nuestra adaptación al medio. Finalmente, los conceptos son los elementos claves en el pensamiento y en el razonamiento. Tendremos, pues, que investigar cómo conforman nuestros juicios y razonamientos. Desde luego estos tres puntos de vista exigen que los integremos en una explicación más amplia, una que exponga cómo construimos conceptualmente el mundo y cómo nos movemos en él, es decir, cómo tenemos un mundo.

Hipótesis: La hipótesis que se propone, siguiendo a diversos autores que integran lo que se ha denominado semántica cognitiva, G. Lakoff, M. Johnson, G. Fauconnier, etc., es que nos representamos, construimos o tenemos un mundo mediante modelos cognitivos (Lakoff), esquemas cognitivos (Johnson) o espacios mentales (Fauconnier). Aquí simplificaremos la terminología usando la de modelo cognitivo. El Modelo cognitivo es la estructura teórica más amplia que nos permitirá relacionar imagen y concepto, por un lado, comprender los conceptos y las categorías, por otro, y también integrar conceptos y categorías en el razonamiento.

 

4.2. Los Modelos Cognitivos

 

 

Componentes de un Concepto.

Los conceptos se almacenan en el cerebro como grabaciones dormidas. Cuando estas grabaciones se reactivan, pueden recrear la variedad de sensaciones y acciones asociadas con una entidad particular o una categoría de entidades. Una Taza de café, por ejemplo, puede evocar representaciones visuales y táctiles de su forma, textura, temperatura, junto con el olor y el sabor del café o la trayectoria que el brazo y la mano toman cuando conducen la taza a los labios. Todas estas representaciones son recreadas en distintas y separadas regiones del cerebro, pero su reconstrucción ocurre simultáneamente

 

Observemos la figura anterior. Efectivamente un concepto es algo mucho más rico que la palabra que lo nombra, pero más pobre que la imagen que puede generar. Sin duda resulta confuso, un concepto no es la palabra, tampoco la imagen que frecuentemente provoca y que extrañamente es previa. Como vemos un concepto o un esquema cognitivo reúne una gran cantidad de elementos dispersos. En el caso de la taza de café desde su aroma, sabor o color, hasta los movimientos que realizamos con ella o las sensaciones que hemos asociado con tomar una taza de café. Además hay diversos tipos de conceptos y se producen también diversas formas de agruparlos. Dada toda esta variedad y confusión hemos decidido englobar todas estas peculiaridades e intentar comprenderlas conjuntamente bajo otro concepto, el modelo cognitivo.

Definición: Un modelo cognitivo es un patrón recurrente, una forma y una regularidad en o de las actividades de ordenamiento de las experiencias. Estos patrones surgen como estructuras significativas principalmente a partir de nuestros movimientos corporales en el espacio, nuestras manipulaciones de objetos y nuestras interacciones.

Su proceso de construcción, como vemos, procede de una estructura preconceptual que está eminentemente encarnada (in-corporada), en el sentido de que parte del cuerpo y es éste el que determina nuestros productos. Esta estructura preconceptual es de dos tipos:

1.- Estructuras de nivel básico: que son categorías definidas por la convergencia de nuestra percepción gestáltica, nuestra capacidad para el movimiento corporal y nuestra capacidad para formar ricas imágenes.
2.- Estructuras esquemáticas de imágenes sinestésicas: esquemas de imágenes que constantemente aparecen en nuestra experiencia corporal cotidiana: continentes y relaciones, arriba-abajo, parte-todo, centro-periferia, etc.

El resto de nuestro sistema conceptual y categorial, eso que Aristóteles denominó abstracción, se forma mediante proyecciones metafóricas que toman como dominio de origen alguna de estas imágenes esquemáticas o categorías básicas, un dominio físico, para conformar un dominio destino, que es lo que quiere conceptualizar, un dominio de lo abstracto. También mediante proyecciones metonímicas desde categorías de nivel básico a otras subordinadas o superordinadas.

Todo nuestro conocimiento lo organizamos por medio de estas estructuras. La organización resultante es la responsable de los sistemas categoriales, de los efectos prototípicos y de las categorías radiales. Además tienes estas características:

- Son todos significativos (Gestalt)

- Son medios para la conceptualización y el pensamiento

- Incorporan numerosos ejemplos en diversos contextos.

- Se unen en unidades narrativas.

- Usan cuatro tipos de principios estructurantes:

1.- Estructura Imagen-esquemática: especifican imágenes esquemáticas, tales como trayectorias, escalas, contenedores, etc.

2.- Estructuras proposicionales: especifican elementos, sus propiedades y las relaciones que sostienen entre ellos.

3.- Proyecciones metafóricas: son proyecciones de un modelo proposicional o esquemático en un dominio del espacio físico a una estructura del "espacio conceptual".

4.- Proyecciones metonímicas: son modelos de uno o más de los tipos anteriores junto con una función de un elemento del modelo a otro.

 

Explicar estas estructuras nos permitirá comprender como creamos los conceptos a partir de las categorías perceptivas, ese proceso que denominamos abstracción, pero que difícilmente podemos conectar con el resto de nuestro desarrollo cognitivo. Al hilo de la explicación de estos cuatro principios estructurantes de los modelos cognitivos nos encontraremos con la gran variedad de formas por las que conceptualizamos el mundo, efectos prototípicos, categorías radiales, proyecciones metafóricas y metonímicas, etc. Finalmente, veremos también cómo determina nuestra forma de categorizar el mundo nuestro razonamiento sobre él.

 

4.2.1. Esquemas de Imágenes

 

Los esquemas de imágenes son estructuras relativamente simples que constantemente aparecen en nuestra experiencia corporal cotidiana. Son las estructuras que empleamos para construir los modelos cognitivos que conceptualizan fragmentos específicos de la realidad, bien directamente, porque ciertos objetos se ajustan a su estructura, bien a través de proyecciones metafóricas.

Los esquemas de imágenes, en general son todos significativos -gestalts-.

Entre las más importantes encontramos las siguientes, que explicamos mediante cuatro atributos:

 

- Experiencia Corporal: que expresa la relación directa con el esquema y nuestra actividad corporal.

- Elementos estructurales: que describe el esquema en función de sus partes estructurantes.

- Lógica básica: el tipo de inferencia que provoca y que determinará nuestra manera de razonar.

- Modelo metafórico: Ámbitos posibles en los que vamos a proyectar el esquema de la imagen.

 

Veamos algunos de los esquemas más importantes:

 

CONTENEDOR

  • Experiencia Corporal: Experimentamos nuestros cuerpos como contenedores y como contenidos, también nuestro entorno (habitaciones, espacios...)

  • Elementos estructurales: Interior, Límites y Exterior.

  • Lógica Básica: Todo está o dentro de un contenedor o fuera de él ( p Ú Ø p). Si el contenedor A está en el contenedor B y X está en A, entonces X está en B (Modus Ponens). Si todos los A's son B's y X está en A, entonces X está en B. (Base de la lógica de clases booleana).

  • Modelo Metafórico: El campo visual se comprende como un contenedor Þ Pensar o Comprender se entiende como ver. Algunas relaciones personales se comprenden en términos de contenedores: 'atrapado en el matrimonio', 'librarse de alguien'.

 

PARTE-TODO

  • Experiencia corporal: Somos seres completos con partes que podemos manipular. Experimentamos nuestros cuerpos como TODOS con PARTES. Nuestro nivel básico de percepción distingue la estructura fundamental de parte-todo que necesitamos para funcionar en nuestro medio físico.

  • Elementos Estructurales: Un Todo, Partes y una Configuración.

  • Lógica Básica: El esquema es asimétrico: Si A es parte de B, entonces B no es una parte de A. Es Irreflexivo: A no es parte de A. No puede ocurrir que existe el todo sin partes; pueden existir las partes y no haya todo. Sólo si las partes están en una CONFIGURACIÓN existe el Todo.

  • Modelo Metafórico: Familias y otras organizaciones sociales se comprenden como todos y partes. El concepto general mismo de estructura es una proyección metafórica de la CONFIGURACIÓN como aspecto de la estructura PARTE-TODO.

 

ENLACE

  • Experiencia Corporal: Nuestro primer enlace es el cordón umbilical y sentimos enlaces o los buscamos para protección o seguridad.

  • Elementos Estructurales: Dos entidades, A y B, y un enlace que los conecta.

  • Lógica Básica: Si A está enlazado con B, entonces A está restringido y depende de B. Simetría: Si A está enlazado con B, B está enlazado con A.

  • Metáforas: Relaciones sociales e interpersonales a menudo se comprenden en términos de enlaces.

 

CENTRO-PERIFERIA

  • Experiencia Corporal: experimentamos nuestros cuerpos como teniendo centro (el tronco, órganos internos) y periferias (dedos, pelo, uñas). También plantas y árboles. El centro es visto como más importante que la periferia. La periferia se concibe dependiendo del centro, pero no a la inversa.

  • Elementos estructurales: Una entidad, un centro y una periferia.

  • Lógica Básica: La periferia depende del centro, pero no viceversa.

  • Modelo Metafórico: Las teorías tienen principios centrales y periféricos. Lo importante se comprende como central.

 

ORIGEN-CAMINO-META

  • Experiencia Corporal: Cada movimiento supone un lugar de partida, uno de llegada, una secuencia continua de localizaciones que conectan los puntos de partida y llegada y una dirección.

  • Elementos estructurales: un Origen, un Destino, un Camino, una Dirección.

  • Lógica Básica: Si vas de un origen a un destino a lo largo de un camino, debes pasar a través de cada punto intermedio del camino.(Paradojas de Zenón)

  • Metáforas: Propósitos se comprenden en términos de destinos. Llevar a cabo un propósito se comprende como recorrer un camino hasta una meta. Eventos complejos se comprenden en términos de este esquema.

 

ESCALAS

  • Experiencia Corporal: Cuando añadimos más sustancia a una pila o receptáculo el nivel asciende. Experimentamos el mundo como poblado de objetos distintos que podemos agrupar de diversas maneras y por sustancias cuya cantidad podemos aumentar o disminuir. También cualitativamente, experimentamos que objetos y acontecimientos poseen determinados grados de intensidad. En general más es arriba y menos es abajo.

  • Elementos estructurales: Presenta una direccionalidad más o menos clara. Presenta un carácter acumulativo. Las escalas tienen carácter normativo y pueden ser cerradas o abiertas.

  • Metáforas: Veamos algunos ejemplos de las metáforas que hacen uso de la escala.

Feliz es arriba; triste es abajo.

Eso me levantó el ánimo.

Estoy hundido

Se me levantó la moral

Caí en depresión

Estoy saltando de alegría

Mi moral está por los suelos.

Lo Consciente es arriba; lo inconsciente es abajo

Levanta. Despierta

Se hundió en un profundo sueño

Ya estoy levantado

Está bajo hipnosis

Cayó dormido

Salud y Vida son arriba; enfermedad y muerte son abajo

Estoy en la cima de la vida

Cayó muerto

Se levantó entre los muertos

Cayó enfermo.

Esto es una recaída en su enfermedad.

Tener control o fuerza es arriba; estar controlado o bajo fuerza es abajo.

Tengo control sobre él.

Es superior a sus fuerzas

Estoy por encima del bien y del mal

Más grande será la caída.

Reunión en la Cumbre

Más es arriba; menos es abajo

Sus ingresos disminuyeron cada año

Es menor de edad.

Tiene unos ingresos muy elevados

El número de errores es muy bajo

El número de ediciones anuales sigue aumentando

Lo bueno es arriba; lo malo es abajo

Alto standing

Alta fidelidad.

El año pasado alcanzamos un pico, pero hemos ido cuesta abajo desde entonces.

 

4.2.2. Estructuras Proposicionales

 

Las estructuras proposicionales no utilizan elementos imaginativos, es decir, metáforas, metonimias, imaginería mental. Cada modelo proposicional tiene una ontología y una estructura. La ontología es el conjunto de elementos usados en el modelo. La estructura consiste en las propiedades de los elementos y relaciones que se establecen entre los elementos. Los elementos de la ontología pueden ser o conceptos de nivel básico -entidades, acciones, estados, propiedades- o pueden ser esquemas de imágenes. En general suele existir un esquema de la imagen como punto de partida. Este tipo de modelos es lo que tradicionalmente se ha denominado concepto, por ejemplo es de este tipo (conjunto de rasgos) nuestra caracterización del 'café' y la taxonomía que hemos hecho de las bebidas. Hay cuatro tipos:

 

La proposición simple:

Elementos de la ontología: argumentos y un predicado básico que relaciona a aquéllos argumentos
Esquema: Parte-todo.
Entre los argumentos pueden establecerse ciertas relaciones semánticas: agente, paciente, un instrumento, una localización, etc.
Las relaciones semánticas son representadas estructuralmente por esquemas de enlace.

 

El Escenario o Script:

Ontología: Un estado inicial, una secuencia de eventos y un estado final
Esquema: origen-camino-meta.
El escenario es un todo y cada uno de los elementos es una parte.
Ejemplo: Ir a comer a un restaurante.
Muchos conceptos son caracterizados en términos del escenario.
Camarero es relativo a un escenario Restaurante.

 

El Conjunto de Rasgos:

Ontología: Una colección de Propiedades.
Esquema: Contenedor, donde las propiedades están dentro del contenedor.
Ejemplo: categorías clásicas, como nuestra conceptualización de 'café'.

 

Taxonomías: Una estructura jeraquizada de categorías clásicas.

Ontología: Categorías.
Esquema: Cada categoría por un esquema Contenedor, la jerarquía por esquemas Parte-Todo y Arriba-Abajo. Cada categoría de orden superior es un todo con las categorías inmediatamente inferiores como sus partes.

 

4.2.3. Proyecciones Metafóricas

 

Las proyecciones metafóricas son proyecciones de un modelo proposicional o esquemático en un dominio a una estructura correspondiente en otro dominio. Son estas proyecciones lo que nos permite ampliar nuestro conocimiento del mundo a partir de lo ya conocido. A parte de la idea tradicional de la metáfora como recurso literario o retórico, debemos pensarla ahora como una herramienta cognitiva sumamente importante, que nos facilita la tarea de comprender aspectos difíciles de la realidad en función de otros más básicos y mejor conocidos. Nuestro lenguaje está repleto de metáforas que han pasado ya a formar parte de nuestra manera de concebir el mundo. Por ejemplo, no podríamos decir literalmente que los túneles tienen boca o las botellas cuello, sin embargo estas expresiones formar parte de nuestro vocabulario cotidiano.

Veamos un ejemplo de proyección metáforica que construye un concepto muy empleado en nuestra vida: el Amor

 

EJEMPLO DE PROYECCIÓN METAFÓRICA: EL AMOR

 

 

COMO FUERZA FÍSICA

COMO PACIENTE

"Puedo sentir la electricidad que hay entre nosotros"

"Es una relación enferma"

"Fui atraído hacia ella magnéticamente"

"El suyo es un matrimonio fuerte y sano"

"Hay una energía increíble en su relación"

"Su relación esta mejorando"

 

 

COMO LOCURA

COMO MAGIA

"Estoy loco por ella."

"Me hechizó."

"Me hace perder el juicio."

"Me tenía hipnotizado."

"Estoy chiflado por él."

"La magia se ha ido."

 

 

COMO GUERRA

 

"Le conquistó."

"La asediaron los pretendientes."

"Me tiró los tejos."

 

4.2.4. Proyecciones Metonímicas

 

Son modelos de uno o más de los tipos anteriores, junto con una función de un elemento del modelo a otro. Más sencillamente un modelo metonímico es un modelo de cómo dos conceptos, A y B, están relacionados en una estructura conceptual, teniendo en cuenta que uno de los conceptos, B, es más sencillo de comprender, de reconocer, de recordar o más útil inmediatamente que A. Sin embargo B es parte de A. Pero en la proyección metonímica entendemos A en función de B.

Hay varios tipos:

 

Estereotipos Sociales: los estereotipos sociales pueden usarse en vez de la categoría como un todo. Son usualmente conscientes y a menudo están sujetos a discusión pública. Definen expectativas culturales, son usados en el razonamiento y especialmente en la obtención de conclusiones. No obstante se reconocen como inadecuados, por lo que su uso en el razonamiento es puesto en cuestión.

Ejemplos:

  • Los catalanes son interesados y tacaños.

  • Los negros son sucios y menos inteligentes que los blancos.

  • Los gitanos son ladrones y mentirosos.

 

Ejemplo típicos: Normalmente son inconscientes y automáticos, no se someten a discusión pública y no parecen cambiar significativamente a lo largo del tiempo.

Nuestro conocimiento sobre casos típicos conduce a efectos prototípicos.

Por ejemplo, piensa en un pájaro. ¿Has pensado en un pingüino? Un pingüino no parece un buen ejemplar de pájaro. Un mejor prototipo sería un gorrión, una paloma, etc. Los efectos prototípicos producen una taxonomía radial donde en el centro está el ejemplo típico y conforme se distancian de este ejemplo se sitúan más en la periferia otros elementos pertenecientes a la categoría.

 

Ideales: Muchas categorías son comprendidas en términos de casos abstractos ideales, que no tienen porqué ser típicos o estereotípicos.

Nuestro conocimiento cultural se organiza mediante ideales (casa ideal, trabajo ideal, ideal de pareja).

 

Ejemplo Comparativos: Comprendemos las categorías en términos de miembros individuales que representan o un ideal o un opuesto. Por ejemplo Indurain es un ideal de deportista y tendemos a comparar al resto con él.

También basamos inferencias sobre una teoría popular, según la cual las personas ejemplares en algún dominio son ejemplares como personas.

 

Generadores: Algunos miembros de las categorías pueden definirse o generarse por los miembros centrales más algunas reglas generales. Por ejemplo, los números naturales se generan de esta forma. De esta manera la categoría se comprende a partir de un pequeña subcategoría.

 

Submodelos: Tienen un lugar especial en el razonamiento, especialmente al hacer aproximaciones y estimar tallas. Un buen ejemplo de submodelo son las potencias de diez para comprender y utilizar los números.

Por ejemplo, 98% es aproximadamente 100%, es verdadero. Pero 100% es aproximadamente 98%, parece falso. (Razón por la cual en tiempos de rebajas se marcan los precios como 995 pts. Mejor que 1000 pts.)

Algunos submodelos tienen bases biológicas: colores primarios, emociones básicas, etc. Otros son estipulados culturalmente.

 

Categorías Radiales: Algunas categorías se estructuran radialmente respecto a un número de sus subcategorías. No hay reglas generadoras de la categoría, sino que más bien es el resultado de una convención y deben aprenderse una a una, aunque las extensiones no son arbitrarias, el modelo central determina las posibilidades de extensión. Mejor diremos que las extensiones de un modelo central son motivadas por el modelo central más ciertos principios generales de extensión.

Ontología: Una categoría y sus subcategorías

Esquema: la Categoría se representa como un contenedor y sus subcategorías son contenedores dentro de ella. Se estructura por medio del esquema Centro-Periferia.

Ejemplo: Madre. Ver el desarrollo en el cuadro siguiente.

 

Gráfico de la Categoría Radical de Madre

 

Ejemplo de Estructura Radial

Caso central: Madre, mujer siempre, que ha dado a luz al hijo, ha aportado al niño la mitad de los genes, ha criado al hijo, está casada con el padre, es de una generación mayor que el hijo y es la responsable legal del niño.

Madrastra: No ha dado a luz al hijo ni le ha aportado genes, pero es la actual esposa del padre.

Madre Adoptiva: Ni ha dado a luz al niño, ni le ha aportado genes, pero es la responsable legal y tiene la obligación de criarle.

Madre de Nacimiento: Da a luz al hijo, pero lo da para su adopción.

Madre Natural: Da a luz al hijo.

Madre biológica: Da a luz al hijo, pero no es madre en ningún otro sentido.

Madre de alquiler: Contratada para dar a luz al hijo, que puede que no sea ni suyo.

Madre soltera.

Madre Genética: Aquella que aporta un óvulo que se implanta en un útero distinto y que no tiene nada más que ver con el niño.

Estas subcategorías se comprenden como desviaciones del caso central. Pero no existen como subcategorías todas las posibles combinaciones, por ejemplo no existe una madre que sea responsable legal y que no cuide al niño.

Efectivamente estas categorías son definidas culturalmente y tienen que aprenderse.

 

4.3. Categorías

 

Ya hemos visto cómo construimos categorías, no hay un único modo. A veces, la categoría responde a lo que hemos denominado categoría clásica, que pretende atrapar una realidad externa e independiente del individuo. Un buen ejemplo, aunque no por ello indiscutible, son las categorías de especies y géneros naturales. Pero, para la mayor parte de las situaciones, tal realidad externa e independiente de nosotros no existe como tal y nuestra manera de categorizar el mundo supone a menudo crearlo para nosotros. Hemos visto que hay muchas maneras de organizar la realidad que intervienen en nuestras actitudes sociales e individuales, en nuestros razonamientos y en nuestra generación de conclusiones. Es en este punto sobre lo que queremos insistir. Vamos a analizar cómo nuestra manera de categorizar la realidad crea al mundo y a nosotros dentro de él. Para ello vamos a hacer un ejercicio antropológico de lengua comparada. Pero antes detengámonos en el siguiente texto de Borges:

Borges asegura haber encontrado en una antigua enciclopedia china, titulada "El emporio celestial del Conocimiento Benevolente", la siguiente clasificación del reino animal:

"En sus remotas páginas está escrito que los animales se dividen en:

a) Pertenecientes al emperador

b) Embalsamados

c) Amaestrados

d) Lechones

e) Sirenas

f) Fabulosos

g) Perros sueltos

h) Incluidos en esta clasificación

i) Que se agitan como lobos

j) innumerables

k) dibujados con un pincel finísimo de pelo de camello

l) etcétera

m) que acaban de romper el jarrón

n) que de lejos parecen moscas

J.L. Borges. Otras Inquisiciones, 1966.

 

¿Qué impresión te produce esta clasificación de los animales? ¿Puedes encontrar algún criterio de clasificación?

Parece que es una arbitrariedad, que alguien en un sueño surrealista ha puesto juntos cosas que desde nuestro punto de vista es imposible unir. Parece justo lo contrario a una clasificación. Apelemos a la imaginación de Borges para disculpar tal creación.

¿Pero, qué opinas de este otro ejemplo obtenido de la realidad cultural de un pueblo aborigen australiano?

 

Sistema de clasificación en el lenguaje Dyirbal (Australia)

Un hablante Dyirbal siempre que usa un nombre en una oración debe anteponer una variante de entre cuatro palabras. Estas palabras clasifican todos los objetos en el universo Dyirbal, y para hablar correctamente uno debe usar el correcto clasificador antes de cada nombre. Estas palabras son:

I. Bayi: hombres, canguros, zarigüeyas, murciélagos, la mayoría de las serpientes, la mayoría de los peces, algunos pájaros, la mayoría los insectos, la luna, tormentas, el arco iris, boomerangs, algunas lanzas, etc.

II. Balan: mujeres, perros, ornitorrincos, algunas serpientes, algunos peces, la mayoría de los pájaros, luciérnagas, escorpiones, grillos, orugas, todo lo relacionado con el agua o el fuego, el sol y las estrellas, escudos, algunas lanzas, algunos árboles, etc.

III. Balam: Todas las frutas comestibles y sus plantas productoras, tubérculos, helechos, miel, cigarrillos, vino y pasteles.

IV. Bala: Partes del cuerpo, carne, abejas, el viento, tallos de batata, algunas lanzas, la mayoría de los árboles, la hierba, el barro, las piedras, ruidos y el lenguaje, etc.

R.M.W. Dixon (1982). Where have all the adjectives gone? Berlín, Walter de Gruyter.

 

¿Qué tienen que ver las mujeres con lo relacionado con el fuego o el agua?

¿Por qué la mayoría de los peces están en el primer grupo y algunos están en el segundo?

¿Por qué hay algunos árboles en Bayi y la mayoría están en Bala?

¿Tiene alguna lógica esta categorización o resulta semejante a la ficción de Borges?

¿Qué tipo de Mundo tiene el pueblo Dyirbal? ¿Será muy diferente del nuestro?

Dixon, el antropólogo autor de este estudio, después de la perplejidad natural que le produjo el conocimiento del sistema de categorización de los Dyirbal, intentó comprender la lógica del sistema. Obtuvo un esquema general de clasificación que sería el siguiente:

I. Bayi: Humanos masculinos y animales.

II. Balan: Humanos femeninos, agua, fuego y el luchar.

III. Balam: Comidas no cárnicas.

IV. Bala: Todo lo que no está en otras clases.

Aparte de este esquema general de clasificación, Dixon encontró un conjunto de reglas que explican lo que, desde nuestro punto de vista nos llama tanto la atención. Por ejemplo:

Reglas:

a) Si hay un dominio básico de experiencia asociado con A, entonces es natural para las cosas de ese dominio estar en la categoría de A.

Ejemplos: Los peces están en I, luego los aparejos de pesca estarán en I. Si nos referimos a un árbol frutal, pero para hablar de su madera, a un uso para hacer muebles entonces se usa Bala (IV) y no Balam (III).

b) Si algún nombre tiene la característica X, pero está, por la creencia o el mito, conectado con la característica Y, entonces generalmente pertenece a la clase de Y y no a la de X.

Ejemplos: Los pájaros, que son animales, deberían estar en I, pero como se cree de ellos que son espíritus de mujeres muertas, están en la clase II (sólo hay una palabra para referirse a espíritus femeninos y pájaros balan muguyngan). Hay excepciones, de algunos pájaros se cree que son hombres míticos, de ahí la presencia de algunos pájaros en I.

Por el mito se cree que la luna y el sol son marido y mujer, así la luna -el marido- está en I y el sol en II.

De los grillos se cree que son viejas mujeres y entonces están en II.

c) Si un subconjunto de nombres tiene una importante propiedad particular que el resto del conjunto no tiene, entonces los miembros del subconjunto pueden asignarse a una clase distinta a la del resto del conjunto. Normalmente la propiedad es 'lo peligroso'.

Ejemplo: Los peces están la mayoría en la clase I, pero el pez piedra y el gar fish son peligrosos por lo están en la clase II.

Como vemos, efectivamente el mundo de los Dyirbal es bastante diferente al nuestro, y no lo hace diferente la realidad física sino especialmente las creencias que se tengan sobre ella. Son estas creencias las que intervienen a la hora de categorizar el mundo, y puesto que las categorías van a determinar la estructura del lenguaje y del pensamiento, el pensamiento que tiene el pueblo Dyirbal sobre la realidad difiere en gran medida del que tengamos nosotros.

Como vemos el mundo de los seres humanos es el resultado de un complejo proceso de percepción, conceptualización y categorización de la realidad. En ese proceso intervienen numerosos factores, biológicos, sociales, culturales. Además la propia facultad cognitiva del ser humano de tener un mundo está propiciada y determinada por una realidad que nos exige nuestra adaptación. Es esta necesidad la que finalmente reconstruye la realidad según nuestro interés y es a eso a lo que mejor podemos denominar inteligencia.

Antes de continuar y ver cómo iniciamos los procesos de razonamiento, será útil resumir el conjunto de ideas importantes que hemos obtenido por ahora.

 

Resumen

 

4.4. Un Caso de Estudio: La Ira

 

Lentamente nos hemos ido adentrando en el proceso por el cual empezamos a utilizar los conceptos y las categorías para producir nuevos conocimientos, para comprender nuevas situaciones, para resolver nuevos problemas que el medio variable y no etiquetado nos presenta cada día. A todo eso es a lo que vamos a denominar razonamiento. El razonamiento no es solamente el razonamiento deductivo que pretende conectar cadenas de juicios a un punto de partida incondicionado o evidente, creando así una teoría, un edificio de conocimientos bien trabado en donde cada afirmación se apoya deductivamente en la anterior. Razonamos de muchas otras maneras, porque a menudo tenemos que decidir bajo incertidumbre, con falta de información, arriesgar intuiciones, hacer apuestas. A veces, decidimos lo que no parece razonable, hacemos lo que no debemos, dejamos paso a que nuestros sentimientos y emociones intervengan decisivamente en la toma de decisiones. A todas estas circunstancias debemos también dar respuesta. En este punto y en temas siguientes vamos a ir viendo facetas del razonamiento, maneras cotidianas de razonar y también finalmente cuando construimos sistemas de razonamiento -la lógica. Por ahora vamos a poner de manifiesto a través de un caso de estudio, obtenido de un trabajo de G. Lakoff, como hay procesos de razonamiento incluidos en nuestra creación conceptual y cómo intervienen en nuestras conductas y actitudes ante la vida. El caso seleccionado es la ira. Vamos a intentar poner de manifiesto qué consecuencias se derivan de nuestra manera de conceptualizar esa emoción primaria que es la ira.

 

4.4.1. La Teoría Popular sobre la Ira

Popularmente creemos que los efectos psicológicos de la cólera son:

  • Incremento del calor corporal

  • Incremento de la presión interna (presión sanguínea, muscular)

  • Agitación

  • Fallos en la Percepción

  • Cuando la Ira se incrementa los efectos psicológicos se incrementan

  • Hay un límite más allá del cual los efectos fisiológicos de la ira perturban el funcionamiento normal

  • Los efectos fisiológicos de la emoción están por la emoción.

Sobre estos principios se constituye un sistema de metonimias: calor corporal, presión interna, agitación y fallos de la percepción, lo que produce la metáfora más general para la Cólera:

IRA ES CALOR, hay dos versiones una para fluidos y otra para sólidos

FLUIDOS: IRA ES EL CALOR DE UN FLUIDO EN UN CONTENEDOR

SÓLIDOS: IRA ES FUEGO.

La versión sobre fluidos es más elaborada porque en nuestro sistema conceptual general tenemos la metáfora general:

 

EL CUERPO ES UN CONTENEDOR DE LAS EMOCIONES

  • Estar lleno de ira, de contento.

  • No cabe más felicidad en mí

  • Desborda alegría por los poros

  • Estar saturado de aburrimiento, de dolores

  • La procesión va por dentro

La metáfora IRA ES CALOR más EL CUERPO ES UN CONTENEDOR DE LAS EMOCIONES produce la metáfora central del sistema:

 

LA IRA ES EL CALOR DE UN FLUIDO EN UN CONTENEDOR

  • Me hierve la sangre

  • Estoy a punto de explotar

  • Me estás calentando

  • Estoy hasta el gorro, las narices...

En el modelo cognitivo encontramos entonces las siguientes Proyecciones:

 

CUANDO EL FLUIDO HIERVE SE DERRAMA

  • Echar espuma por la boca.

  • Ojos rojos de Ira

  • Se le subió la sangre a la cabeza

  • Salirse de sus casillas

  • Echar chispas/rayos...

 

IRA INTENSA PRODUCE VAPOR

  • Está que echa humo

  • Echar fuego por los ojos

 

IRA INTENSA PRODUCE PRESIÓN EN EL CONTENEDOR.

  • Está colmando el vaso

  • Estar a punto de explotar

  • Estar hasta el gorro/narices...

  • Si sigues apretando salto.

 

NECESIDAD DE MANTENER LA PRESIÓN BAJA

  • Es mi válvula de escape

  • Necesito enfriarme

 

SI LA IRA ES MUY INTENSA, EL CONTENEDOR EXPLOTA

  • No pude más y exploté

  • Reventé

 

CUANDO ALGO EXPLOTA, PARTES SE EXPANDEN POR EL AIRE.

  • Echar sapos y culebras

  • Echar chiribitas

 

CUANDO ALGO EXPLOTA, LO QUE ESTABA DENTRO SALE

  • Sacarle a uno de sus casillas

  • Llevársele el diablo

  • Saque lo peor de mí

  • Mostré la peor cara

  • Eche las bilis.

 

SÓLIDOS: IRA ES FUEGO

Esta metáfora subraya la causa de la ira, la intensidad y duración, el daño a otros y a sí mismo.

  • Estos son comentarios incendiarios

  • No eches más leña al fuego

  • Echar fuego por los ojos

  • Estoy que ardo

  • Se está consumiendo.

 

OTRAS METÁFORAS IMPORTANTES

Agitación ® Enfermedad

Ira ® Agitación


IRA ES ENFERMEDAD

  • Se ha vuelto loco

  • Se ha puesto de mil colores

  • Está fuera de sus cabales

  • Me estás poniendo enfermo, histérico...

 

Este conjunto de proyecciones metafóricas termina en un modelo proposicional que aporta la estructura al concepto. De esta manera obtenemos un escenario que describe la secuencia que ocurre cuando sentimos la ira. Esto es importante porque igual que ir a comer a un restaurante contiene una secuencia, sentir ira parece contener otra que se nos impone como algo dado. El escenario sería el siguiente:

 

4.4.2. El Escenario Prototípico

 

Etapa 1: OFENSA

Hay un acontecimiento ofensivo intencional que degrada al sujeto, S. Esto constituye una ofensa y produce la ira de S. Las escalas de justicia sólo pueden equilibrarse por algún acto de retribución o venganza que sea proporcional con la intensidad del daño.

Etapa 2: IRA

Asociado con lo que produce la Ira hay una escala de intensidad. Si la intensidad de la ira se incrementa, S experimenta efectos psicológicos que ejercen una fuerza sobre S que le lleva a buscar venganza. Dado que la venganza es peligrosa y/o socialmente inaceptable, S tiene la responsabilidad de controlar su ira. Además la pérdida de control es perjudicial para S.

Etapa 3: INTENTO DE CONTROL

S intenta controlar su Ira.

Etapa 4: PÉRDIDA DE CONTROL

Cada persona tiene un cierta tolerancia al control de la ira, que es el punto límite en la escala de la cólera. Cuando la intensidad va más allá de ese límite, S no puede controlar su ira y busca un acto de venganza.

Ya que S está fuera de control y actúa bajo coerción, no es responsable de su acción.

Etapa 5: VENGANZA

S realiza un acto de venganza de una intensidad semejante a la de la ofensa. Tras la cual las escalas se equilibran y la intensidad de la ira cae a cero.

 

4.4.3. Modelos Cognitivos y Razonamiento

 

¿Cómo estas estructuras conceptuales afectan nuestras vidas?

Este marco de conceptualización de la ira lo vamos a encontrar en otras categorizaciones donde sentimos una ofensa. Por ejemplo con el deseo. El Deseo es un concepto complejo que comprendemos mediante un sistema de metáforas conceptuales:

 

EL DESEO ES HAMBRE; EL OBJETO DEL DESEO ES COMIDA

  • Está hambriento de Sexo

  • Tengo apetito sexual

  • Ella es un bombón, un bollito.

  • Se le cae la baba al verla

  • Es deliciosa

  • Está muy bueno.

 

UNA PERSONA CON DESEO ES UN ANIMAL

  • ¡No me toques, Animal!

  • Parece un lobo

  • Está a punto de saltar sobre ella

  • Es un tigre en la cama

  • Me conviertes en una bestia

  • Es una zorra

  • Parece una perra en celo

 

EL DESEO ES CALOR

  • Estoy ardiendo de pasión

  • Es frígida

  • Consumirse por el deseo

  • ¡No seas fría conmigo!

 

EL DESEO ES ENFERMEDAD

  • Estoy loca por él

  • Enloquecer de amor

  • Me vuelves loco, nena

  • Es un maníaco sexual

  • Es un adicto al sexo

  • Me hace perder el sentido

 

UNA PERSONA CON DESEO ES UNA MÁQUINA EN FUNCIONAMIENTO (UN COCHE)

  • Ponme en marcha

  • Me pone a 100

  • No me aparques aún

  • ¡Echa el freno!

 

EL DESEO ES GUERRA

  • Es conocido por sus conquistas

  • Tener una buena arma

  • Ella se rindió a sus encantos

  • Tirarse a alguien.

 

LA SEXUALIDAD ES UNA FUERZA FÍSICA; EL DESEO ES UNA REACCIÓN A ESA FUERZA

  • Va a ser una bomba

  • Devoradora de hombres

  • Puedo sentir la electricidad entre nosotros

  • No funcionó la química

  • Tiene un magnetismo animal

  • Me siento atraído por ella.

 

Como vemos numerosas proyecciones son comunes al deseo y a la ira. ¿Qué ocurrirá si al sentir deseo una ofensa nos provoca enfado o ira? Veamos en el siguiente pasaje obtenido de un libro de entrevistas realizadas a hombres sobre la violación cómo se pone en marcha un proceso de razonamiento, que no por poder comprenderlo, según lo analizado, resulta justificable.

Entrevista con un bibliotecario de buenas maneras del distrito financiero de San Francisco.

 

" Digamos que veo a una mujer que es muy hermosa, decente y sexy, muy femenina, que ofrece vibraciones sexuales. Yo pienso, 'guau, me gustaría hacer el amor con ella', pero yo sé que a ella no le intereso. Es una molestia. Un montón de veces una mujer sabe que se muestra como una tía buena y lo utiliza y hace gala de ello, y me hace sentir como si ella se estuviera riéndose de mí y me siento degradado.
También me siento deshumanizado, porque cuando estoy siendo molestado, me apago, dejo de ser un ser humano. Porque si yo voy con mis emociones humanas, lo que deseo es rodearla con mis brazos y besarla, pero eso es inaceptable. No me gusta ese sentimiento y no poder abrazarla y besarla; así que apago mis emociones. Es un sentimiento de humillación, porque la mujer me ha obligado a inhibir mis sentimientos y a reaccionar de una manera que realmente yo no quiero. Si yo estuviera lo suficientemente desesperado para violar a alguien, sería a alguien a quien deseara, pero también sería un acto muy rencoroso, le diría 'tengo poder sobre ti y puedo hacer lo que quiera contigo'; porque realmente siento que me puede sólo por su presencia. Sólo el hecho de que pueda venir hacia mí y derretirme y hacerme sentir como un muñeco me produce deseos de venganza. Ellas tienen poder sobre mí y así yo quiero poseerlas también".

En Timothy Beneke, Men on Rape (1982)

 

Analicemos la lógica incluida en esta declaración:

La lógica del pasaje está basada en la metáfora "la sexualidad es una fuerza física"; que se refleja en expresiones tales como: es muy femenina, que ofrece vibraciones sexuales...", "sólo el hecho de que pueda venir hacia mí y derretirme y...".

El hablante asume que 'una mujer es responsable de su apariencia física' y como 'la apariencia física' es una 'fuerza física', asume que, si parece sexy, está utilizando su apariencia sexy como una fuerza contra él ("una mujer sabe que se muestra como una tía buena y lo utiliza...').

El hablante también asume que 'las emociones sexuales son parte de la naturaleza humana' y que 'una persona que usa una fuerza es responsable del efecto de esa fuerza' Se sigue que, una mujer con una apariencia sexy es responsable de suscitar las emociones sexuales del hombre ("Ella tiene poder sobre mí sólo con su presencia').

El hablante tiene una teoría popular adicional sobre la relación entre emoción sexual y acción sexual. La emoción desemboca en la acción. ("Porque si voy con mis emociones humanas, lo que deseo es rodearía con mis brazos y besarla'). Esto le produce problemas ("hacer esto es inaceptable'). Lo que está basado en la teoría popular de que 'la acción sexual contra alguien es inaceptable'.

Por lo tanto, 'para actuar moralmente, uno debe evitar la acción sexual'. Pero para evitar la acción habrá que inhibir la emoción ("así que apago mis emociones'). Luego 'para actuar moralmente, uno debe inhibir la emociones'.

Esto es lo que produce el sentimiento de humillación, de pérdida de su condición de humano. Porque el hablante asume que 'las emociones sexuales son parte de la naturaleza humana y por lo tanto, inhibir las emociones sexuales es ser menos se humano.

De todo ello:

Una mujer con una apariencia sexy hace a un hombre que actúe moralmente menos humano. Esto es una ofensa y desea venganza. Esa venganza conlleva el uso de un poder sexual y así, él ve la violación como una posibilidad de compensación.

La lógica parece clara, por supuesto es inadmisible no sólo desde el punto de vista lógico sino también desde el moral, pero tristemente no es extraño encontrar en nuestras sociedades occidentales razonamientos de este tipo inducidos por la manera que tenemos de conceptualizar la ira, el deseo o incluso el amor. No es extraño encontrar sentencias de jueces que exculpan o debilitan penas a violadores con argumentos de este tipo. Lo grave de lo expuesto es que nuestra manera de categorizar estas emociones está integrado en nuestro razonamiento, nuestra conducta y actitudes y en nuestras expectativas ante los demás. Además el sistema conceptual que hemos intentado mostrar no nos es del todo consciente, por lo que poner soluciones pasa por reconsiderar nuestro sistema conceptual y lingüístico.

Se sabe que las agresiones sexuales ocurren con mucha más frecuencia en Occidente que en otras sociedades, lo que de alguna manera prueba que nuestra forma de concebir el mundo lo constituye de un modo u otro. Si volvemos atrás, al ejemplo de proyección metafórico donde analizábamos el amor, encontraremos que nuestras metáforas nos remiten a la guerra, a la fuerza, a la enfermedad. ¿Qué pasaría si hubiéramos conceptualizado el amor de otro modo?

Cap3 | Inicio | Cap5