LA EVALUACIÓN DE NUESTRO NIVEL DE ANSIEDAD A TRAVÉS DE LOS SÍNTOMAS

Dr. Antonio Cano Vindel

Presidente de la SEAS


 

NOTA: La información que se proporciona en esta página es meramente orientativa y no pretende sustituir en absoluto a la evaluación psicológica profesional.

A la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS) nos llegan muchas demandas de personas que solicitan información acerca de problemas relacionados con ansiedad y estrés. Uno de los objetivos de la SEAS es difundir información general al gran público, que pueda ser útil para conocer mejor, prevenir y ayudar a solucionar este tipo de problemas.

En muchas ocasiones la demanda que se nos hace tiene que ver con la cuantificación del nivel de ansiedad ("no sé si tengo mucha ansiedad"). Para una persona es importante saber si lo que le está sucediendo es normal o, por el contrario, debe preocuparse por ello y buscar soluciones.

Ante esta demanda vamos a intentar dar una respuesta que pueda ayudar a estas personas a autoevaluar su nivel de ansiedad, en una primera aproximación, sin la intervención de un profesional, lo que resulta un tanto difícil. Un especialista en ansiedad puede haber estudiado cinco años de la licenciatura, más dos años de un curso de postgrado, y además algunos otros han realizado un doctorado en cinco años o más.

Si cuantificamos la frecuencia o la intensidad de las reacciones de ansiedad que tenemos normalmente (preocupaciones, inseguridad, temor, palpitaciones, aceleración cardiaca, evitación de situaciones, etc.) podemos medir nuestro nivel de ansiedad. Pero tenemos que comparar nuestro nivel de ansiedad con una norma (con las respuestas de una gran muestra de personas).

Con el propósito de medir o evaluar la ansiedad se han construido muchos instrumentos de uso profesional cuyas propiedades psicométricas (fiabilidad, validez, etc.) han sido bien estudiadas. 

En España, se elaboró el Inventario de Situaciones y Respuestas de Ansiedad (ISRA), que fue desarrollado por los profesores de la Universidad Complutense de Madrid Juan José Miguel Tobal y Antonio Cano Vindel. Publicado en el año 1986, ha sido traducido y adaptado a más de una docena de países y lenguas diferentes. Se trata de un test psicológico que permite medir el nivel de ansiedad de cualquier individuo, a partir de los 15-16 años (existen también otras versiones para niños y adolescentes). Este instrumento ha sido publicado por TEA Ediciones.

El ISRA evalúa el nivel general de ansiedad (rasgo general de personalidad ansiosa), los tres sistemas de respuesta por separado (lo que pensamos, regulado por el sistema cognitivo; lo que sentimos a nivel corporal, o sistema fisiológico; y lo que hacemos, o sistema conductual-motor), así como cuatro rasgos específicos de ansiedad o áreas situacionales (ansiedad ante situaciones de evaluación, ansiedad en situaciones sociales o interpersonales, ansiedad en situaciones fóbicas, y ansiedad en situaciones de la vida cotidiana). 

Presenta una serie de situaciones, que son aquéllas en las que solemos reaccionar con ansiedad, así como otro conjunto de respuestas, que constituyen los principales síntomas de ansiedad. 

Este test posee una gran capacidad de discriminación entre grupos, pues permite diferenciar por sus puntuaciones a distintas muestras de individuos de población general, sujetos con trastornos psicofisiológicos (trastornos cardiovasculares, como hipertensión, arritmias, etc.; sujetos con trastornos dermatológicos; dolores relacionados con tensión; etc.) y sujetos con trastornos de ansiedad (crisis de ansiedad, agorafobia, fobia social, ansiedad generalizada, trastorno obsesivo compulsivo, etc.)

Como todos los tests psicológicos, éste debe ser aplicado por un profesional de la psicología que sea especialista en el tema. No obstante, es posible realizar una evaluación aproximativa de la ansiedad a partir de sus principales síntomas, que sirva al lector a modo de autoevaluación.

Los síntomas de ansiedad que veremos a continuación podemos observarlos en nosotros mismos cuando estamos nerviosos y pueden ser tomados como un índice de nuestro nivel de ansiedad. Podemos evaluar la frecuencia con la que aparecen estos síntomas según una escala de 0 a 4 puntos y hacernos una idea aproximada de nuestro nivel de ansiedad, tras realizar algunas simples sumas.

Veamos primero algunos de los síntomas y a continuación las instrucciones que nos permitirán autoevaluarnos de una manera general. Esta evaluación no será muy precisa, pero sí podremos tener una cierta idea de cuál puede ser nuestro nivel de ansiedad. Vamos a trabajar con una selección de ítems o cuestiones, extraídos del ISRA.

MUESTRA DE SÍNTOMAS O RESPUESTAS DE ANSIEDAD

Respuestas Cognitivas (lo que pensamos o sentimos)
- Preocupación
- Pensamientos o sentimientos negativos sobre uno mismo
- Inseguridad
- Temor a que nos noten la ansiedad y a lo que pensarán si esto sucede

Respuestas Fisiológicas (lo que sucede en nuestro cuerpo)
- Molestias en el estómago
- Sudor
- Temblor
- Tensión
- Palpitaciones, aceleración cardiaca

Respuestas Motoras (lo que manifestamos en nuestro comportamiento)
- Movimientos repetitivos (pies, manos, rascarse, etc.)
- Fumar, comer o beber en exceso
- Evitación de situaciones

Instrucciones

Cada síntoma debe ser evaluado por la frecuencia con que tenemos dicho síntoma o respuesta, en general en nuestra vida, de acuerdo con la siguiente escala de frecuencias.

0: Casi nunca; 1: Pocas veces; 2: Unas veces sí, otras veces no; 3: Muchas veces; 4: Casi siempre

SÍNTOMAS

FRECUENCIA

- Preocupación

0  1  2  3  4

- Pensamientos o sentimientos negativos sobre uno mismo

0  1  2  3  4

- Inseguridad

0  1  2  3  4

- Temor a que nos noten la ansiedad y a lo que pensarán si esto sucede

0  1  2  3  4

- Molestias en el estómago

0  1  2  3  4

- Sudor

0  1  2  3  4

- Temblor

0  1  2  3  4

- Tensión

0  1  2  3  4

- Palpitaciones, aceleración cardiaca

0  1  2  3  4

- Movimientos repetitivos (pies, manos, rascarse, etc.)

0  1  2  3  4

- Fumar, comer o beber en exceso

0  1  2  3  4

- Evitación de situaciones

0  1  2  3  4

En teoría, la puntuación mínima que podemos obtener sobre estas doce respuestas de ansiedad, al sumar las puntuaciones que estimamos para cada síntoma, sería cero (0 por 12 síntomas). La máxima puntuación que podríamos alcanzar teóricamente sería 48 (4 por 12). Sin embargo, en la práctica al evaluar a muchas personas se observa que nadie alcanza estas puntuaciones extremas. Así, por ejemplo, los varones obtienen una puntuación mínima de 4 puntos y máxima de 32; mientras que las mujeres estarían entre 5 y 35.

Interpretación de los resultados obtenidos en el nivel general de ansiedad

A partir de este resultado (suma de las puntuaciones dadas a cada uno de los síntomas), y si ponemos el punto de corte en el centil 75, esto es, si consideramos que convendría empezar a preocuparnos por nuestro nivel de ansiedad cuando tengamos más ansiedad que el 75% de la población, tenemos que los varones alcanzan este centil 75 cuando suman unos 16 puntos en la suma de sus puntuaciones autoevaluadas sobre estos 12 síntomas (cognitivos, fisiológicos y motores). En cambio, como las mujeres tienen en general mayores niveles de ansiedad que los varones, una mujer alcanza el centil 75 (supera al 75% de las mujeres), cuando sus puntuaciones en los 12 síntomas suman unos 19 puntos.

¿Qué debe hacer un varón que suma más de 16 puntos, o una mujer que suma más de 19? Sería de interés someterse a una evaluación más exhaustiva, realizada por un profesional. Debemos tener en cuenta que es probable que estos individuos con altas puntuaciones en el nivel general de ansiedad pueden alcanzar niveles todavía más altos que el centil 75 en alguno de los tres sistemas de respuesta de ansiedad (a nivel cognitivo-subjetivo, a nivel fisiológico, o a nivel conductual-motor).

Por lo general, las personas que alcanzan niveles iguales o superiores al centil 75 se consideran a sí mismas personas nerviosas y, en algunos casos, puede que hayan tomado algún ansiolítico, o fármaco para reducir su ansiedad. Ver "Los trastornos de ansiedad"

Las personas que alcanzan el nivel 99 suelen presentar importantes problemas de ansiedad, siendo frecuente que lleven tiempo consumiendo ansiolíticos. Ver los criterios diagnósticos sobre trastornos de ansiedad.

Actualmente, el entrenamiento en técnicas psicológicas de tipo cognitivo-conductual ha demostrado su eficacia a la hora de eliminar o disminuir los síntomas de ansiedad de manera permanente. Ver "tratamientos eficaces de los trastornos de ansiedad". El individuo aprende técnicas como la relajación, aprende a relacionar su activación fisiológica con sus pensamientos, aprende a interpretar la realidad de una manera menos amenazante, etc., aprende en definitiva a dar respuestas adecuadas a las demandas de la situación. Con ello habrá aprendido a controlar, a manejar, su ansiedad. Habrá acabado así con el sufrimiento que supone el padecer niveles de ansiedad muy altos e incontrolados.

Dado la gran incidencia de los trastornos de ansiedad en nuestra sociedad, que afectando al 15% de la población a lo largo de su vida, se han convertido en los trastornos psicológicos más frecuentes, se hace cada vez más necesaria la formación de especialistas para abordar con eficacia este tipo de problemas. Aquí conviene destacar la formación que desde 1989 se viene impartiendo en el Master en Intervención en la Ansiedad y el Estrés de la Universidad Complutense de Madrid (www.ucm.es/info/masteran/).

Servicio gratuito de ayuda

En esta página de Internet de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), http://www.ucm.es/info/seas/, podemos encontrar información sobre qué es la ansiedad, cómo se manifiesta, cuáles son los principales trastornos de ansiedad, cómo se curan, cuáles son los especialistas que tratan estos problemas, etc. E incluso, esta sociedad sin ánimo de lucro, que agrupa a los especialistas en este campo, ofrece la posibilidad de atender consultas de información, a través del correo electrónico (seas.cons@psi.ucm.es, teléfono 91-3943111). A dichas consultas responden de manera gratuita los especialistas que prestan sus servicios en la SEAS.

 

Referencias

Cano Vindel, A. y Miguel Tobal, J.J. (1999). Evaluación de la ansiedad desde un enfoque interactivo y multidimensional: el Inventario de Situaciones y Respuestas de Ansiedad -ISRA-. Psicología Contemporánea, 6, 14-21.

Miguel Tobal, J.J. y Cano Vindel, A. (1986). Manual del Inventario de Situaciones y Respuestas de Ansiedad (I.S.R.A.) Madrid: TEA Ediciones (1ª edición, 1986; 2ª edición, 1988; 3ª edición, 1994; 4ª edición, 1997; 5ª edición, 2002).

 


(C) SEAS, 2002. Dr. Antonio Cano Vindel (canovindel@psi.ucm.es)

SEAS