EL CONTROL DEL ESTRÉS LABORAL.

INTERVENCIÓN CENTRADA EN EL INDIVIDUO

Dr. Antonio Cano Vindel

Presidente de la SEAS


    La intervención centrada en el individuo es la que se lleva a cabo con mayor frecuencia y consiste en entrenar a los sujetos para mejoren sus recursos y habilidades para controlar y manejar el estrés. Veamos en qué consiste este tipo de intervención.

Extracto tomado de "La ansiedad, la ira y el estrés asistencial en el ámbito hospitalario: un estudio sobre sus relaciones y la eficacia del tratamiento". Pérez-Nieto, Cano-Vindel, Miguel-Tobal, Camuñas, Sayalero y Blanco (2001). Ansiedad y Estrés, 7, 247-257.    

El segundo objetivo que se persigue es el desarrollo de un programa de intervención que permita al personal hospitalario controlar y reducir sus respuestas de ansiedad e ira; para ello, el programa de intervención se basará en una serie de técnicas terapéuticas suficientemente estructuradas que permitan mostrar la eficacia de las mismas.

Método
Muestra

Se seleccionó una muestra del personal laboral del Hospital Universitario de Getafe. La selección se llevó a cabo en coordinación con la Dirección de Enfermería y con el Servicio de Medicina Preventiva de dicho hospital, quienes hicieron llegar la información del tipo y las condiciones de la intervención que se proponía a todas las unidades del hospital. De entre todos los trabajadores que voluntariamente decidieron participar en la intervención se eligieron dos por cada unidad del hospital. Así, se crearon aleatoriamente dos grupos de intervención. El primer grupo quedó formado por 33 sujetos, de los cuáles el 73% eran mujeres. El segundo grupo quedó formado por 34 sujetos, de los que 76% eran mujeres.

Procedimiento
Dos equipos de psicólogos, desarrollaron, de forma independiente, pero bajo la misma supervisión y dirección, un programa de intervención terapéutica centrado en el control del estrés laboral y respuestas emocionales asociadas a este proceso. El programa desarrollado por ambos grupos de psicólogos tenía un desarrollo y estructura similar, de manera que siguiendo uno de los diseños de evaluación de programas de Taylor y Morris (1978), un grupo servirá de control al otro. Cada equipo de psicólogos lo puso en marcha con su grupo de participantes. Se llevó a cabo en una amplia y equipada sala del hospital en sesiones semanales de hora y media de duración. La implantación del programa duró 14 semanas. Primero se implementó el programa del grupo uno, y finalizado éste, se comenzó con el grupo dos. Tres psicólogos se encargaban en cada grupo de realizar la evaluación y de enseñar y poner en práctica en cada sesión distintas técnicas terapéuticas, solapando unas técnicas con otras de acuerdo al esquema que aparece en la tabla 1.


Tabla 1: Estructura, contenido y temporalización del programa de intervención

 

 

Técnicas

Sesiones

   
  • Presentación

  • Evaluación Pre-tratamiento

1

  • Sesión Informativa o educativa: dota a los participantes de información sobre el estrés laboral, el burnout, la respuesta emocional, la ansiedad y la ira.

2 y 3

  • Técnicas de relajación: entrenamiento en la técnica de relajación muscular progresiva de Jacobson, en la versión abreviada de Wolpe (1973), unida a un entrenamiento en respiración abdominal.

4-8

  • Reestructuración Cognitiva: detección y cambio de las creencias, ideas y pensamientos irracionales, de Beck (1967) y Ellis (1971), que provocan estados emocionales negativos como la ansiedad, la ira o la depresión.

5-7

  • Autoinstrucciones (Miechenbaum, 1977): dirigida a implantar ideas y verbalizaciones racionales adecuadas para un afrontamiento adaptativo.

8

  • Solución de Problemas (D´Zurilla y Goldfried, 1971): entrenamiento en cinco pasos sistemáticos a dar en la búsqueda eficaz de soluciones.

9-11

  • Control de Ira y Asertividad: puesta en práctica de técnicas ya aprendidas para detectar y cambiar respuestas de ira (identificación de ideas asociadas a la ira, autoinstrucciones, respiración abdominal); y evaluación y entrenamiento (role-playing) en la expresión adecuada de sentimientos de desagrado.

11-13

  • Evaluación Post-tratamiento

14

 


 

Instrumentos

I.S.R.A., Inventario de Situaciones y Respuestas de Ansiedad (Miguel Tobal y Cano Vindel, 1994). Está formado por tres subescalas referidas a los sistemas de respuesta (cognitivo, fisiológico y motor) y una escala total que proporciona una medida del rasgo o nivel general de ansiedad. Permite también la diferenciación de cuatro factores situacionales: FI- Ansiedad ante situaciones que implican evaluación y asunción de responsabilidades; FII - Ansiedad ante situaciones interpersonales y de interacción social; FIII - Ansiedad ante situaciones fóbicas y FIV - Ansiedad ante situaciones habituales de la vida cotidiana.
En cuanto a la fiabilidad y validez, se ha calculado la consistencia interna (Miguel Tobal, Cano Vindel, 1994), mediante el coeficiente "alfa", los resultados muestran una alta consistencia interna para el total del ISRA y cada una de sus partes, oscilando entre 0,95 y 0,99 y siendo los valores para cada una de ellas: cognitivo=0,96, fisiológico=0,98; motor=0,95 y total=0,99. En cuanto a la validez discriminante la prueba ha mostrado una alta capacidad de discriminación entre grupos con distintos niveles de ansiedad.

 

S.T.A.X.I 2., State-Trait Anger Expression Inventory 2 (Spielberger, 1999), en su versión española (Miguel Tobal, Casado, Cano Vindel y Spielberger, 2001).
El STAXI 2 consta de un total de 49 ítems distribuidos en las siguientes escalas: ira estado, que consta de tres subescalas, sentimiento, expresión verbal y expresión física; ira rasgo, que posee dos subescalas, temperamento de ira y reacción de ira; expresión interna de ira; expresión externa de ira; control interno de ira; y, control externo de ira. También la prueba cuenta con un índice de expresión de ira.
La escala de estado, refleja sentimientos o acciones del tipo "estoy furioso", "tengo ganas de romper cosas", etc. La escala rasgo está compuesta por ítems del tipo "tengo un carácter irritable", "pierdo los estribos", etc., a los que el sujeto contesta según una escala de cuatro puntos en función de cómo se siente normalmente. Respecto a las subescalas de rasgo, la escala temperamento de ira, refleja la propensión a experimentar y expresar ira sin una provocación específica; y reacción de ira mide las diferencias individuales en la disposición para expresar ira cuando se es criticado o tratado injustamente por otros. La escala de expresión interna de ira, mide la frecuencia con la que los sentimientos de ira son refrenados o suprimidos; la expresión externa de ira, mide la frecuencia con que un individuo expresa ira hacia otras personas u objetos del entorno; control de ira interna, mide la frecuencia con que un individuo intenta controlar la expresión de su ira interna; control de ira externa que mide el intento de control de la expresión externa. Por último, el índice de expresión de ira, proporciona un índice general de la frecuencia con la que es expresada la ira, independientemente de la dirección de la expresión (interna, externa).
En cuanto a los datos sobre su fiabilidad, el rango del coeficiente alfa obtenido en distintas muestras oscila entre el .78 y .89 para la escala de estado, y entre .75 y .82 para la escala de rasgo. Con respecto a las escalas de expresión de ira y de control de ira se han llevado a cabo distintos estudios con diferentes muestras que han mostrado coeficientes alfa que oscilan desde .64 a .87.


M.B.I., Inventario de Burnout de Maslach (Maslach y Jackson, 1986, 1997). Evalúa el síndrome de estrés laboral asistencial, en profesionales de servicios humanos, a través de tres escalas: Cansancio emocional, que se refiere a los sentimientos de agotamiento debido a las relaciones; Despersonalización, como respuesta insensible del profesional hacia los usuarios del servicio que presta; y Autorrealización personal, que se refiere a los sentimientos de competencia y de logro de éxitos en el trabajo (García Izquierdo, 1995).
Sobre las características psicométricas Maslach y Jackson (1986) señalan un coeficiente de fiabilidad de .90 para la escala de Cansancio emocional, de .79 para la escala de Despersonalización, y de .71 para la escala de Autorrealización Personal.

 

Discusión y conclusiones

    Los resultados obtenidos muestran que el efecto de la intervención es muy positivo, reduciendo las puntuaciones que los sujetos presentan en todas las medidas de ansiedad tomadas, y reduciendo también el rasgo y la respuesta general de ira, así como la expresión de la misma, a la vez que se aumenta la capacidad de control sobre la expresión interna de la ira. Los resultados muestran un efecto significativo del tratamiento sobre la reducción de la respuesta emocional, lo que avala la eficacia de las técnicas.


(C) SEAS, 2002. Dr. Antonio Cano Vindel (canovindel@psi.ucm.es)

ESTRÉS LABORAL

SEAS