ELEMENTOS DE MATEMÁTICA ACTUARIAL SOBRE PREVISIÓN SOCIAL Y SEGUROS DE VIDA
Cargando
I. ELEMENTOS BÁSICOS DE LA METODOLOGÍA ACTUARIAL
Aplicaciones
Bibliografía
Enlaces de Interés

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Home - Elementos básicos de la metodología actuarial - La planificación actuarial

Atrás - Siguiente

1. LA PLANIFICACIÓN ACTUARIAL

1.1 Concepto

Es el instrumento que permite vigilar la solvencia de los sistemas de Previsión Social y de los Seguros en general, una vez determinadas las condiciones en las que se va a verificar el equilibrio financiero. Por ello, un primer objetivo dentro de la planificación actuarial es determinar la cuota o prima que verifique el equilibrio que, necesariamente ha de existir, entre recursos y gastos.

Cualquiera que sea el sistema financiero utilizado, toda determinación del tipo o cuota (que representa el precio) implica un “reparto” tanto en la Seguridad Social como en el seguro privado. Un reparto es un cociente cuyo numerador representa el valor de las obligaciones o prestaciones previstas y el denominador el valor de los recursos, que pueden estar en función de los salarios o ser iguales para todos los asegurados. El cociente, coste del sistema, es el tipo de cotización, cuota o prima:

La forma en que se calcula el valor de las prestaciones es lo que difiere de uno a otro de los sistemas financieros utilizados, así como el horizonte temporal al que está referido el equilibrio. Así, en un sistema de previsión social, tenemos tres posibilidades:

En el sistema de reparto anual:

El Valor de las prestaciones = Número de asegurados por cuantía de la pensión media.

En el sistema de capitales de cobertura:

El Valor de las prestaciones = Valor Actual Actuarial (VAA) de las nuevas pensiones

En el sistema de capitalización:

El Valor de las prestaciones = VAA de las prestaciones totales

Es decir, toda planificación actuarial tiene como primer objetivo determinar la cuota o prima (expresada en %), que aplicada a la base determina los recursos. Dichos recursos, junto a los rendimientos financieros de las reservas (si los hay), deben cubrir las prestaciones previstas durante el tiempo fijado para la duración del equilibrio. De este sencillo planteamiento se deduce la enorme trascendencia que tiene la dimensión del tiempo en toda planificación actuarial.

Por lo tanto, la ecuación de equilibrio debe incorporar tanto la dimensión temporal como las reservas o fondos del sistema:

Por otra parte, una buena planificación en un sistema de reparto exige comprobar el grado de coincidencia entre los valores previstos y los reales, empleando proyecciones y efectuando un balance actuarial. Paralelamente, una planificación eficaz en capitalización colectiva o individual supone verificar que la cuantía de las reservas o provisiones sea suficiente para:

  • Pagar las pensiones hasta su extinción y sus pensiones derivadas
  • Entregar el rescate de los activos

En este caso, siempre debe verificarse la siguiente ecuación:

VA de las cotizaciones del colectivo inicial + VA de las cotizaciones de los futuros asegurados + Reservas en el momento inicial = VA de las obligaciones del colectivo inicial (jubilación, invalidez y/o supervivencia) + VA de las obligaciones del colectivo de los futuros asegurados (jubilación, invalidez y/o supervivencia).

Como se ve el tiempo es una variable trascendental

Atrás - Siguiente